No subestimar efecto de crisis financiera de E.U. en Colombia, advierten expertos

El ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, admitió que efectivamente habrá consecuencias para el país. Contrasta con su declaración de enero, cuando subrayó que había razones para "ser optimistas".

POR:
septiembre 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-30

Zuluaga también dijo en la meta de crecimiento del 5 por ciento para este año ya estaba presupuestada la crisis en Estados Unidos.

A la pregunta de si la estructura económica colombiana estaba amenazada sentenciaba que no, e insistía en que de hecho estaba "mejor blindada que en la década de los 90".

Muchas cosas han pasado y varios gigantes han caído desde entonces. "Nadie está blindado contra el contagio, y la prueba está en que la tasa de cambio de Colombia es de las más volátiles, y por ende el país es de los más golpeados", dice el ex ministro de Hacienda José Antonio Ocampo, quien participará mañana en el Congreso Colombiano de Economistas.

Tuvo que pasar más de un año desde el destape de la crisis financiera en Estados Unidos para que el Gobierno Nacional reconociera que la economía colombiana sí está amenazada.

La presidenta de la Asobancaria, María Mercedes Cuéllar, advierte que aquí no se ha tomado conciencia del problema que vive la economía estadounidense y el mundo en general.

"Aquí se está hablando de cualquier otra cosa. Parece que viviéramos en la Luna. Lo que está pasando es muy grave. Lo que ocurrió el lunes es signo de lo que puede pasar: las bolsas cayeron fuertemente, y todos nosotros somos dueños de los recursos que están invertidos allá, en el sentido en que los fondos de pensiones tienen recursos en ellas", lamenta ella.

En el primer semestre del año no llegó la anunciada recesión de la economía estadounidense. Inclusive, en el segundo trimestre creció a un ritmo anual de 3 por ciento. Así, las alertas sobre lo que le esperaba a Colombia por el traspiés de su principal comprador se fueron diluyendo.

Pero una vez diluido el efecto balsámico de la devolución de impuestos a las familias tramitada por la administración Bush, el caos financiero -que tuvo su primera convulsión hace ya más de un año- se agravó.

Un asunto de consumo

El efecto más inmediato de la crisis sobre Colombia se sentirá en las exportaciones. Si Estados Unidos entra en recesión, se caerá el consumo del principal socio comercial de Colombia.

Pero además, como ya se ha visto, los precios de los productos básicos (petróleo, café, ferroníquel y carbón) seguirán bajando y eso impactará las exportaciones tradicionales de Colombia, que representan la mitad de todas las ventas al exterior (en dólares).

A esto suma que si cae mucho el precio del crudo, Venezuela, nuestro segundo socio comercial, también se resentirá y le comprará mucho menos a Colombia. En esto coinciden Ocampo y Gustavo Cano, codirector del Banco de la República.

Primeras pérdidas en Colombia por quiebra de bancos

En cuanto a las repercusiones de la crisis sobre los colombiano de a pie, el superintendente Financiero, César Prado, reveló el martes que por cuenta del cisma financiero de E.U. se perdieron 55.000 millones de pesos de los 56,5 billones que manejan los fondos de pensiones, o sea el 0,097 por ciento del total.

Los recursos estaban colocados en el banco de inversión Lehman Brothers, que se quebró hace unos días.

¿Cómo afecta eso a los ahorradores de los fondos? Prado manifestó que las pérdidas corresponden a pensiones obligatorias, no voluntarias. El efecto para los colombianos será casi nulo, aseguró, no solo por la proporción del monto sino porque dio la orden de proteger esos dineros mediante provisiones.

"Son pérdidas marginales frente al volumen total de activos que administra el sistema pensional. Nosotros hemos exigido que provisionen en el 100 por ciento esos recursos", aclaró Prado. En lo que toca a todo el sistema financiero, cuyo portafolio de activos asciende a 200 billones de pesos, el Superintendente manifestó que 14,7 billones (el 7,35 por ciento) están invertidos en entidades del exterior, dentro de las que se cuenta el propio Gobierno de Estados Unidos.

"El sistema financiero colombiano no tiene una exposición significativa frente a lo observado en las últimas semanas en el plano internacional. Hay entidades financieras colombianas que tienen inversiones cuantiosas en bonos del Tesoro estadounidense, en una suma de 2,4 billones de pesos. De manera que el saldo restante de los 14,7 billones está distribuido en un número muy importante de instituciones financieras a lo largo y ancho del mundo desarrollado", explicó Prado.

De los 14,7 billones, cerca de 7 son de los fondos de pensiones; 4,5, de Fogafín, con un portafolio "tremendamente conservador y una concentración en bonos del Tesoro"; las fiduciarias tienen 1,2 billones; las compañías de seguros generales, 784.000 millones.

Siga bajando para encontrar más contenido