Reservas de crudo son de 2.377 millones de barriles

Las complicaciones de tipo operativo y los mayores tiempos requeridos para la obtención de de las licencias ambientales llevaron a que el año pasado el país desacelerara el ritmo de crecimiento de sus reservas probadas de petróleo.

Campo Rubiales en Puerto Gaitán, Meta.

Fernando Cadena

Campo Rubiales en Puerto Gaitán, Meta.

POR:
junio 04 de 2013 - 03:21 a.m.
2013-06-04

En efecto, durante el año pasado las reservas aumentaron 5,22 por ciento, al llegar a 2.377 millones de barriles, de acuerdo con los reportes que hacen las compañías del sector a la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

Sin embargo, para el presidente de la entidad, Germán Arce, uno de los aspectos más representativos de este ‘extracto de cuenta’, con corte a diciembre pasado, fue el cambio de tendencia en la composición de los recursos incorporados, pues el 33 por ciento correspondió a nuevos descubrimientos, porcentaje que es casi tres veces el promedio histórico que registraban.

CONCENTRACIÓN

Un análisis de reservas, presentado al Consejo Directivo de la ANH, mostró que si bien en Colombia hay 392 campos que le reportan producción al Ministerio de Minas y Energía, el grueso de las reservas, equivalente al 75 por ciento del total, está alojado en 24 de estas áreas, a la espera de que otras regiones colombianas con buena prospectividad, adjudicadas hace cuatro o cinco años, comiencen a ‘consignarle’ a la cuenta.

Según el documento de la entidad, más del 42 por ciento de la autosuficiencia petrolera, correspondiente a 894,3 millones de barriles, está ubicado en seis campos, cinco de ellos en el departamento del Meta –una verdadera despensa– y uno en Santander.

El campo Rubiales, principal zona productora del hidrocarburo, por estos días objeto de un acalorado debate por la finalización, en el 2016, del contrato firmado entre Ecopetrol y la canadiense Pacific Rubiales, cerró el 2012 con 298,2 millones de barriles de reservas probadas.

CUATRO CAMPOS MÁS

En su orden, los otros cuatro campos son Castilla y Castilla Norte, controlados por Ecopetrol; La Cira, en Santander, cuya operación realiza conjuntamente la petrolera de mayoría estatal con Occidental, firma estadounidense con sede en California, y Castilla (Meta), que es propiedad de Ecopetrol.

El último campo es Quifa, también en Meta, operado por Pacific Rubiales con un 60 por ciento, en cuya producción también participa Ecopetrol con el 40 por ciento, antes de los recursos adicionales que recibe por la cláusula de precios altos.

Según la ANH, al cierre del año pasado el 75 por ciento de las reservas del país estaba avaluado en más de 170.000 millones de dólares, monto que resulta de multiplicar el saldo de los recursos del hidrocarburo por un promedio de 95 dólares por barril, dependiendo de la calidad del crudo.

Así, por ejemplo, para el petróleo pesado, que representa el 49 por ciento de las reservas analizadas, se estimó un precio promedio de 93,85 dólares por barril, mientras que los crudos livianos se tasaron en 85,38 dólares por barril.

Según advirtió el presidente de la ANH, Germán Arce, es preciso tener en cuenta que si el país comienza a producir a tasas más altas, por encima del millón de barriles, el reto para incrementar las reservas es mucho más grande.

LOS HALLAZGOS RECIENTES

De los 464 millones de barriles que la industria petrolera incorporó el año pasado como nuevos recursos, 152 millones de barriles los aportaron los nuevos descubrimientos en 40 campos, de los cuales el 50,1 por ciento corresponde a contratos de asociación de Ecopetrol y el 49,1 por ciento, a contratos firmados entre compañías de exploración y producción y la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

Entre tanto, los 312 millones de barriles de las revaluaciones de áreas, es decir, la medición de recursos con el uso de nuevas tecnologías, fueron aportados por 76 campos productores que incrementaron sus recursos probados en más de un millón de barriles. De estas áreas, el 80,5 por ciento corresponde a contratos de asociación de Ecopetrol.

ÁREA DEL CATATUMBO, LA QUE MÁS CONTRIBUYÓ

La zona que más creció en reservas, según el reporte de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), fue la cuenca del valle inferior del Magdalena, en la que los recursos probados de petróleo pasaron de dos millones a 7 millones de barriles, lo que equivale a un incremento del 250 por ciento.

No obstante, el área del país que más volumen aportó al aumento neto de 118 millones de barriles durante el 2012 fue la del Catatumbo, que abarca el departamento de Norte de Santander, con 31 millones de barriles (115 por ciento más), seguida de los Llanos Orientales, con 24 millones de barriles (avance del dos por ciento), y las cuencas de la cordillera Oriental y valle medio del Magdalena, que aportaron 23 millones de barriles cada una.

La Agencia Nacional de Hidrocarburos espera que este año la dinámica de las reservas sea mayor, no solo porque hay una mayor dinámica en aprobación de licencias, sino debido a que hay 63 pozos declarados que están en evaluación, una cifra alta para el promedio histórico.

REPUNTE DE OTRAS ZONAS

Otras cuencas petroleras están repuntando más que los Llanos. Aunque la mayor parte de la producción y las reservas de petróleo del país se concentran en la cuenca de los Llanos, que abarca los departamentos del Meta, Casanare y Arauca, principalmente, el año pasado otras regiones colombianas tuvieron crecimientos superiores en materia de reservas.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS

REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS


 

Siga bajando para encontrar más contenido