Sistema de compras estatales tendrá revolcón

En los próximos días, el Gobierno publicará un borrador de decreto para la discusión de los interesados. La idea es que estas transacciones sean menos jurídicas y más estratégicas.

María Margarita Zuleta / Directora  de Colombia Compra Eficiente

Abel Cárdenas/ Portafolio

María Margarita Zuleta / Directora de Colombia Compra Eficiente

POR:
diciembre 04 de 2012 - 03:27 a.m.
2012-12-04

La posibilidad de que las entidades estatales puedan hacer una compra de urgencia en un supermercado o que se diseñe una única licitación con varios proveedores para que todas accedan a bienes o servicios transversales como la gasolina, son algunos de los cambios que se planean en el sistema de compras estatal del país.

Se espera que en los próximos días se publique un borrador del decreto, que será sometido a la discusión de los interesados.

María Margarita Zuleta, directora de Colombia Compra Eficiente, explicó que las nuevas reglas de juego para las compras en el Estado apuntan a un concepto menos jurídico y más estratégico, en la medida que esas decisiones son fundamentales para el cumplimiento de las políticas públicas.

“Uno tiene que pensar que es una función estratégica del Estado, que no es una función menor.

Ahí tenemos un trabajo grande para posicionar esa visión”, dijo la funcionaria.

El diseño de un plan de adquisiciones, la estructuración de manuales de contratación según las actividades de la entidad, el conocimiento de los jefes de compra o de los responsables de esa tarea, son otros elementos que tiene el Decreto, según explicó Zuleta.

Para la directora de Colombia Compra Eficiente, entre más claridad exista para las actividades de compras, menos cabida se dará a los corruptos.

MANUALES Y SISTEMAS DE INFORMACIÓN

Colombia Compra Eficiente tendrá que elaborar manuales de contratación para los tipos de bienes y servicios que las entidades adquieran.

Se puede tener un manual muy eficiente de compras públicas, por decir algo, en el IDU, pero ese manual no es el mismo que deba regir en el Bienestar Familiar, dice Margarita Zuleta.

“Nosotros tenemos que entender que los procesos son distintos dependiendo del bien y no de los formalismos jurídicos”. Igualmente, se trabaja en un sistema que permita que la información de compras del Estado pueda consultarse y sirva para tomar decisiones de forma adecuada. La meta es que esté listo pronto.

DEBERÁN ARMAR PLAN ANUAL DE ADQUISICIONES

Otra herramienta de la nueva política de compras públicas tiene que ver con el diseño de un Plan anual de adquisiciones.

“Es un instrumento de planeación de la compra pública, utilizando el clasificador de bienes y servicios de Naciones Unidas, para que nosotros fácilmente podamos identificar esos servicios. Se maneja mediante códigos.

Se pretende que la revisión del Plan tenga como punto de partida la identificación de la necesidad, con el uso del clasificador.

También será un canal de comunicación con el sector privado porque permitirá que el vendedor tenga una idea de lo que demanda la entidad.

El plan incluirá aspectos como la modalidad de selección, hasta cómo será la disposición final de lo que se adquirirá.

HAY QUE DEDICAR MÁS TIEMPO A LA CONTRATACIÓN CON FINES MISIONALES

Las estadísticas muestran que los compradores públicos dedican cerca del 80 por ciento del tiempo al 20 por ciento del presupuesto destinado para adquisiciones.

“Se dedican a hacer una serie de transacciones que son solo el 20 por ciento y terminan perdiendo la posibilidad de dedicarse a las metas de sus entidades”, dice María Margarita Zuleta.

Ese argumento es el que sustenta la creación de acuerdos marco de precios con varios proveedores.

Es un tema en el que estamos trabajando para estudiar el mercado con juicio y celebrar estos acuerdos, explicó.

Es un contrato ‘paraguas’ en el que están todos los compradores públicos actuando como un comprador.

Una vez se publiquen los acuerdos fruto de una única licitación, las entidades podrán emitir sus órdenes de compra según las necesidades de cada una.

Se espera que el primer acuerdo sea el de gasolina, pero se pide que se extienda a lubricantes, al Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat), a la revisión técnico-mecánica, papelería, llantas, uniformes, vigilancia, aseo y cafetería.

También se reglamentará la posibilidad de compra estatal ‘de urgencia’ en grandes superficies.

Están por resolverse las preocupaciones de los comerciantes por las demoras en los pagos.

Siga bajando para encontrar más contenido