EL SECTOR TENDRÁ ESTABILIDAD

Este año será de ajuste, dicen los representantes de las marcas automotricesen Colombia, quienes ven con optimismo el escenario comercial.

POR:
febrero 28 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-02-28

Aunque para el común de la gente el panorama de la industria automotriz no tiende a ser el mejor, principalmente por la situación económica mundial, que ataca de frente a este sector que mueve anualmente grandes cantidades de dinero, para una gran parte de los gerentes de las marcas en Colombia, tanto las nacionales como las importadas, el escenario no se percibe tan complicado, pues insisten en decir que podría ser el tercer mejor año en ventas o tener una similitud con el 2005, que logró 201 mil unidades, un número bastante bueno si se tiene en cuenta que las tasas de interés suben al ritmo del dólar. Según el informe de la firma Econometría, que reúne al Comité de la Industria Automotriz Colombiana, el año 2008 cerró sus ventas como el segundo mejor en toda la historia nacional, al alcanzar 219 mil unidades, las cuales se ubican dentro de la tendencia que el mercado ha mostrado en la última década, es decir, la fuerte relación que tiene la economía nacional con el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB). Ante esto, la misma entidad estima que si el crecimiento del PIB es de 3,5 por ciento, la comercialización de los vehículos cero kilómetros superará nuevamente los 200 mil automotores. Pero, en caso de ser el 3,0 por ciento, el mercado alcanzará los 180 mil. A diferencia del año pasado, cuando todo el escenario se presentaba completamente en beneficio de los vehículos importados, por efectos de la devaluación del dólar -situación que fue aprovechada por muchos colombianos para adquirir hasta modelos de alta gama, con precios demasiado bajos- este año todo el escenario se pone al servicio de los ensamblados en Colombia, ya que el alza en las tasas de interés, por el costo de la divisa norteamericana (2.500 pesos), encarecería el valor de los modelos traídos del exterior. Y, de ser así, la comercialización local mejoraría para las tres ensambladoras (Renault, Chevrolet y Mazda); aunque a nivel internacional se preparan para enfrentar el cierre de la frontera comercial con Ecuador, país que implementó una salvaguardia general por balance de pagos, medida que tendrá un gran impacto sobre las exportaciones hacia ese destino. Según Juliana Rico, directora del Comité Automotriz de la Andi, esto impedirá la entrada de 630 productos colombianos por un valor de 200 millones de dólares; y uno de ellos es el mercado automotor, que ocupa el 10 por ciento de las exportaciones. Aunque también impone medidas a las llantas, a los vidrios y a las motos. Y, si a lo anterior se le suma que Venezuela aún no ha definido cuál será la cuota de importación de vehículos ensamblados en Colombia, la cual bajó de 60 mil carros en el 2007 a 20 mil en el 2008, pues se requiere con urgencia implementar un plan B. “El comercio colombo-ecuatoriano de vehículos siempre ha sido benéfico para ambas naciones. Tan solo en el 2008, Colombia exportó un total de 12.341 unidades al vecino país, mientras, Ecuador trajo 15 mil”. “Este es, sin duda, el segundo destino de exportación más importante que tenemos, y perderlo sería muy difícil”, agrega Rico. “La dinámica de la industria automotriz este año será muy diferente a la del anterior, en el sentido en que no se verá una guerra de precios o de oferta. Por el contrario, el mercado tendrá un periodo de ajuste a esta nueva dinámica, lo que no representará un efecto muy significativo en las ventas. Sin embargo, consideramos que el mercado nacional puede caer en un 20 por ciento frente al 2008. Para tal efecto, se espera que el sistema financiero sea mucho más riguroso con los créditos, aunque todavía hay mucha liquidez y las tasas son estables, lo que permitirá que la economía siga con buena dinámica, de hecho, los resultados de enero fueron buenos”, dice Luz Elena del Castillo, gerente general de Ford Colombia. Para Carlos Manrique, gerente general de Motorysa, el sector automotor nacional se encuentra en una posición privilegiada, en comparación con la industria automotriz mundial, cuyas ventas han caído entre el 40 y el 50 por ciento, que ya es bastante preocupante. Mientras, en Colombia, solo en el pasado mes de enero, el desfase experimentó el 20 por ciento, con respecto al mismo mes del 2008. “Lo que si se verá es que los vehículos de gama económica que, por el bajo costo del dólar atrajeron muchos compradores entre el 2007 y el 2008, podrían perder una importante clientela, ya que el incremento del dólar alcanzó los 2.500 pesos”, agrega Manrique.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido