TLC con Colombia, ‘descartado’

Un nuevo golpe a las expectativas del Gobierno y los empresarios colombianos, de lograr la aprobación este mismo año del Tratado de Libre Comercio TLC, dieron ayer los dirigentes demócratas de Estados Unidos.

POR:
junio 30 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-06-30

En una carta que hicieron pública, y que está firmada por la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi; el líder de la minoría Steny Hoyer; el presidente del Comité de Medios y Arbitrios, Charles Rangel y Sander Levin, quien dirige el Subcomité de Comercio, los demócratas descartaron el aval al TLC con Colombia. A pesar de presentar al país como ‘un aliado crucial’ de Estados Unidos en la región, descartaron aprobar el TLC; insistieron en que “hay una amplia preocupación en el Congreso por los niveles de violencia en Colombia, la impunidad, la falta de investigación y procesamiento, así como el papel de los paramilitares”, afirmaron. Según los demócratas, “asuntos de esta naturaleza, no pueden ser resueltos solamente mediante el lenguaje en un acuerdo comercial”. Por esta razón, aseguraron que “primero tiene que haber pruebas concretas de resultados sostenibles en el terreno y los congresistas seguirán trabajando con todas las partes interesadas para lograr que se consiga esto, antes de analizar cualquier TLC”.. “Por tanto, no podemos apoyar ahora el TLC con Colombia”. Con estas declaraciones, los dirigentes de la mayoría separaron definitivamente la suerte de los tratados con Perú y Panamá, de la de Colombia. Esto implica que en julio someterán los acuerdos de Perú y Panamá a la Cámara de Representantes, aunque sin mencionarlo explícitamente y sin dar garantías de que sean aprobados tanto por la Cámara como por el Senado, cuyos dirigentes no firmaron el acuerdo. “Nuestra expectativa es que, en las próximas semanas, tanto el Congreso peruano como el estadounidense hagan lo necesario para garantizar que el acuerdo sea implementado totalmente”, se limitaron a decir los cuatro dirigentes demócratas. Los demócratas, no obstante, dejaron entrever una probable ratificación, al adelantar una visita bipartidista a ambos países en agosto para exigir los cambios legislativos que se efectúan tras la aprobación del texto para permitir la implementación definitiva de los acuerdos. Con agencias.

Siga bajando para encontrar más contenido