close
close

Finanzas

Al Fome le quedan más de $7 billones por ejecutar: ¿en qué se usarían?

El Fondo para Mitigación de Emergencias ya ha gastado 81 % de recursos aprobados para 2020 y 2021. El monto pendiente está relacionado con vacunación.

Fome

El Fome maneja recursos para atención de la emergencia sanitaria del covid, de la población en condición vulnerable y la protección del empleo y la actividad económica.

Mauricio Moreno. EL TIEMPO

POR:
Laura Lucía Becerra Elejalde
octubre 13 de 2021 - 12:55 a. m.
2021-10-13

Dentro de las medidas definidas por el Gobierno Nacional para la atención de la emergencia económica y sanitaria una de las principales fue la creación del Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome), una figura que nació mediante el Decreto Legislativo 444 de marzo de 2020, con el objetivo de lograr un manejo independiente de los recursos de la pandemia en tres frentes: atención de la emergencia sanitaria, de la población en condición vulnerable y la protección del empleo y la actividad económica.

(Vea: Mapa: las proyecciones económicas del FMI para Colombia y Suramérica).

De acuerdo con el último corte de cuentas publicado por el Ministerio de Hacienda para el Fome, en su ‘Libro Blanco’ con corte al 30 de septiembre, el Fondo tiene aún pendiente la ejecución de poco más de $7 billones.

De los $40,5 billones que se han destinado y aprobado para el fondo, se han ejecutado en total $33,01 billones, de los cuales $22,03 billones se hicieron efectivos el año pasado y en lo que va de 2021 se ha hecho lo propio con otros $10,9 billones. Esto implica que la ejecución de los recursos aprobados para las vigencias 2020-2021 están en 81,5%.

En lo corrido de 2021, las entidades del Presupuesto General de la Nación han comprometido al 30 de septiembre de 2021 $10,98 billones, de los cuales $4,27 billones corresponden a las medidas del eje de atención de la emergencia sanitaria, $4,68 billones a las medidas de atención a población en condición vulnerable y $2,02 billones para las medidas del eje de protección del empleo y a la actividad económica”, indicó Hacienda en la publicación.

(Vea: Inflación alta y productividad agitarán discusión del salario mínimo).

Sin embargo, si se compara con las publicaciones del ‘Libro Blanco’ de los últimos meses, ha bajado el ritmo de la ejecución de los recursos del Fondo.

De hecho, entre el reporte de julio y el de septiembre se observa solamente una reducción de $730.000 millones en los recursos pendientes a ejecutar, y el mayor avance se dio en relación a la atención a la población vulnerable, donde se invirtieron $527.000 millones.

Sin embargo, este aparente freno en la ejecución del Fome se explica por varios factores y Juan David Oviedo, asesor tributario del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, aseguró que “hay algunas hipótesis en torno a esta aparente baja ejecución”.

De acuerdo con el experto, en el primer frente de atención del Fome, la salud, “es necesario reconocer que es imposible prever con certeza cuánta plata se va a necesitar”, por lo que dentro del funcionamiento del Fondo se reserva parte de los recursos, y un ejemplo de ello es la situación actual en materia de vacunación, en la que el país está analizando las posibilidades de aplicar una tercera dosis.

(Vea: ¿Qué viene para Colombia tras el impuesto a grandes empresas?).

De acuerdo con el ‘Libro Blanco’, a la fecha, el Fome cuenta con recursos sin uso específico para gastos de salud de $72.200 millones, los cuales han sido priorizados para atender necesidades adicionales que llegue a presentar este sector, con ocasión de la implementación y puesta en marcha del Plan Nacional de Vacunación, así como, de las medidas que se deriven de la ampliación la emergencia sanitaria.

Vacunación

El Fome cuenta con recursos sin uso específico para gastos de salud por $72.200 millones.

Archivo particular

Según indica el Ministerio de Hacienda en el informe, estos recursos se planean ejecutar en la vigencia 2021, de acuerdo con la materialización de las necesidades identificadas.

Los otros dos frentes son atención a la población vulnerable, por medio del programa Ingreso Solidario, y la población al empleo, a través del Programa de Apoyo al Empleo Formal. Hay que tener presente que estas tienen una vigencia y como no ha habido mandatos legislativos para gastar esto, no se han registrado modificaciones en el gasto”, explicó Oviedo.

Sin embargo, aclaró que en septiembre sí hubo traslados, y dijo que “seguramente vamos a ver otros gastos, porque en la reforma tributaria se aprobó el pago retroactivo al Ingreso Solidario y la extensión del Programa de Apoyo al Empleo Formal”.

Así mismo, el documento reconoce que, los recursos del Fome pendientes por ejecutar corresponden al 17,5% del total del espacio de gasto del Fondo, y que estos “se encuentran explicados en su mayoría por gastos pendientes de materializar en el sector salud, relacionados con el Plan Nacional de Vacunación y las necesidades del sistema de aseguramiento del sistema de Salud”.

Además, también por “el curso de causación de los programas de transferencias monetarias (giros ordinarios del Programa Ingreso Solidario), y el pago de los subsidios de las comisiones del Fondo Nacional de Garantías, conforme al Decreto 1806 de 2020”.

(Vea: Colombia, puesto 67 de economías más innovadoras entre 132 países).

LAS DESTINACIONES

Dentro de los recursos del Fome destaca que, del total de los gastos previstos, el 39% del total de los recursos se han destinado a la atención de la emergencia sanitaria con recursos aprobados por $15,88 billones; otros $14,5 billones se han aprobado para la protección a la población más vulnerable, lo que representa el 34,9% de los recursos totales del fondo, y los $10,48 billones restantes, que equivalen a 25,9% del total se han destinado a la protección del empleo y la actividad económica.

En 2020 se ejecutó el 54,4% del espacio total del gasto del Fome, y la ejecución al 30 de septiembre equivale a 27,1% del total.

(Vea: Calificadoras ven con buenos ojos esfuerzos fiscales del país).

RETOS PARA EL SEGUIMIENTO

Desde el Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana se ha hecho un seguimiento a la ejecución de los recursos de la pandemia, y si bien el MinHacienda ha venido publicando cortes de cuentas, el Observatorio asegura que faltan insumos para entender cómo se ha gastado la plata destinada a atender la pandemia.

Lo que podemos contar desde el Observatorio es que la principal dificultad de seguimiento es que no tenemos información clara, el ‘Libro Blanco’ es un avance y es importantísimo, pero tiene dos problemas, es una fotografía en el tiempo, no permite identificar los gastos en tiempo real, y expone los gastos a nivel de programa, pero no permite acceder al destino específico peso a peso de la ejecución del Fome”, indicó Oviedo.

LAURA LUCÍA BECERRA ELEJALDE
Periodista Portafolio

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido