Un tema 'trabajoso'

Un tema 'trabajoso'

POR:
agosto 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-08-31

 Los resultados de la Gran Encuesta Integrada de Hogares que dio a conocer el Dane el viernes pasado constituyen la prueba más reciente de que la economía colombiana ha perdido vigor. Según la entidad, la tasa de desempleo pasó de 11,2 a 12,1 por ciento entre julio del 2007 y del 2008, el retroceso más grande en ese frente en el último lustro. Lo sucedido revirtió la tendencia hacia la declinación de esa cifra, que había venido disminuyendo de la mano de la buena dinámica de la actividad productiva. Así, el cálculo es que en el país hay 2,38 millones de desocupados, 254.000 más que hace un año. No obstante, en el mismo lapso la población ocupada también aumentó en 2,2 por ciento hasta llegar a 17,3 millones de personas.

Por tal motivo, el Gobierno asegura que no hay que apresurarse a sacar conclusiones catastróficas. Una razón es que el deterioro en el resultado tuvo que ver con un claro aumento en la tasa de participación, pero también en la de ocupación. Dicho de otra manera, más gente está buscando trabajo, pero también hay un número mayor trabajando. Parte de la explicación es que en la medida en que el aumento en la inflación ha golpeado el poder adquisitivo de la población, hay más integrantes de un mismo hogar en búsqueda de ingresos, una situación que tuvo lugar en la crisis de hace diez años. Sin embargo, es indudable que el problema no es solo de mayor oferta de mano de obra. Por un lado, encuestas como las hechas por la Andi muestran una menor disposición a enganchar personal debido al enfriamiento. Así lo confirmó un sondeo hecho por Fedesarrollo que muestra que las condiciones para aumentar el tamaño de la nómina son, según los empresarios, las peores de la década. Por otra parte son evidentes las dificultades que han tenido sectores como la construcción o las confecciones, para no hablar de la floricultura golpeada por la revaluación del peso. El retroceso de esta última ayuda a entender por qué la disminución en el empleo fue notoria en las zonas rurales, a pesar de que los datos muestran que a la agricultura le está yendo relativamente bien.

Al comentar lo sucedido, el Presidente volvió a insistir en que había que revisar el nivel de las tasas de interés, como una manera de reactivar la economía. Pero esa receta, que puede tener eco en la galería, no convence a los especialistas. La razón es que las fuerzas que se han combinado para frenar al sector productivo van más allá del costo del dinero, al tiempo que la lucha contra la inflación debe continuar como una de las prioridades de la política económica.

En cambio, los conocedores insisten en que el país debe reflexionar sobre un tema más estructural. Y es que más allá del deterioro reciente, Colombia mantiene las peores cifras de desempleo de América Latina, en donde el promedio regional es del 7,5 por ciento. Uno de los motivos de preocupación es que en los dos años pasados, cuando el comportamiento del Producto Interno Bruto fue el mejor de las últimos tres décadas, la desocupación cedió, pero no a la velocidad que muchos esperaban. En cambio, un traspié como el de los últimos meses, que es todavía pequeño, vino acompañado de una desmejora muy fuerte. Dicho de otra manera, un crecimiento del PIB cercano al 4 por ciento anual serviría en otras latitudes para bajar el desempleo, pero ese no parece ser el caso en Colombia.

En consecuencia, buena parte de los académicos insiste en que los costos de contratación en el país son tan exagerados, que generar nuevos puestos de trabajo es difícil. La cascada de contribuciones al Sena, el Bienestar Familiar, los fondos de solidaridad y la seguridad social hace que los llamados impuestos al trabajo lleguen a pesar hasta un 60 por ciento adicional a lo que vale un trabajador. Si bien el desmonte de algunos de esos recargos ha sido tabú en el pasado, el Congreso viene de celebrar varios foros sobre el tema. La pregunta es si el Gobierno está dispuesto a analizar el asunto ahora que la meta de bajar el desempleo al 10 por ciento en el 2010 parece ahora cada vez más lejana.

Siga bajando para encontrar más contenido