¿Cómo nos representan?

Parece una pregunta tonta ante el drama ‘parapolítico’ de congresistas encartados por la Corte. La cosa es grave, pero no hay que dejarse arrastrar por las primeras apariencias: si se acaba soltando a algún fulano por haber actuado en función de su representación popular, van a levantarse quién sabe cuántas sospechas nuevas, malsanas, dado el furor condenatorio que sopla en el ambiente.

POR:
febrero 28 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-02-28

Que las alianzas deliberadas con ‘paras’, narcos o guerrillas son siniestras, nadie lo duda. Pero otra cosa es condenar desde los periódicos a alguien por el simple hecho de haber hablado alguna vez con los desmovilizados. ¿A son de qué? Los congresistas tienen obligación de oír a los ciudadanos, buenos y malos, como hacen los periodistas. No hay manera de saber si una propuesta de paz salida de Ralito es mejor o peor que otra salida del Caguán, cuando una y otra se anclan en fatuta retórica. Ahora: la cosa se pone color de hormiga si quien acudió a la cita aceptó instrucciones perversas o dádivas. Pero entonces seamos serios: no es posible afirmar que un cheque para una campaña electoral está bendito si viene firmado por Bavaria y maldito si está firmado por Drogas La Rebaja. Lo que se le oye decir a un sindicado o un extraditable no siempre es pernicioso, ni es inocente lo que se le escucha a un atildado ‘lobbysta’ cuando el Congreso debate de impuestos. Dinero sucio puede servir para causas buenas y el ‘limpio’ (si existe) a los peores propósitos. Para rematar, la idea de ‘refundar’ la República es una expresión requetemanida e insulsa, que está de moda entre infinidad de dirigentes y movimientos de izquierda y derecha, en todas partes. ¿Qué puede significar? ¿Acaso, que se convoque una asamblea constituyente? Si es así, estamos de cárcel quienes la pedimos en el 91, quienes la piden ahora para pacificar al ELN o las Farc, quienes desean un Congreso unicameral o un régimen parlamentario. De acuerdo: no era elegante firmar un documento como el de Ralito en compañía de tanto tipo raro, pero tampoco prueba que los firmantes hayan concertado llevar a Mancuso a la presidencia y a ‘Jorge 40’ al Congreso. Acorralar a la gente porque conoce a ‘don Berna’ o a Ramón Isaza, haciendo temblar a políticos y no políticos, es más efectismo de los medios que otra cosa. Dejemos a la Corte trabajar. Yo no creo que vaya a simplificar los cargos a ese punto. Si así fuera, ¿cómo hará cuando se pase a lista a millares de personas que han tenido contacto con las guerrillas en los últimos cuarenta años? Calma, por favor. * * * * * Coda: Hablando de representación, quedaron varias preguntas sin respuesta en el panegírico de Jaime Alberto Cabal sobre las virtudes de Cotelco y las suyas propias, en réplica a la columna de Beethoven Herrera. Convengamos en que la asociación de hoteleros está llena de logros y sus directivos son de maravilla. Pero a los pobres mortales nos sorprendió que un gremio serio haya resuelto darle una comodísima licencia remunerada a su presidente y carro nuevo, para que se lance de candidato al Congreso, so pretexto de que representaría bien los intereses del sector. Ni eso cabe en los estatutos de ninguna agremiación, ni nuestro modelo constitucional admite representantes gremiales en el Congreso. Los elegidos nos deben representar a todos, lo cual no es compatible con ir allá becado por un grupo, por meritorio que sea. De otra parte, ¿cómo es que el vocero oficial de la hotelería decide a título personal representar una línea aérea extranjera, que a poco andar, dejó colgados a miles de pasajeros y perjudicó a buen número de hoteles? ¿No había ahí un riesgo claro de conflicto de intereses? La explicación de que con ello beneficiaba a Cartagena con tarifas baratas suena a motete de sacristía. Pero en fin, el propio colectivo hotelero es quien debe velar por sus valores e imponer modales a sus dirigentes, tan buenos mozos, tan bien comidos, tan bien bebidos. Dinero sucio puede servir para causas buenas y el ‘limpio’ (si existe) a los peores propósitos”.

Siga bajando para encontrar más contenido