Más realismo con la aprobación del TLC en Estados Unidos

Más realismo con la aprobación del TLC en Estados Unidos

POR:
agosto 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-08-31

El presidente Uribe anunció para las próximas semanas la última ofensiva en este año para que el Congreso de E.U. apruebe el TLC. Estará en Nueva York y Washington hablando con los congresistas y voceros del gobierno de Bush. La importancia de la acción de Uribe no se puede desconocer, pues si no se logra la aprobación del tratado en este año, el asunto se podrá demorar mucho más, pues con nuevos Gobierno y Congreso en E.U. habrá que comenzar de cero. No hay que olvidar que habrá por lo menos 50 representantes a la Cámara que llegan por primera vez y que no tienen ni idea del TLC.

Debe resultar claro para Colombia que seguir con la estrategia de que el Gobierno de Bush es quien decide sobre el TLC es un error que no se puede seguir cometiendo. Es evidente que resulta fácil buscar a los funcionarios del actual gobierno de ese país y difícil contactar a los demócratas, pero no hay que equivocarse. Las condiciones políticas en E.U. han cambiado radicalmente frente al pasado y en esto hay que ser muy prácticos. Lo que esperamos es que después de tanto esfuerzo, el TLC sea finalmente aprobado y lo ideal es que sea en estos meses.

¿Pero qué podemos esperar del TLC? La experiencia de México con el libre comercio ha sido positiva y esto nos sirve, aunque por ser frontera, una fabrica o una empresa en ese país, es prácticamente igual a tenerla en E.U., lo cual da una ventaja especial, con la diferencia de que es mucho más barata su mano de obra y los gastos operacionales. En ese sentido, es evidente el aumento de las empresas americanas en este país, lo que ha traído empleo y desarrollo en México con mucha rapidez.

El caso colombiano podría ser un poco diferente y el primer impacto se verá en las importaciones, las cuales crecerán en forma importante en una primera etapa, estimuladas incluso por la revaluación de nuestra moneda. Varios sectores locales se sentirán golpeados.

En cuanto a las exportaciones nuestras, el trabajo está todo por hacerse y no será un asunto de magia luego de firmado el TLC. Es cierto que el poder adquisitivo de los americanos es muy alto, pero el volumen de pedidos y las exigencias de calidad nos traerá frustraciones de entrada que serán solucionadas con planeación y mucho trabajo.

Hay temas que debemos comenzar a definir desde ya. La localización de las nuevas empresas, la infraestructura portuaria y aeroportuaria, la logística y las telecomunicaciones, entre otros, son asuntos a los que se les debe poner mucha atención. Aquí tenemos un terreno avanzado en materia de estabilidad económica y unas reglas de juego relativamente estables para la inversión extranjera frente a países como Venezuela y Ecuador, como lo demuestra el ranking de inversiones extranjeras de KPMG que pone a Brasil, México, Perú y Colombia como los países más interesantes para invertir. Pero nos queda mucho terreno por recorrer si queremos ser hacer parte de la nueva clase de países de talla mundial, en la que ya están Brasil y México y Perú se aproxima mucho.

Chile está saliendo y Argentina puede quedarse por fuera.

GUILLERMO RINCÓN M.*
MBA - DBA

Siga bajando para encontrar más contenido