Por el real, la ‘bigmac’ más cara del mundo se come en Brasil

Bloomberg. La economía de Brasil viene en franco ascenso, lo que le ha permitido este país consolidarse como el líder en Suramérica. Pero ese crecimiento tiene sus costos. El alza de 34 por ciento que su moneda -el real- ha tenido este año, la mayor apreciación de una moneda en todo el mundo, elevó el precio de un ‘bigmac’ en Sao Paulo por encima del costo en Nueva York y Londres, medida que parece indicar que la moneda está sobrevalorada.

POR:
octubre 31 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-10-31

Comprar la hamburguesa más popular de McDonald’s cuesta 8 reales en Sao Paulo (4,62 dólares), en comparación con 3,99 dólares en Nueva York y 2,02 libras en la capital británica (3,74 dólares). “Ese es el precio que debiera tener cuando se considera lo fuerte que ha estado la economía brasileña”, dijo Alexandre Lintz, estratega principal de BNP Paribas en Sao Paulo. Si bien el presidente Luiz Inácio Lula da Silva y el ministro de Hacienda, Guido Mantega, dicen que la fortaleza de la moneda amenaza las exportaciones y los empleos, por tanto tomaron una medida impositiva para los capitales que ingresa para frenar las subidas, analistas como Paulo Leme, de Goldman Sachs Group, dicen que el real seguirá subiendo. Leme se puso más optimista aún el 14 de octubre y dijo que el real subirá más de un 6 por ciento en 12 meses. La probabilidad de que la moneda suba a 1,69 por dólar para el 31 de diciembre desde 1,7340 es del 70 por ciento, según la volatilidad implícita de la negociación de opciones seguida por Bloomberg. “El real seguirá apreciándose, y ahora la valoración no es un problema verdaderamente”, dijo Leme, economista principal de Goldman para América Latina en Nueva York, en una entrevista. El real brasileño es la más rentable de las 16 monedas más negociadas del mundo en el 2009 y de los mercados emergentes, ayudada por la demanda de acciones y bonos del país, una mejora de calificación crediticia por Moody’s Investors Service y el que Brasil se haya recuperado de la recesión más temprano que la mayoría de las naciones. La producción industrial aumentó en los últimos ocho meses, las compañías reanudaron la contratación de personal y las ventas al por menor han vuelto a los niveles anteriores a la paralización de los mercados de crédito hace un año. Los economistas pronostican que el PIB aumentará un 0,18 por ciento en el 2009 y un 4,8 por ciento el año próximo, según un sondeo del Banco Central. Los flujos de capital hacia los mercados financieros brasileños incrementaron a 10.500 millones de dólares entre el 1 de octubre y el 16 de octubre desde 1.400 millones en septiembre, abultados por una oferta pública inicial de venta de acciones de la filial brasileña de Banco Santander S.A., según el Emisor. El índice referencial de acciones Bovespa ha subido 73 por ciento este año. '' Una bigmac, que se usa como referente para el costo de vida, cuesta 4,62 dólares en Sao Pablo, 3,99 en Nueva York y 3,47 en Londres”. ''El real seguirá apreciándose, y ahora la valoración no es un problema verdaderamente para la salud de la economía”. '' La producción industrial aumentó en los últimos ocho meses, las compañías reanudaron la contratación de personal”. Déficit de cuentas Brasilia/AFP. Con la crisis y las medidas paliativas del Gobierno, el déficit de las cuentas públicas de Brasil sumó 87.260 millones de reales (50.137 millones de dólares al cambio actual), un 3,93 por ciento del PIB, cinco veces el valor de hace un año, cuando representaba 0,8 por ciento del PIB, informó el Banco Central. Sólo en septiembre, el déficit alcanzó 22.427 millones de reales (unos 12.900 millones de dólares), y en 12 meses, 127.400 millones de reales (73.218 millones de dólares). El Gobierno redujo a inicio del año, y debido a la crisis, su compromiso de superávit primario, de 3,8 por ciento del PIB a 2,5 por ciento. Gobierno busca atajar las subidas de su moneda La tasa de interés de referencia de Brasil -si bien se encuentra en un mínimo sin precedentes de un 8,75 por ciento- sigue estando relativamente alta en comparación con las tasas de interés estadounidenses de casi cero, lo cual atrae más dinero a los valores brasileños. “Ningún analistas les dirá a los inversores que vendan activos brasileños”, dijo Leonardo Kestelman, consultor financiero, en Sao Paulo, de la firma Dinosaur Securities, de Nueva York. La previsión mediana de los 21 analistas sondeados por Bloomberg es que el real concluya el año a 1,75 por dólar. Ese gran entusiasmo empieza a preocupar al presidente Lula. En una entrevista con el periódico Folha de S. Paulo publicada el 21 de octubre, dijo que el fortalecimiento del real podría “crear problemas” en la balanza comercial del país. “El tipo de cambio siempre nos ha preocupado”, dijo al diario. El Banco Central ha comprado dólares en el mercado de divisas al contado cada día desde el 8 de mayo para tratar de moderar las subidas. La semana pasada, el Gobierno promulgó un impuesto sobre las compras por inversionistas extranjeros de bonos y acciones brasileños. “Lo que hicimos fue agregar un gravamen por la entrada de dólares excesivos”, dijo el ministro de Hacienda Guido Mantega, después de anunciar la medida el 19 de octubre. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido