Roadmapping, una herramienta de planeación

En un entorno competitivo, las empresas deben identificar el camino a seguir en el futuro, combinando las tendencias del mercado con los recursos requeridos para desarrollar ventajas competitivas.

POR:
octubre 05 de 2009 - 05:00 a. m.
2009-10-05

Independiente del ambiente de negocios dinámico y volátil característico de los mercados emergentes, las organizaciones deberían planear sus estrategias con un horizonte de tiempo por lo menos de tres años.

Roadmapping es un mecanismo flexible de integración y sincronización de tendencias externas y planes internos, mediante el cual las organizaciones pueden alinear y ajustar la forma de poner en práctica su estrategia de manera sistemática y gradual.

La idea central del roadmapping es combinar la visión que se tiene del mercado con la de los recursos de la organización, con el fin de ofrecer una propuesta de valor que integre los dos puntos de vista

La visión del mercado corresponde a las tendencias que afectan el desarrollo de la propuesta de valor. Las empresas pueden decidir seguir o crear nuevas tendencias, dependiendo de las condiciones de su mercado y de la disponibilidad de recursos.

La oferta de valor consiste en determinar cómo las tendencias del mercado serán cubiertas mediante una oferta competitiva de productos (bienes y/o servicios), teniendo en cuenta los recursos con que cuenta la organización o los que deberá obtener y/o desarrollar.

La visión de los recursos de la organización, representa la disponibilidad de recursos (financieros, humanos, tecnológicos, etc.) existentes o por adquirir, necesarios para satisfacer las necesidades del mercado.

La idea básica detrás de un roadmap es presentar de forma sintetizada la manera como se integran en el tiempo los cambios que se dan o se espera que se den en cada dimensión.

Dadas las tendencias de mercados, la dinámica y volatilidad de entornos de negocio como el colombiano, la definición de hitos a nivel táctico, provee la ruta que debe seguir la organización.

Una vez identificados los cambios que se avecinan, la empresa está en capacidad de planear desarrollos e inversiones de recursos a corto, mediano y largo plazo, con lo cual se tiene la base de un proceso de planeación estructurado que tiene en cuenta tanto el mercado como la empresa en sí misma.

Con este mecanismo, se garantiza la flexibilidad que requiere la implementación de la estrategia, proveyendo metas verificables.

Gracias a la simplicidad de su estructura, un roadmap sirve como herramienta de comunicación que permite alienar las prioridades y decisiones dentro de la organización. El roadmap se convierte en la hoja de ruta que debe guiar la definición de planes y proyectos encaminados al cumplimiento de las metas y objetivos.

A pesar de las ventajas que provee, roadmapping, como cualquier herramienta de planeación estratégica, no garantiza el éxito, sin embargo es importante resaltar que la ausencia de planeación a largo plazo en un entorno dinámico si puede garantizar el fracaso.


* Profesor de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes
**Profesor de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido