Risas que sanan el alma y el cuerpo

Un ‘batallón’ de payasos rompe el silencio de la habitación de un hospital, lucen batas médicas combinadas con pelucas, narices rojas, mucho maquillaje y, por supuesto, unos grandes zapatos.

POR:
febrero 28 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-02-28

Al entrar en acción: cantan, hacen malabares y magia. Gracias a su talento tienen el poder de crear un mundo de fantasía que disfrutan por igual pacientes, doctores y enfermeras que encuentran en la ‘terapia de la risa’, una alternativa que cura el alma y el cuerpo. Aunque su trabajo es hacer reír, Luz Adriana Neira se toma muy en serio su profesión de Doctora Clown; es decir, de doctora payaso, con formación profesional de cinco años cursados en Suiza, donde la Universidad no solo le otorgó el título, sino que le dio la oportunidad de hacer lo que más deseaba en su vida, ayudar a los niños. Luego regresó a Colombia creó la Fundación Doctora Clown, reunió la documentación necesaria y comenzó a tocar puertas, hasta que el director del Hospital Simón Bolívar de Bogotá conoció el proyecto y le dio la oportunidad de llegar al público. Con una dosis de ingenio, talento y humor, la Doctora Clown se ha convertido en un aliado de la medicina local que enseña de forma lúdica a los pacientes, por ejemplo, que sufren de cáncer, cómo cambiarán sus cuerpos luego de las quimioterapias. Labor que alterna con el área educativa, donde a través de historias puestas en escena con su grupo de payasos y otros aliados, como muñecos y títeres, representa situaciones cotidianas para transmitir conocimientos científicos sobre la importancia de tener relaciones sexuales con responsabilidad, amar al hijo desde el momento de la concepción y otros temas para los cuales es contratada. Las empresas se han convertido en su principal fuente de ingresos. Con los empresarios acuerda presentaciones y ‘stand up comedy’. El dinero que recauda se dedica para hacer presentaciones gratuitas en los hospitales de Kennedy, Bosa y Simón Bolívar; el pago de los 21 empleados y el mantenimiento de las sedes en Bogotá y Cali. Efectos terapéuticos Las visitas a los pacientes en hospitales cubren el entorno familiar, a los médicos y las enfermeras. Las terapias de la risa logran liberar tensiones, aumentar la autoestima y contribuyen a superar dificultades físicas, psíquicas y emocionales. Los niños pacientes se apropian de las risas, dice la doctora Clown. Con el solo gesto de una sonrisa, el cerebro presenta un proceso químico que es inducido por las endorfinas y sus efectos son perceptibles porque solo cinco minutos de risa es como si se corriera un kilómetro, aumenta la flora intestinal y el sistema inmunológico se fortalece.

Siga bajando para encontrar más contenido