Remezón en normas para aumentar la inclusión financiera

La Unidad de Regulación Financiera prepara un decreto que permitiría lograr la ‘última milla’ en inclusión financiera. 

Fuerte aumento de corresponsales bancarios en Colombia

El Ministerio de Hacienda alista un decreto que cambiaría las reglas de juego del sector, con el fin de “elevar el uso de servicios financieros”.

POR:
Portafolio
octubre 06 de 2019 - 07:39 p.m.
2019-10-06

Aumentar la inclusión financiera en Colombia se convirtió en un reto que el Gobierno Nacional ya tiene entre ceja y ceja.

Para esto, el Ministerio de Hacienda alista un decreto que cambiaría las reglas de juego del sector, con el fin de “elevar el uso de servicios financieros”, aprovechando “las nuevas tecnologías e innovaciones para seguir mejorando el diseño de los productos y la adecuación de los canales existentes”.

Lea: (Desarrollo fintech, de la mano con la educación financiera)

Así lo detalla el Ejecutivo, a través de un análisis hecho por la Unidad de Regulación Financiera (URF) del Minhacienda, con el cual busca mejorar la normativa, particularmente en cuanto a corresponsales bancarios, productos de ahorro y de transacciones simplificadas y créditos de bajo monto y microcréditos.

Lea: (‘Fintech’: inclusión financiera digital)

CAMBIOS NECESARIOS

Según Freddy Castro, director de la Banca de Oportunidades, este proyecto de decreto “busca mejorar la eficiencia y la cobertura del modelo de corresponsalía con el propósito de acercar la oferta bancaria a la población y mejorar la confianza en el sistema financiero. Los corresponsales móviles, con apoyo tecnológico, pueden cubrir las necesidades financieras de aquellos que viven en las zonas rurales y rurales dispersos”.

Pero no es lo único. La normativa también permitiría unificar la regulación de los productos de depósito de trámite simplificado para que toda la población se acceder a los beneficios que ofrecen estas cuentas, sumado a que el monto máximo de los créditos de bajo consumo se duplicaría (ver módulos).

En general, el reto de este remezón normativo es alcanzar esa ‘última milla’ en materia de inclusión financiera, si se tiene en cuenta que desde hace cuatro años, el 100% de los municipios del país tienen presencia del sistema financiero, en buena parte por los corresponsales. Asimismo, la población adulta con acceso a un producto financiero creció de 73,9% a 81,4% entre en 2014 y diciembre de 2018 y la que tiene un producto activo pasó de 61,8% a 68,5% en el mismo lapso, de acuerdo con cifras de la entidad.

Lo anterior da cuenta de los pasos grandes que se han dado en cuanto a penetración de la banca y demás instituciones financieras, pero, para Castro y el Gobierno aún quedan metas por lograr. Según el director de la Banca de Oportunidades, entre estos se encuentran “la necesidad de tener servicios 24/7 desde la comodidad del móvil hizo que este canal fuera el de mayor crecimiento en monto y número. Las microfinanzas son clave para lograr los objetivos de inclusión y mejorar el bienestar de las familias”.

Y agregó que “en Colombia el microcrédito es el tipo de crédito más usado en zonas rurales y rurales dispersas, sin embargo, el número y monto de colocaciones de microcrédito siguen concentrados en ciudades y aglomeraciones”.

OTROS DETALLES

Para mejorar esto, el borrador de decreto le daría vía libre, entre otras, a que el monto máximo de los créditos de bajo costo se duplique (de 2 a 4 salarios mínimos), además que se eliminaría la prohibición de que los productos tengan carácter rotativo.

En tanto, para los microcréditos, se empezaría a diferenciar por “sectores y estará dada únicamente por la facturación de la unidad empresarial y ya no por número de empleados o valor de los activos”, lo cual permitiría que aumenten su masificación en todo el territorio nacional.

CORRESPONSALES MÓVILES Y CON MAYOR LIQUIDEZ PARA AUMENTAR SU OPERACIÓN

La norma que expediría el Minhacienda pretende ampliar el número de corresponsales en el territorio nacional, los cuales serían provistos por terceros que ofrezcan servicios no financieros mediante ‘apps’ o plataformas digitales.

Así, el usuario podría desde un dispositivo acceder al sitio web o la app y, por ejemplo, abrir una cuenta simplificada y luego usar este producto para hacer transacciones con otros usuarios, realizar pagos de servicios públicos o a otros comercios, o adquirir productos o servicios en la misma plataforma.

El proyecto también permitiría, entre otras, ampliar la liquidez y capacidad del canal al precisar que el cupo “otorgado al corresponsal para realizar su actividad podrá ser prefondeado por el corresponsal”. De igual forma, la URF propone que la “industria se enfoque en la interoperabilidad de servicios transaccionales y no de apertura de productos”.

PRODUCTOS SIMPLIFICADOS QUEDARÍAN CON UNA ÚNICA REGULACIÓN Y NORMATIVA

En este punto, la URF le daría vía libre a que las cuentas de ahorro electrónico (CAE), las de ahorro y trámite simplificado (CAT) y los depósitos electrónicos de trámites simplificados cuenten con una regulación única, bajo la sombrilla de que todos se denominen ‘depósitos electrónicos de bajo monto’.

Adicionalmente, se les permitiría a las Sociedades Especializadas en Pagos y Depósitos Electrónicos (Sedpes) ofrecer este tipo de productos financieros, que estarían dirigidos a las personas naturales, sin limitación de grupos poblacionales.

Por otra parte, “considerando que actualmente para los depósitos electrónicos y CATs existe la posibilidad de cobros de cuenta de manejo y en la mayoría de los casos las entidades han optado por no generar dicho cargo, no es oportuno mantener la prohibición expresa al respecto”, agrega la URF.

En todo caso, el lleno de requisitos y condiciones quedaría unificado.

CAMBIOS EN PRODUCTOS COMO CRÉDITOS DE BAJO MONTO Y MICROCRÉDITOS

En cuanto a los créditos de bajo monto, la nueva regulación haría tres ajustes: Incrementar el monto máximo del crédito de dos a cuatro salarios mínimos (manteniendo la responsabilidad de las entidades de vigilar el sobreendeudamiento de los clientes de éste producto); eliminar la prohibición de carácter rotativo para el producto; y eliminar la obligación de reportar a las centrales de riesgo los desembolsos de los créditos el mismo día.

Asimismo, se precisa que este solo podrá ser ofrecido a personas naturales que no hayan accedido con anterioridad a algún producto crediticio del sector financiero formal.
Finalmente, para los microcréditos se especificaría que “la definición del tamaño empresarial se empezará a diferenciar por sectores y estará dada únicamente por la facturación de la unidad empresarial y ya no por número de empleados o valor de los activos”, tal y como agrega la URF.

Siga bajando para encontrar más contenido