El tratado sería ‘paganini’ de la disputa entre los republicanos y los demócratas

El tratado entre Estados Unidos y Colombia, firmado a finales del año pasado, debería ser aprobado por el Congreso de ese país antes del 30 de junio, tal como lo hubiese presentado el gobierno de Bush. En esa fecha se termina la autorización otorgada al ejecutivo por parte del Congreso.

POR:
enero 31 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-01-31

Con la prórroga de la autorización, ya no se tiene ese plazo, lo cual podría ser interpretado como una gabela que tiene el tratado para ser aprobado, pero la realidad es que también se alarga la posible renegociación. Y ésta parece ser la idea, que no sólo sería los temas ambientales y laborales, sino otros asuntos. Es más, la revisión de lo laboral y ambiental no iría en cartas adjuntas, sino en el cuerpo mismo del tratado. El tema salió a flote ayer durante una audiencia organizada por la Comisión de Medios y Arbitrios para revisar la agenda comercial de E.U. ahora que los demócratas controlan el legislativo, de acuerdo con el corresponsal de CEET en Estados Unidos, Sergio Gómez. “Hay que renegociar los tratados que están sobre la mesa, como los de Perú y Colombia. Si nos movemos rápido -y eso se da- creo que podemos aprobarlos”, sostuvo Sander Levin, presidente del subcomité de Comercio, órgano encargado de iniciar el trámite del TLC en el Capitolio. A la salida de la audiencia, se le pidió a Levin que precisara sus comentarios. La precisión era bien importante pues hasta la fecha se había hablado de incluir algunas de las demandas demócratas en cuanto a normas laborales, a través de cartas anexas al tratado o algún otro mecanismo, más no de reabrir la negociación. “La administración (Bush) quiere que sea a través de cartas anexas. Pero nosotros no vemos como estas serían de obligatorio cumplimiento pues están por fuera del tratado. Lo que queremos es renegociar algunos de las provisiones que hay en los capítulos”, explicó el representante tras anunciar que esta misma semana se reunirían con funcionarios del gobierno para tratar el asunto. Indicó, además, su intención de modificar no sólo el capítulo laboral sino los que tiene que ver con “normas ambientales, medicamentos e inversiones entre otros”. De acuerdo con Levin, la idea es realizar esos cambios de aquí al 31 de marzo, fecha a partir de la cual el TLC sería considerado por el Congreso y que daría el tiempo justo para que el Acuerdo este cobijado por la Autoridad para Promover Comercio (TPA). Pero la verdad es que la renegociación de esos asuntos se tomaría mucho más tiempo, lo cual justificaría la ampliación de la autorización más allá de junio 30. La audiencia de ayer era importante pues era la primera realizada por los demócratas desde que ganaron las elecciones en noviembre, y existía expectativa por conocer sus intereses y agenda frente al tema comercial. Esas negociaciones entre los dos partidos también incluye mejoras al programa federal del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, conocido como “Asistencia por Ajustes Comerciales” (TAA) y que provee ayuda a quienes, por ejemplo, pierden sus trabajos o ven reducidos sus salarios debido al incremento en las importaciones. El Comité de Medios y Arbitrios celebró la audiencia sobre el comercio y la globalización, en la que el legislador republicano, Jim McCrery se sumó al llamamiento para mejorar las oportunidades económicas de Estados Unidos y ayudar a los empleados desplazados por el comercio internacional.30 de junio de 2007 vence la autorización del Congreso de E.U. para que el gobierno negocie TLC.

Siga bajando para encontrar más contenido