Superfinanciera: el Gobierno asegura que el cambio no causará traumatismo

Un total de 740 entidades pasarán a vigilancia de la nueva Superintendencia Financiera a la que el Gobierno ya le dio vida mediante decreto 4327 del pasado 25 de noviembre.(VER GRAFICO Y CUADROS)

POR:
noviembre 29 de 2005 - 05:00 a.m.
2005-11-29

Ese conjunto de instituciones está compuesto por 300 emisores (150 del sector financiero y 150 del sector real) y 440 establecimientos financieros (bancos, fiduciarias, cfc, cf, seguros, corredores de seguros, bolsa, comisionistas, reaseguros, etc.) Para ellos comienza una nueva era en la supervisión, mucho más moderna y acorde con las tendencias mundiales, señaló el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, quien de paso dio un parte de tranquilidad en estas primeras de cambio de la supervisión. La nueva Superintendente Financiera arranca funciones en una de las épocas de mayor agite en la supervisión, cuando las empresas y entidades financieras están presentando sus asambleas de accionistas y balances. Por ello, algunos analistas habían expresado temores por un posible traumatismo que se pudiera presentar a comienzos del año y un relajamiento en la supervisión, producto de la transición hacia la nueva entidad. Tanto el Ministro de Hacienda como el nuevo superintendente Financiero, Augusto Acosta, aseguraron que el cambio no será traumático en la operación de aprobación de balances de las entidades en el primer trimestre de 2006. “Yo quiero enviar un mensaje de tranquilidad en la supervisión”, dijo el Ministro, tras anunciar que el Gobierno expidió cuatro decretos para darle vida a la nueva institución. Se decidió que sea la Superintendencia de Valores la que absorba a la Bancaria, con todo lo que ello implica en materia de remuneración salarial, siendo la escala más alta justamente la de Supervalores (los salarios de esta Superintendencia eran, en promedio, un 25 por ciento más altos que en la Bancaria). La nueva planta de personal tendrá 825 funcionarios, lo cual implica una reducción de 127 cargos, pues las dos entidades conformaban una plantilla de 952 personas. Augusto Acosta explicó que hay 19 vacantes que no serán ocupadas, 50 cargos que se duplican desaparecen y 58 más se eliminarán con sus respectivas indemnizaciones. La estructura de la nueva Superintendencia gira en torno a nueve grupos de entidades (ver tabla) y bajo el concepto de supervisión del riesgo (ver tabla riesgos). Habrá una especial atención al área de protección al cliente, explicó Augusto Acosta y un consejo consultivo en donde tendrán representación las entidades vigiladas. La nueva estructura indica que habrá un cambio sustancial en las delegaturas que hoy existen en ambas superintendencias. Bajo el nuevo modelo habrá dos Superintendentes delegados adjuntos, uno para supervisión institucional y, otro, para supervisión de riesgos y conductas del mercado. Adicionalmente habrá otras 10 delegaturas bajo las cuales estarán las entidades. En las primeras cinco estarán las delegaturas para pensiones, cesantías y fiduciarias; para aseguradoras e intermediarios de seguros y reaseguros; para intermediarios financieros; para emisores, portafolios de inversión y otros agentes, y para intermediarios de valores y otros agentes. Los cinco restantes delegados se ocuparán del riesgo de crédito; riesgo de lavado de activos, riesgos de mercados e integridad, riesgos operativos y riesgos de conglomerados y gobierno corporativo.

Siga bajando para encontrar más contenido