Para sentir paz interior

Dios y los Ángeles desean que seamos felices. Ellos definen la felicidad como la capacidad de tener y sentir paz interior. Si tenemos paz interior estamos tranquilos y podemos, por lo tanto, disfrutar de lo que tenemos. A muchos nos pasa que si estamos bien emocionalmente tenemos la fortaleza para enfrentar lo demás. Por eso, los Ángeles desean apoyarnos fuertemente en este aspecto.

POR:
diciembre 22 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-12-22

Por ejemplo, si tenemos relaciones que sanar -de pareja, de familia, de amistad, o de otro tipo-, podemos acudir al Arcángel Rafael quien, como mencioné, es el sanador emocional. Si deseamos encontrar una persona especial el próximo año o mejorar nuestra relación actual, el Arcángel Chamuel es quien puede asistirnos. Él envía su energía para que nuestra comunicación sea más armoniosa, para que el mal genio por un malentendido desaparezca, para que esa persona especial llegue a nuestra vida y para que, en general, nuestra vida emocional sea equilibrada. Visualícese envuelto en la luz rosada del amor que llega a su corazón y sale de allí también hacia el exterior. No olvidemos que en la medida que damos, recibimos. Si damos amor, éste regresará a nosotros en mayor medida. Chamuel trabaja en la vida personal protegiéndola y ayudando a poner en equilibrio los aspectos más importantes como pareja, carrera y misión en la vida. Es a este ser de luz al que debemos pedir cuando sentimos bloqueos en cualquiera de estas áreas, entregándole nuestras preocupaciones y deseos, y pidiendo más que una cosa material en concreto, un bienestar (estar bien con la pareja, por ejemplo). -VELAS PARA DESPEDIR EL AÑO Y EMPRENDER UNO NUEVO RITO. Los Ángeles me enseñaron hace un tiempo una pequeña ceremonia para celebrar en esta época de fin de año. Tome tres velas, una verde (para la salud), una amarilla (para la parte material) y una rosada (para la parte emocional). A partir del 24 de diciembre, encienda las tres velas y déjelas consumir por siete días seguidos, eso sí, que sea sin correr ningún riesgo. Si no lo puede hacer, compre unas velas que duren siete días al prenderlas y apagarlas. Recuerde: no las sople para apagarlas. Cuando vaya a prender cada una, exprese mental o verbalmente el/los deseo(s) que desea en cada aspecto. Luego de los siete días en que las velas se hayan consumido, haga lo mismo con otras tres y repita el ejercicio el 31 de diciembre: encienda tres nuevas velas y lea los deseos. Finalmente, repítalo el 7 de enero. En total son 21 días. Luego de este tiempo, el último día, repita todos los deseos y si escribió los deseos en un papel y quémelo. Creer con fe que se va a lograr lo pedido, ayuda a lograrlo.

Siga bajando para encontrar más contenido