Los ‘Steelers’ pierden en Colombia

La sociedad National Football League Properties, Inc., organización profesional de fútbol americano en Estados Unidos, no convenció al Consejo de Estado en Colombia de anular la marca de ropa deportiva Steelers, registrada por un empresario en Colombia, porque se asemeja, en su criterio, al signo de uno de los equipos participantes del más reciente Super Bowl: Pittsburgh Steelers.

POR:
febrero 28 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-02-28

El alto tribunal negó una demanda presentada por esa firma internacional contra las tres resoluciones de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) que, en 2001 y 2003, autorizaron la inscripción Steelers para distinguir vestuario, en la Clase 25 de la Clasificación Internacional de Niza. Según la corporación, el signo Pittsburgh Steelers no está registrado como marca en Colombia y por eso no puede prohibir que otros empresarios puedan utilizar cualquiera de sus letras a fin de distinguir más productos. A juicio del alto tribunal, “para que una marca pueda gozar de la plenitud de los derechos de propiedad debe someterse en el país al cumplimiento de todos los requisitos establecidos por la ley nacional”. Además, entre estas exigencias figuran, dijo la corporación, la solicitud de registro de la marca ante la SIC y la sujeción al correspondiente examen. En el pleito Pittsburgh Steelers frente a Steelers, subrayó el alto tribunal, la sociedad demandante no logró probar ni su inscripción en Colombia ni la notoriedad de su signo en el mundo. Por esos dos motivos, la corporación negó esta acción de nulidad contra las decisiones de la SIC. Con estos argumentos, el Consejo de Estado respaldó la legalidad de las tres resoluciones de la SIC que autorizaron la inscripción en controversia. NOTORIEDAD DE LA MARCA En la sentencia, el Consejo de Estado explicó que un signo goza de protección en el territorio donde fue registrado como marca, a no ser que se haya invocado su respectiva notoriedad. Cuando existe esta notoriedad, dijo el alto tribunal, el vocablo protegido no podrá ser reproducido, imitado, traducido ni transcrito, total o parcialmente, a fin de evitar su aprovechamiento indebido por cualquier empresario en el mundo. Así, explicó, “las coberturas de dichas marcas van más allá de los límites territoriales de donde fueron registradas, es decir, su conocimiento se transfronteriza y se extiende internacionalmente”. Por eso, subrayó el alto tribunal, estos signos notorios “son merecedores de un mayor amparo frente a las marcas comunes u ordinarias, al estar estas últimas limitadas a su conocimiento menor por parte de sus consumidores”. En los casos de las expresiones notorias, dijo la corporación, la norma comunitaria -Decisión 486 de la Comunidad Andina- no exige el correspondiente registro como requisito para este reconocimiento. LA CONTROVERSIA En el pleito por la marca del equipo de fútbol americano Pittsburgh Steelers, la sociedad demandante pidió al Consejo de Estado anular el registro Steelers porque causa confusión en el público y ambos signos, en su criterio, no pueden coexistir en el mercado. La razón: El consumidor puede asociar el signo en controversia con uno de los productos de este equipo de fútbol. Es decir, argumentó en la demanda, se genera un riesgo de confusión acerca de su origen empresarial, lo cual está prohibido por las normas de protección de propiedad industrial. Según la acción de nulidad, esta inscripción también desconoce que la marca Pittsburgh Steelers está inscrita en Estados Unidos, Nueva Zelanda, Hong Kong, África, Australia, Francia, Irlanda, Japón, México y Reino Unido. Sin embargo, la SIC se opuso a esta demanda y pidió negarla debido a que la firma demandante no probó la notoriedad de Pittsburgh Steelers. “En efecto, -dijo la SIC- las pruebas indicadoras de los hechos apuntan, en su mayoría, al reconocimiento de esta situación (notoriedad) en países no miembros de la Comunidad Andina”. Una marca no es sólo lo deportivo El Consejo de Estado en Colombia también afirmó que la notoriedad de un signo no se encuentra sólo en la circunstancia de que este sea ampliamente conocido en el ámbito deportivo. Así, precisó la corporación, “al no acreditarse la notoriedad de la marca de este equipo de fútbol americano, las resoluciones de la SIC demandadas gozan de plena legalidad”.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido