Revaluación, más grave que la roya

Ni la roya ni la broca, las dos plagas más temidas en otras épocas por los cafeteros, han afectado tanto los ingresos de los productores colombianos como lo ha hecho la revaluación del peso en los últimos dos años.

POR:
marzo 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-03-31

La situación generada por la caída de la tasa de cambio es tan crítica que incluso este factor abortó la posibilidad de que la actividad cafetera tuviera una verdadera recuperación y regresara a niveles de rentabilidad de otros tiempos, aún sin necesidad de vivir una bonanza como la de finales de los 70, de la cual todavía no hay ni señales. El desplome de la tasa de cambio opacó el impacto favorable de los buenos precios internacionales del grano, registrados durante los primeros dos meses del presente año, que rompieron incluso la barrera de 1,70 dólares la libra. Según el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Gabriel Silva, entre el 2003 y el 2007, los productores colombianos han perdido 1,9 billones de pesos a causa de la revaluación. A la difícil situación generada por la revaluación del peso se suma la pérdida de rentabilidad en los cultivos como consecuencia de los altos precios de los insumos que incrementan los costos de producción. De acuerdo con la Federacafé, los fertlizantes han subido entre 50 y 70 por ciento en los últimos 12 meses, al igual que el costo de la mano de obra para la recolección. CAEN EL DÓLAR Y EL INGRESO El impacto de la caída del dólar se refleja en forma directa e inmediata en los ingresos de los productores nacionales del grano. En la actualidad, aunque el precio internacional del café ronda los 1,40 dólares la libra, cifra aceptable en condiciones normales de mercado, los productores apenas están recibiendo un promedio de 445.000 pesos por carga de 125 kilos, seco de trilla, es decir, más de 100.000 pesos por debajo del valor pagado hace menos de un mes, cuando no solamente el precio externo estaba en su mejor momento y el dólar costaba un poco más de 2.000 pesos. A PRECIO DE COSECHA En la actualidad, el país avanza en la recolección de la cosecha de mitaca, cuya producción se calcula en 1,5 millones de sacos, razón por la cual cobra gran importancia la coyuntura de precio interno. En este aspecto, la situación es preocupante en la medida en que el precio se desplomó en las últimas dos semanas, debido a la descolgada de la cotización internacional del grano y al descenso de la tasa de cambio, factores que determinan el valor que se les paga a los productores nacionales a través de los comités de cafeteros. Los analistas del mercado aseguran que tanto el precio interno como el externo no tendrá grandes variaciones en lo que resta del primer semestre de este año, lo cual hace pensar que la cosecha de mitaca se pagará a un precio entre 450.000 y 470.000 pesos la carga. Sin embargo, todo dependerá de la evolución del dólar en los próximos días. Los expertos aseguran que de profundizarse la caída del ingreso, los productores estarían en dificultades para sacar adelante los planes de renovación que buscan aumentar la productividad sin incrementar el área sembrada, lo que contribuiría a mejorar la competitividad de la caficultura colombiana. Sin embargo, el Gobierno y la Federación avanzan en la ejecución del plan de apoyo a la renovación de cafetales. RENOVACIÓN DE CULTIVOS La semana pasada, el Ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias y el gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros, Gabriel Silva, dieron a conocer la nueva operatividad del Apoyo Gubernamental a la Caficultura (AGC), el cual se convertirá en una ayuda para solucionar los problemas de ingreso en el corto, mediano y largo plazo para los caficultores. La nueva estrategia consiste en utilizar los recursos del AGC para incrementar el subsidio a los fertilizantes que el gremio implementa a través del programa de renovación de cafetales. En tal sentido, se aprobó duplicar el incentivo por árbol renovado, bien sea por zoca o por siembra de 120 a 240 pesos. El ministro Arias indicó que estos recursos se entregarán en especie y no en dinero, en su equivalente en fertilizantes. El nuevo monto del incentivo representa alrededor de 1’440.000 pesos por hectárea y equivale al 24 por ciento del costo de fertilización anual por hectárea. Por su parte, Gabriel Silva dijo que el AGC cuenta con un presupuesto de 40.000 millones de pesos, que de conformidad con el Convenio suscrito entre el Ministerio de Agricultura y la Federación, deberá ejecutarse a través de un primer pago de 1.000 millones de pesos que ya fueron entregados al gremio cafetero, un segundo pago de 19.000 millones de pesos que se desembolsará en abril próximo y un tercer pago de 20.000 millones que se entregará de acuerdo con la ejecución de los 20.000 millones de pesos iniciales. Con estos recursos, más 22.000 millones de pesos asignados por el Fondo Nacional del Café permitirán renovar 40.000 hectáreas tecnificadas. Durante el presente año se renovarán 100.000 hectáreas de café correspondientes a 60.000 hectáreas con el esquema de ICR y 40.000 hectáreas con el esquema de incentivo a fertilizantes. En los últimos años, los caficultores que han renovado sus cafetales han aumentado la productividad por hectárea de 14 a 21 sacos de 60 kilos, lo cual, a su vez, ha contribuido a mitigar el impacto de la revaluación del peso. De esta manera, el plan de inversiones de la caficultura busca la transformación estructural que garantice la sostenibilidad del negocio, la permanencia en el mercado y la consolidación de Colombia como potencia cafetera mundial. EL MERCADO MUNDIAL En materia de precios externos, el panorama es alentador, no necesariamente porque pueda haber aumentos considerables, sino porque estos se mantendrían en los niveles de 1,30 y 1,50 dólares la libra. Este pronóstico está basado en la situación que se registra en la producción cafetera de Brasil y Vietnam, los dos mayores productores del mundo, que a su vez presentan expectativas de descenso en la cosecha del 2008. Los cálculos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el país asiático prevé una reducción de 5 por ciento de la cosecha. Sin embargo, el Usda prevé un aumento del 4 por ciento en la oferta de café centroamericano, al igual que un repunte en las cosechas de Indonesia e India. 100 mil hectáreas de café serán renovadas este año en todo el país, de acuerdo con el programa de Apoyo Gubernamental a la Caficultura y otros planes de respaldo a productores. 70 % se han incrementado los precios de los fertilizantes en el último año, lo cual ha afectado la rentabilidad del cultivo. El Gobierno y la Federación entregarán ayudas en especie. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido