Con tierra se hace vivienda sostenible

La iniciativa se ha puesto en práctica para construir casas de interés social, aunque sirve para to

POR:
febrero 26 de 2011 - 12:34 a.m.
2011-02-26

En Subachoque se está construyendo un prototipo de vivienda social sostenible y bioclimática ejecutada con mano de obra local y 90 por ciento de materiales naturales del lugar, entre ellos, la tierra y el bahareque.
Según la arquitecta Lucía Esperanza Garzón, quien forma parte del equipo que lidera el proyecto, el resultado forma parte de una tarea de transferencia tecnológica de un sistema desarrollado en Perú denominado quincha prefabricada.
“Este se basa en tecnologías ancestrales tecnificadas que emplean materiales naturales producidos por cadenas sostenibles, que se plasman en paneles de madera con coordinación modular, envoltura con cañas trenzadas y revestimiento de tierra”, explica Garzón, quien agrega –a propósito del tema– que durante marzo se realizará un taller práctico para analizar la experiencia, que ha tenido el acompañamiento del arquitecto mexicano Ramón Aguirre.
Llama la atención que el sistema, usado en las paredes y en la cubierta, se desarrolló adaptando la técnica regional.
Por ejemplo, el techo va estructurado con vigas de madera, con un tejido trenzado de bambú que, como cielo falso, proporciona aislamiento térmico.
“Sobre estas se ubica una capa de carbón vegetal recubierta con tierra con el fin de brindarle una piel de 8 centímetros que por medio de un manto impermeabilizante responde bioclimáticamente a las condiciones locales”, anota la arquitecta.
El prototipo cuida el medio ambiente y busca acciones concretas de diseño y construcción con el fin de respetar el ciclo de vida de los materiales y, a la vez, con bajo consumo energético en la producción.
INFORMACIÓN DEL TALLER: (571) 340 8377.

Con la aplicación de técnicas ancestrales y el uso de materiales locales se pueden levantar viviendas resistentes y con altos estándares de calidad.

Obra natural y más barata
La cubierta del proyecto, de bajo costo, lleva maderas ensambladas de acuerdo con las medidas del mercado para obtener la curvatura y realzar el diseño. “Este sistema de bahareque prefabricado producido con materiales naturales, locales y reciclables es una alternativa ligera, de montaje rápido y con baja huella ecológica porque los desechos son mínimos y el transporte es casi inexistente”, explica la arquitecta arquitecta Lucía Esperanza Garzón.

Siga bajando para encontrar más contenido