Veinte recetas navideñas

1. Proponga mayores rebajas a los derechos pensionales de esos privilegiados que han podido trabajar veinte y más años, cotizado a los fondos y cumplido con sus obligaciones laborales.

POR:
diciembre 22 de 2005 - 05:00 a.m.
2005-12-22

2. No toque las pensiones de los magistrados de las altas cortes, el Presidente de la República, los altos mandos militares, los ministros y los congresistas. 3. No respete los acuerdos internacionales de Colombia en la CAN sobre propiedad intelectual. Al fin y al cabo son únicamente compromisos con países hermanos y no cumplirlos sólo afecta el acceso a la salud por parte de los colombianos. Proteja los justos beneficios de las multinacionales farmacéuticas. 4. Transfiera recursos del Estado central para pagar las deudas del Metro de Medellín pero no para los hospitales. La salud es para unos pocos de las clases desfavorecidas. Financiar las deudas que, como la del Metro han sido producto de manejos poco claros, es más rentable políticamente que proteger la salud pública. 5. Aumente los salarios a los altos funcionarios del Estado sino, se les van. No habría entre los desempleados del país con quién reemplazarlos. Casi nadie sirve. 6. El salario mínimo no debe aumentar en un porcentaje más allá de la inflación y la productividad. De otra manera, algunos economistas les dirán que aumentarán los informales y el desempleo. 7. Rebaje el impuesto a la renta al capital y a las empresas, pero eso sí, para equilibrar las finanzas aumente los impuestos indirectos a los demás. 8. Flexibilice las condiciones del salario. El trabajo es una mercancía cuyas relaciones deben regirse por las normas comerciales y no las laborales. 9. El TLC debe ser tarea de la tecnocracia. No consulte a la sociedad, no entiende nada de tan importantes temas. 10. Debe haber más dinero del presupuesto nacional para los victimarios que para las víctimas. Por lo tanto, hay que favorecer a los violentos y no a los desplazados por la violencia 11. Firme cartas de intención para vender empresas públicas, después averigüe cuánto valen y si los negocios son buenos para el país (Telecom). Proponga y defienda a capa y espada leyes que como la forestal destruirán los recursos de la biodiversidad y crearán más violencia en el campo. 12. No toque las ‘tierritas’ de los hombres honrados que lograron hacer la contrarreforma agraria con el sudor de las armas. 13. Baje la inflación con la revaluación del dólar y hágase el de la vista gorda con el lavado de activos. 14. Aumente los precios de los servicios públicos, los combustibles y la educación. Eso sólo toca el ingreso de los menos favorecidos. 15. Promueva la seguridad jurídica a la inversión: “ganen más y distribuyan menos”. 16. Solicite a los empresarios que las vacantes de empleo no se les den a los millones de desempleados capaces y honrados. Estos deben ser para los reinsertados. 17. Comprométase a nombrar asesores empresariales o inversionistas en Palacio. Ellos sí saben manejar la ‘platica’ y no confunden lo público con lo privado. 18. Ponga a los pájaros a tirar a las escopetas. A los delincuentes a cuidar la cueva de Ali Baba: nómbrelos celadores, guardias forestales o policías comunitarios. 19. Visite en diciembre las ciudades luz de Colombia: Medellín o Bogotá. No se le ocurra ir a lo oscuro del Chocó. Demasiada negritud. 20. Si decide no utilizar las recetas anteriores, seguramente no será ni el elegido ni el reelegido. Si propone algo en contrario será tachado de populista. Para el futuro, a lo mejor, sólo a lo mejor, años después lo reivindicarán. Lo bueno: podrá cenar tranquilo en las fiestas que se avecinan. Un feliz año 2006 para los lectores y electores. Germán Umaña Mendoza Profesor Universidad Nacional

Siga bajando para encontrar más contenido