‘Tener banca electrónica no es transformación digital’

Driss Temsamani, director de Canales Digitales y Servicios de Banca Empresarial para Citi, dice que la meta es superar el 95% de digitalización.

Driss Temsamani, directivo de Citi Latinoamérica

Driss Temsamani, directivo de Citi Latinoamérica.

Archivo particular

POR:
Portafolio
noviembre 08 de 2018 - 10:38 p.m.
2018-11-08

La transformación digital en el sector bancario no es simplemente proveer más canales y servicios de manera electrónica a las empresas, sino que se trata de todo un proceso que se da desde el interior de las entidades financieras.

Así lo señala Driss Temsamani, el director de Canales Digitales y Servicios de Banca Empresarial para Citi Latinoamérica, quien considera que el acceso de los usuarios a la banca digital es solamente ‘la punta del ‘iceberg’, pues debajo del agua está toda la transformación y aplicación de la tecnología en las entidades para hacer sus procesos digitales más sencillos. Sobre este y otros temas, el directivo habló con Portafolio.

(Transformación digital para empresas en la nueva economía). 

Ustedes han mencionado que quieren convertirse en líderes en temas de transformación digital al 2020. ¿Cómo lograrlo?

Hay una gran diferencia entre transformación digital y banca electrónica. En los últimos 30 años, todos los bancos estuvieron trabajando para proveer servicios electrónicos, pero la transformación digital es otro asunto. La punta del iceberg es la banca digital o la banca móvil a la que accede el cliente, pero por debajo de eso hay algo mucho más grande que es el verdadero centro de la transformación digital. Tenemos una metodología con múltiples indicadores como las interacciones con los clientes que tienen intervención humana, las transacciones análogas. Todo eso lo medimos mes a mes y la meta es llegar al 95% de operación digital, tal vez un poco más. Siempre habrá que dejar una parte del banco física porque si los sistemas se caen, o pasa cualquier cosa, el banco debe estar abierto para responder las necesidades de sus clientes.

De cualquier manera, todo eso se traduce en eficiencia y control para los clientes, porque las transacciones digitales implican menos errores y además nos permite mejorar el servicio al usuario.

En esta nueva era del Citi en países como Colombia, que está más enfocada en el segmento corporativo, ¿cómo están trabajando el tema digital?

Lo que estamos viendo en general es un aumento de nuevos flujos que están entrando a la economía formal a través de la nueva propuesta de valor de empresas digitales. Cada vez más gente está participando en economías compartidas (transporte, alquileres, entre muchos otros servicios) que necesitan tener cuentas bancarias para recibir los pagos, al tiempo que hay más gente consumiendo este tipo de servicios, que tradicionalmente no participaban de los servicios financieros tradicionales y que ahora lo están haciendo con los celulares y monederos electrónicos.

Citi se ha convertido en el banco corporativo de las empresas digitales, porque ellas trabajan con nosotros, somos quienes les procesamos los pagos de consumidores y proveedores, y muchas de estas empresas nacen en un país y se expanden rápidamente a otro, y nosotros les proveemos la red regional y los canales digitales para conectarse.

¿Qué tendencias están notando para que el desarrollo sea apropiado?

Estamos teniendo discusiones frecuentes con ‘fintech’, gobiernos y otros bancos para ver la manera de acelerar la transformación digital y hay varios temas. Uno, es la identidad digital, otro es trabajar en formatos estandarizados, y el otro punto es que estamos pasando de un internet de información a uno de valor, y ahora que todo se está digitalizando en las entidades ahora son datos que están viajando por internet y ahí es clave el tema de ciberseguridad. Hoy, la caja fuerte de un banco tiene más información de lo que tenía antes en efectivo y el 90% del dinero del mundo fluye de manera digital.

¿Cómo trabajan con las ‘fintech’?

Tenemos unos centros de excelencia a nivel mundial que evalúan a las ‘fintech’ y las ponen en diferentes categorías. Estamos hoy en varios estados, trabajando con prototipos, testeo, cocreación en laboratorios de innovación, y otros nos están ayudando en un tema que ellos hacen muy bien como lo es crear mejores experiencias digitales para los clientes. Dependiendo del país la colaboración es diferente, pues en algunos casos hay soluciones de las fintech que las adoptamos, pero hay otras que desarrollan al interior del banco por temas regulatorios o de confidencialidad de datos.

(Dos de cada tres ‘fintech’ ya tienen un desarrollo avanzado). 


¿Cómo percibe al mercado colombiano?

Estamos muy satisfechos de los avances que se están haciendo y que los bancos están impulsando la agenda digital, todo este esfuerzo va a lograr muchas cosas positivas. Cuando hay bancos que se quieren transformar, clientes que buscan eso, gobiernos que quieren transparencia, reducir el efectivo, proteger la identidad, se puede decir claramente que el país está avanzando hacia una era digital de manera sincronizada.

LOS NUEVOS JUGADORES

¿La prestación de los servicios financieros ya no es exclusiva de las entidades tradicionales?


Todo depende de varias cosas. Por ejemplo, el marco regulatorio de casi todos los países se preocupa por la estabilidad financiera, por la protección de datos del consumidor final y la transparencia, los bancos fueron siempre regulados frente a eso y cumplen con esas regulaciones; en cuanto a las ‘fintech’, hay agilidad y capacidad de desarrollar soluciones muy rápido, que son comercializables y con una adopción muy alta.

Pero al final del día, la pregunta es si esas entidades están cumpliendo con el marco regulatorio. En Colombia funcionamos distinto, porque trabajamos con corporativos y gobiernos, no con el consumidor final donde más entran las ‘fintech’.

Siga bajando para encontrar más contenido