Transporte de Nueva York vuelve a la normalidad

Los empleados del transporte público de Nueva York retornaron ayer a sus puestos de trabajo, luego de tres días de paralización total de la red de autobuses y metro, que provocó un gran daño económico a la ciudad.

POR:
diciembre 23 de 2005 - 05:00 a.m.
2005-12-23

La decisión permitió reanudar las negociaciones sobre el convenio colectivo del sector entre el sindicato TWU Local 100 y la Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA), que quedaron rotas la madrugada del pasado martes, por la negativa de la MTA a retirar su propuesta de recortar las prestaciones por jubilación y del seguro de salud para los nuevos empleados. La huelga ha obligado a cerca de siete millones de personas a buscar maneras alternativas para llegar a sus puestos de trabajo, como hacer autostop, viajar en bicicleta, en patines o, la mayoría, ir caminando, lo que ha generado riadas de personas sobre los puentes de Manhattan. La protesta ha generado un grave daño económico a la ciudad, más de 1.000 millones de dólares según la administración, dado que se ha producido en plena campaña navideña de ventas y en una de las temporadas altas de turismo. El sindicato accedió a finalizar la huelga tras sufrir una enorme presión política por parte de las autoridades estatales y por el alcalde republicano Michael Bloomberg, que los acusó de 'delincuentes'. También han sufrido una gran presión social y mediática, especialmente de diarios sensacionalistas como el New York Post, que tachó de 'ratas' a los empleados del transporte público. Pero la mayor presión ha sido la judicial, pues desde el primer momento las autoridades advirtieron que la huelga era ilegal, según una norma, la Ley Taylor, que prohíbe a los empleados públicos realizar este tipo de protestas. Un juez de Brooklyn, Theodore T. Jones, impuso el pasado martes una multa de un millón de dólares por cada jornada de paro al sindicato, que apenas cuenta con tres millones en activos. Una vez cancelada la huelga, patronal y administración podrán volver a negociar el convenio colectivo, y especialmente el controvertido asunto de las pensiones, que precisamente causaron las mayores fricciones. Ahora, en el proceso de negociación abierto, uno de los puntos que reclamarán los sindicalistas será la amnistía por las multas que les corresponderían según la Ley Taylor. Efe -Convocan una huelga en el Metro de Londres Londres. El Metro de Londres, que usan a diario más de tres millones de viajeros, podría estar cerrado para el 'año nuevo' por la huelga de gran parte de sus trabajadores, que votaron ayer a favor de esa medida de fuerza. Más del 80 por ciento de los 4.000 miembros del Sindicato Ferroviario, Marítimo y de Transporte (RMT) apoyaron la convocatoria de un paro en el metro para el 31 de diciembre, desde la media noche hasta la misma hora del primero de enero. Los afiliados del RMT también se pronunciaron a favor de otra huelga de 24 horas para el próximo 8 de enero. De mantenerse el paro del 31 de diciembre, esa medida afectará especialmente a los millones de personas que tenían previsto desplazarse en Londres para asistir a los festejos de Año Nuevo. Los empleados del metro londinense temen un recorte laboral, debido al cierre de algunas oficinas expendedoras de billetes, y por una disputa en relación con el número de horas trabajadas a la semana.

Siga bajando para encontrar más contenido