Más de US$50 mil millones le pueden significar al país algunos negocios de la empresa privada

Sería en los próximos 10 años. Esta una suma de dinero nada despreciable en inversión para infraestructura vial y para el sector energético, en tiempos de crisis financiera mundial.

POR:
diciembre 27 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-12-27

Miguel Peñaloza, alto consejero presidencial para las regiones, es uno de los que, desde el Gobierno, están encargado de 'prender las alarmas' cuando uno de estos proyectos esté en riesgo y salvarlo convocando a ministros o al mismo presidente Álvaro Uribe si es necesario.

"Nos van a decir ilusos, porque muchos de estos proyectos se van a caer, dadas las nuevas circunstancias económicas. La banca multilateral tiene una demanda de créditos tres veces superior a su capacidad de oferta. Debemos movernos a gran velocidad y aprehendernos de esos 50 mil millones de dólares para mantener la dinámica de la economía", dice Peñaloza.

El ministro de Minas, Hernán Martínez, el 'doliente' de que logren ejecutarse en su sector inversiones por 39.500 millones de dólares, sabe que ese es el camino: "Hay que hacerle seguimiento a la financiación de esos proyectos y tener fuentes de financiación alternas".

7.100 millones de dólares en dos refinerías

La expansión de la refinería de Cartagena costará 4.000 millones de dólares y entraría en operación en enero del 2012, para que pase de procesar 80 mil barriles de petróleo diarios a 150 mil.

La iniciativa estaba estimada en 3.000 millones de dólares, pero la coyuntura económica obligó a que Glencore, en cabeza del proyecto, revaluara los costos. Según Miguel Peñaloza, alto consejero presidencial, este caso es un ejemplo de que se le debe poner lupa a estas inversiones: "La idea es que si un proyecto tambalea entramos a mirar cómo ayudamos", dijo.

El ministro de Minas, Hernán Martínez, aunque admitió que la financiación de la modernización por parte de Glencore puede tener problemas dijo que ya trabajan en eso: "Faltan 1.000 millones de dólares que se requerirían por allá en el 2010, pero es un proyecto muy rentable que no debería tener problemas".

Por su parte, la refinería de Barrancabermeja será modernizada y significará una inversión de 2.400 millones de dólares. Se espera que entre en operación en enero del 2013. También se invertirán otros 695 millones de dólares para su planta de tratamiento, que entraría a funcionar en diciembre del 2009.

US $ 24.000 millones en exploración

Hasta el momento está comprometida la exploración de 100 pozos al año por valor de 4.000 millones de dólares, entre el 2009 y el 2015, lo que significa una inversión de 24.000 millones de dólares en los próximos 6 años y la perforación de 600 pozos.

Según el ministro de Minas, Hernán Martínez, estas estimaciones se hacen "sin contar lo que signifique el desarrollo de algún descubrimiento petrolero".

El Ministro explicó que este año, de 100 nuevos pozos que se exploraron, se encontraron algo más de 30 campos con petróleo.
Los espacios asignados para la exploración suman entre 8 o 9 millones de hectáreas en el mar y unos 32 millones de hectáreas en el interior del país.

US $ 2.400 millones para el carbón

Según el Ministerio de Minas, hay otra inversión de 300 millones de dólares para expandir Puerto Bolívar y que este pase de 30 a 40 millones de toneladas de carbón al año.

También se invertirán 700 millones de dólares para incrementar la producción. El Cerrejón busca llegar a 40 millones de toneladas al año en el 2011 (hoy produce 30), y la Drummond, en el Cesar, planea pasar de 48 a 80 millones de toneladas en el 2012.

US $ 6.000 millones para generar energía

Así lo tiene contemplado el Ministerio de Minas y en sus cuentas está la hidroeléctica de Amoyá, en Tolima, a cargo de Isagén, que estaría lista en diciembre del 2012.

En esa misma fecha deben estar finalizadas la térmica a Carbón de Gecelca, en Córdoba, y la térmica a diesel y gas de Termocol, en Magdalena.

Las otras seis hidroeléctricas están en lista para ser construidas entre el 2014 y el 2019. Ellas son la de Pescadero-Ituango, en Antioquia; la de Porce IV, en el mismo departamento; Hidrosogamoso (de Isagen), en Santander; Quimbo (de Emgesa), en el Huila; Miel II (de Epsa y Gensa), en Caldas; y la de Cucuana, en Tolima.

Además de estas nuevas plantas se prevé una inversión de 1.200 millones de dólares para conectarlas con los sistemas nacionales de energía.

ANDRÉS GÓMEZ OSORIO
REDACCIÓN POLÍTICA
andoso@eltiempo.com.co

Siga bajando para encontrar más contenido