Respaldo al nuevo aporte para la Seguridad Democrática

Apoyamos plenamente la iniciativa del presidente Uribe de buscar recursos adicionales para modernizar el equipamiento militar de Colombia. Aún no se conoce el orden de magnitud de este nuevo esfuerzo tributario para financiar el programa de Seguridad Democrática de la actual administración, pero no nos cabe duda alguna de la necesidad de hacer este sacrificio adicional. La recuperación de la seguridad sigue siendo la gran prioridad nacional y hay que hacer todo lo que sea indispensable para que se pueda seguir avanzando en este frente crítico. Lo cual es prerrequisito para que continúe el progreso económico y social del país.

POR:
marzo 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-03-31

Hace bien el primer mandatario al pedir esta contribución extraordinaria con destino a la compra de nuevos equipos de combate y vigilancia, para no tener que recortarle fondos a la inversión social. El esfuerzo financiero no lo deben hacer los pobres de Colombia, sino los más pudientes. Por lo tanto, ese aporte debe ser estructurado de tal manera que sólo las empresas y personas de grandes ingresos y robustos patrimonios lo tengan que pagar. No les falta razón a los que dicen que ya la carga impositiva en nuestro país es excesiva, ni a quienes critican una nueva complicación en el esquema tributario, porque lo ideal sería hacer la tan esperada reforma estructural y nada más. Pero lamentablemente hay que reconocer que todavía falta mucho en la guerra contra los alzados en armas. Y que el Gobierno no se puede quedar a mitad de camino por falta de recursos. Como también hay que aceptar que sería terriblemente injusto aplazar el gasto social para reponer equipos militares. En situaciones excepcionales como las que vive Colombia, hay que tomar medidas excepcionales. El presidente Uribe ha hecho una gran labor recuperando la seguridad en todo el territorio nacional. Si bien es cierto que la situación de orden público es aún difícil, las cifras demuestran contundentemente el gran avance en el restablecimiento del imperio de la ley y de la autoridad en prácticamente todo el territorio nacional. Por esta razón, tiene el primer mandatario resultados suficientes con los cuales justifica esta nueva petición -a los colombianos con mayor capacidad económica- para que suministren los recursos para doblegar a la guerrilla y a los paramilitares. Es muy importante a la hora de discutir esta contribución tener muy presente un hecho irrefutable: los activos -acciones, empresas, propiedades urbanas y rurales- de la gran mayoría de los ciudadanos de altos ingresos y sólidos patrimonios han tenido una impresionante valorización en los últimos años por cuenta de la buena gestión en materia de seguridad del actual Gobierno. Por lo tanto, también hay una clara justificación económica de esta nueva fuente de dinero para completar la crucial tarea en materia de seguridad. Hay que analizar con sumo cuidado -en detalle- cuánta plata se necesita y cómo se va a utilizar en el proceso de modernización del equipo militar. Porque el aporte que se pida tiene que ser razonable y debe estar muy bien fundamentado. Pero lo que no vale la pena es que los sectores con mayor capacidad económica se opongan a una iniciativa de tan obvia conveniencia y con tan abundante evidencia en su favor.

Siga bajando para encontrar más contenido