Siguiéndoles los pasos a los extraterrestres

Misteriosos objetos voladores. Conspiraciones gubernamentales. Testimonios que ponen los pelos de punta. Profecías. Abducciones. Bases militares escondidas. Fotografías ‘casualmente’ borrosas, expedientes secretos, historias silenciadas por algún complot. Detrás de todo, una incómoda pregunta: ¿estamos solos en el universo?

POR:
septiembre 06 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-06

Muy pocos temas tienen la capacidad de desatar tan acaloradas discusiones como el de la vida extraterrestre y sus controversiales ‘visitas’ al planeta Tierra. Cuando en 1938 Orson Welles transmitió por radio La guerra de los mundos, las masas conocieron en carne propia lo que era el pánico colectivo. Y con tal estallido de euforia quedó en evidencia la pavorosa fascinación que ejerce el tópico alienígena sobre los humanos. Una vez abierta esa escotilla, los ‘hombrecitos verdes’ invadieron (esta vez sin posibilidad de debate) titulares de periódicos, libros enteros e incluso guiones cinematográficos en una fiebre ufológica, que luego de su apogeo en las décadas de los 50, 60 y 70 vuelve a tomar fuerza. El año pasado el Reino Unido divulgó sus archivos confidenciales al igual que Francia en el 2005. El periodista Larry King entrevistó a ex militares y astronautas del Gobierno estadounidense que confesaban un complot para encubrir la truculenta verdad sobre los ovnis. Y justo ahora se estrenó recientemente la versión cinematográfica de la serie Expedientes Secretos X. Todo esto con un interesante matiz: el filo turístico que impulsa cada vez más a fanáticos y escépticos a recorrer los principales lugares de avistamiento en búsqueda de algún platillo volador o simplemente de una alocada aventura. Si no, basta con preguntárselo al Gobierno chileno que acaba de inaugurar la primera ruta de excursiones ufológicas por la zona de San Clemente, un área predilecta por los extraterrestres que ahora contará con señales sobre los casos registrados, restaurantes y campamentos. En este y otros destinos ufológico, los encuentros cercanos no están garantizados, pero se pueden explorar lugares como Roswell, Escocia y la Gran Sabana. ENCUENTROS. San Clemente, en la cordillera en el centro de Chile, tiene algo especial: es una zona propicia para el avistamiento de ovnis. Desde 1995 se afirma que se han visto más de un centenar de objetos voladores no identificados. De ahí que esta región, ubicada a unos 250 kilómetros al sur de Santiago, sea considerada por los ufólogos de todo el mundo como una 'zona caliente' para el tema. Por eso, las autoridades del municipio y el Servicio Nacional de Turismo promoverán la primera ruta de turismo ufológico. El recorrido comprende un sendero de unos 30 kilómetros de longitud, con sitios donde han estado los ovnis. NUEVA RUTA EN CHILE Nada interesante sucedía en las soledades de Nuevo México, hasta que un día ocurrió demasiado. Versiones sobre el incidente abundan, pero todas coinciden en que, en julio de 1947, ‘algo’ se estrelló en el desierto. Algo que según una nota de prensa publicada por las fuerzas aéreas era un platillo volador. Pero antes de que la conmoción pudiese ser digerida, a las pocas horas difundieron una rectificación en la que se aclaraba que tan sólo había sido un globo climático empleado en un ejercicio militar. Unos pocos les creyeron, otros lo vieron como el más descarado encubrimiento gubernamental. Y desde entonces, y con la misma vehemencia, ambos bandos siguen debatiendo sobre qué ocurrió realmente. Roswell pasó de ser un pueblo olvidado, a un curioso estandarte ufológico donde la tienda Wal Mart advierte que los extraterrestres están invitados a comprar, tal y como se indica en un cartel; y donde el restaurante Crash Site Café promete “la mejor comida del universo”. No cabe duda de que los Ovnis sí invadieron Roswell, al menos en un sentido figurado. Más allá de su decoración intergaláctica, la ciudad cuenta con el Internacional UFO Museum (www.roswellufomuseum.com), donde se relatan todos los detalles sobre lo ocurrido desde una perspectiva pro-ovni, y con el Area51 Museum, de talante lo suficientemente irreverente como para tomarse divertidas fotos junto a alguna figura de extraterrestres. El mejor momento del año para ir es a principios de julio cuando se celebra el Roswell UFO Festival (www.roswellufofestival.com), con conferencias de renombrados expertos, desfiles, conciertos y hasta concursos de disfraces. Exenta de tantas polémicas y mucho más cercana, la Gran Sabana (Venezuela) es uno de los pocos sitios de avistamientos en el mundo que no ha explotado comercialmente la temática extraterrestre. Y justamente eso -el ser inmune a toda parodia, a todo intento de frivolizar sus fenómenos- la convierte en un importante punto de contacto. Allí todos hablan de apariciones con una trivialidad que serena, que permite captar quizás, el culto auténtico a los ovnis, uno ferviente y casto, justo así como el que profesa Roberto Marrero. Él fue un escéptico hasta que le pasó, y si no fuera porque estaba con sus tres hijos hubiera creído que sus ojos lo engañaban durante aquel primer avistamiento de 1992 cuando luces refulgentes en el cielo cambiaron su destino para siempre. Y en ese paulatino despertar espiritual una voz -acaso de algún ‘Hermano Mayor’- le sugirió divulgar los casos de encuentros cercanos en esa área a través de un mapa. Si las cifras que maneja la Oficina de Turismo son ciertas, y en efecto, 1 de cada 17.000 habitantes de Escocia dice haber visto un platillo volador, entonces quizás sea más probable observar alguno de ellos allí, que en otro lugar del planeta. Y si se sigue con dicho razonamiento, las posibilidades aumentarán si se va directo hasta Bonnybridge, un pequeño pueblo a 30 kilómetros de Edimburgo donde casi la mitad de los 6.870 habitantes confiesa haber observado un ovni. La mala noticia: no hay mucho que hacer más allá de mirar el cielo y escuchar anécdotas sobrenaturales. Ya que se está dentro del Reino Unido, una opción inteligente sería continuar el periplo hasta Avebury, al sur de Inglaterra donde piedras muy similares a las de Stonehenge (a una hora de allí) sirven a los extraterrestres como plataforma de ubicación para llegar hasta la Tierra.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido