Tres sabios consejos de Steve Jobs

En Estados Unidos las universidades tienen una estupenda costumbre, que consiste en invitar a destacadas personalidades a pronunciar un discurso en sus ceremonias de graduación. (En Colombia eso también sucede en algunos casos, pero lo ideal es que se aplicara siempre, con personajes de alto nivel que tengan la capacidad de transmitir mensajes personales y profesionales que sean valiosos para los nuevos profesionales). La prestigiosa Universidad de Stanford -en California, invitó a dicho evento al muy exitoso empresario Steve Jobs -fundador y presidente de Apple, la empresa de computadores (creadores del célebre Mac). Y sus palabras nos han conmovido. En este espacio queremos destacar tres sabios consejos de su autor:

POR:
julio 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-07-31

* “...No pueden conectar los puntos (los acontecimientos claves de la vida) mirando hacia el futuro; solamente pueden conectarlos mirando hacia el pasado. Por lo tanto, tienen que confiar en que los puntos de alguna manera se conectarán en su futuro. Tienen que confiar en algo -su instinto, su destino, su vida, su karma, lo que sea. Esta perspectiva nunca me ha decepcionado, y ha hecho la diferencia en mi vida...”. * “...En ocasiones la vida te golpea con un ladrillo en la cabeza. No pierdan la fe. Estoy convencido de que lo único que me permitió seguir fue que yo amaba lo que hacía. Tienen que encontrar eso que aman. Y eso es tan válido para su trabajo como para su vida sentimental. Su trabajo va a llenar gran parte de sus vidas, y la única manera de sentirse realmente satisfechos es hacer aquello que creen es un gran trabajo. Y la única forma de hacer un gran trabajo es amando lo que hacen. Si todavía no lo han encontrado, sigan buscando. No se detengan. Al igual que con los asuntos del corazón, sabrán cuando lo encuentren. Y al igual que cualquier relación importante, mejora con el paso de los años. Así que sigan buscando hasta que lo encuentren. No se detengan...”. * “...Su tiempo de vida tiene un límite, por lo tanto, no lo pierdan viviendo la vida de otra persona. No se dejen atrapar por dogmas -es decir, vivir en función de lo que piensan otras personas. No permitan que el ruido de las opiniones ajenas silencie su propia vida interior. Y más importante todavía, tengan el valor de seguir su corazón y su intuición, todo lo demás es secundario...”.

Siga bajando para encontrar más contenido