Este viernes inicia Conferencia Mundial del Café en Guatemala: Nestor Osorio pidió echar mano de inventarios

A la dirigencia cafetera mundial le preocupa la baja producción frente a un aumento considerable del consumo del grano.

POR:
febrero 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-02-26

Los buenos niveles de precio alcanzados por el grano, lo mismo que el incremento en el consumo serán dos de los temas tratará Néstor Osorio, el director de la Organización Mundial del Café (OIC), quien inaugurará hoy Conferencia Mundial del Café, en Ciudad de Guatemala.

Para el máximo dirigente cafetero, los niveles de precio para el llamado 'compuesto de la OIC, que habían caído en 2001 y 2002 a promedios de 45 centavos de dólar la libra se recuperaron en el 2005 a índices de alrededor de 90 centavos. Como es sabido, esa tendencia alcista se ha mantenido y hoy registra promedio de 1,2 dólares la libra El colombiano, por ejemplo, en los últimos 12 meses se ha incrementado de 1,42 a 2,07 dólares por libra; durante enero, por ejemplo, se ha mantenido por encima de los dos dólares,  mientras que para el mismo mes del 2002 fue de 64,9 centavos.

Para la OIC,  la reducción de la oferta y el aumento en el consumo han sido dos factores han sido fundamentales para que se haya presentado esta situación. En cuanto al primero vale la pena destacar que el ciclo de precios bajos menguó la oferta de los países africanos y centroamericanos, mientras que las cifras del consumo indican que este ha crecido en 28 millones de sacos entre el 2000 y el 2009, al pasar de 104 millones a 132 millones, lo que arroja un crecimiento sostenido de 2,6  por ciento anual.

Ahora, lo que preocupa al gremio y será de debate durante la conferencia es la estrechez que se está formando entre el aumento en el consumo y la merma en la producción mundial, pues ha registrado un comportamiento errático: 129 millones de sacos en el 2006, 119 en 2007, 128 en 2008 y 123 millones de sacos en el 2009.

Así las cosas, se espera que la del 2010 sea de (máximo) 125  millones de sacos, lo que obligará a usar los inventarios mundiales del grano; se calcula que los importadores tienen algo más de 25 millones de sacos. Otro tema que será tratado durante la conferencia será el de la reducción de los ingresos de los productores, quienes han tenido que soportar de sus propios bolsillos incrementos en los precios de los fertilizantes y en la mano de obra.

También dificultades para la consecución de crédito y financiamiento, alta incidencia de las plagas y las enfermedades y revaluación de las monedas locales frente al dólar estadounidense (moneda con la que se pagan las exportaciones). "Los problemas inherentes al cambio climático comienzan a manifestarse en las tierras dedicadas al café, y las condiciones de vida de las familias cafeteras se ven amenazadas, alejando así las posibilidades de cumplir con los objetivos de desarrollo del milenio y de erradicación de la pobreza", dijo Osorio desde Ciudad de Guatemala.

Ahora, como solución al incremento de la producción para satisfacer la demanda, el dirigente no considera que deban ampliarse las áreas de siembra, más bien, durante el congreso planteará la necesidad de trabajar en proceso de renovación de los cafetales, en espera de una mayor productividad, tal como lo hizo Colombia.

Para este año se espera que 100.000 hectáreas renovadas entren a su etapa productiva en el país. Por último, Osorio pedirá a los representantes de cada uno de los 77 países miembros de la OIC que colaboren con aquellos que no han concluido el proceso de ratificación, aceptación o aprobación del nuevo Acuerdo Cafetero. "Este requisito ya se cumplió ampliamente en el sector importador, pero en el exportador tan solo se llega al 51,4 por ciento del 66.6 por ciento estipulado", concluyó el colombiano Néstor Osorio, director de la Organización Mundial del Café (OIC).

Siga bajando para encontrar más contenido