Temen llegada de caña al Amazonas

Los cultivos de caña de azúcar destinados a la producción de etanol comienzan a expandirse lentamente en la Amazonía, pese a la prohibición anunciada por el gobierno brasileño, informó el diario O Globo.(VER GRAFICO)

POR:
julio 31 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-07-31

Según cifras oficiales citadas por el periódico, la producción de caña de azúcar en la Amazonía brasileña saltó de 17,6 millones de toneladas en la cosecha del 2006 a 19,3 millones de toneladas en la cosecha del actual año. Las mismas cifras indican que en el último año el área cultivada con este cultivo en el estado de Amazonas, el mayor en el interior de la Amazonía, se expandió en un 8 por ciento (de 4.800 a 5.200 hectáreas). Esa expansión llegó al 13 por ciento en el estado de Tocantins (de 4.500 hasta 5.100 hectáreas) y al 10 por ciento en el estado de Mato Grosso (de 209.700 hasta 230.700 hectáreas), ambos en la Amazonía. El gobierno brasileño ha insistido en refutar las crecientes críticas en el sentido de que el auge del etanol, el alcohol combustible elaborado a partir de la caña de azúcar, representa una amenaza para la preservación de la Amazonía. Según el Gobierno, Brasil tiene áreas más aptas y aún ociosas para expandir las plantaciones de caña, por lo que difícilmente el cultivo aumentará la devastación de la mayor selva tropical del mundo. La mayor parte de las cerca de 6,5 millones de hectáreas sembradas de caña en Brasil está en el sureste del país. El presidente Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó el mes pasado en un congreso internacional sobre biocombustibles, en Bruselas, que las tierras de la Amazonía no son propicias para el cultivo de caña de azúcar. El gobierno, además, anunció hace dos semanas un plan para prohibir por completo los cultivos de caña tanto en la Amazonía como en el Pantanal, otro importante ecosistema brasileño. Brasil es el principal productor y exportador mundial de azúcar y etanol de caña, con una producción en torno a 30 millones de toneladas y de 17.500 millones de litros por año, respectivamente. Además, lidera al lado de E.U., el otro importante productor mundial de etanol, una campaña para incentivar la producción y consumo de biocombustibles en el planeta. El gobierno brasileño ha firmado diferentes acuerdos con países latinoamericanos y africanos para ofrecer asistencia técnica y apoyo a proyectos para la producción de biocombustibles. Igualmente, ha firmado acuerdos con países desarrollados, principalmente europeos, para incentivar y financiar la producción de etanol en las naciones en desarrollo. Pese a que las cifras oficiales evidencian una incipiente expansión de la caña de azúcar en la Amazonía, el gobierno insiste en negar que la cultura haya ingresado a la región. "No existe caña en la Amazonía. No tenemos conocimiento de ningún proyecto en la región, ni reciente ni antiguo", afirmó el ministro de Agricultura, Reinhold Stephanes, al ser interrogado por el diario O Globo sobre la expansión. Efe MEXICO DA NO AL MAIZ PARA BIOCOMBUSTIBLES Investigadores mexicanos rechazaron el uso de maíz para producir etanol ya que, además de las repercusiones para la sobe- ranía alimentaria que puede tener, no supone un beneficio para el medio ambiente. En un seminario sobre biocombustibles convocado por varias ONG, se criticó la visión de poner al etanol como la solu- ción a los problemas de energía. Según los investigadores el índice de energía que se produce con la caña respecto al que se utiliza para su producción es de 8 a 1, es decir, “la caña produce más energía de la que se le mete al cultivo. En cambio el del maíz es de 1,3 a 1, prácticamente se saca la misma energía que se mete”.

Siga bajando para encontrar más contenido