Wall Street: descalabro histórico

Ayer, antes de que la Cámara de Representantes anunciara su negativa ante el plan de rescate financiero propuesto por el Gobierno de Estados Unidos, la incertidumbre ya reinaba en la Bolsa de Nueva York. A media mañana, Wall Street perdía más de 700 puntos, es decir, un 6,32 por ciento.

POR:
septiembre 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-30

Sin embargo, nadie imaginaba que el descenso en puntos que se presentaría de allí en adelante sería el peor en la historia de este parque bursátil.La negativa al plan de rescate anunciada hacia el mediodía de Colombia por la Cámara de Representantes en Estados Unidos, desató el pánico de los inversionistas. La desconfianza se apoderó del planeta financiero. Al final de la sesión, el índice Dow Jones registró una pérdida de 777,68 puntos (6,98 por ciento), la más alta de toda su historia. Mientras tanto, el índice Nasdaq, que agrupa a las principales compañías de tecnología, cayó 9,14 por ciento. Porcentualmente, la última vez que se contabilizó una caída tan fuerte del principal índice de Nueva York fue el día en que se retomó la actividad bursátil tras los atentados del 11-S en el 2001. Aquel día, el Dow Jones cayó el 7,13 por ciento. La mayor caída porcentual de este índice se registró en 1914, cuando perdió el 24,39 por ciento de su valor, después de los cuatro meses sin mercado por la primera Guerra Mundial. En el famoso lunes negro del 19 de octubre de 1987 registró su segundo mayor descenso porcentual (-22,61 por ciento). Al grito de ‘sálvese quien pueda’, los inversionistas optaron por saltar del barco saqueando todo lo que encontraron a su paso: el sector de combustibles, por ejemplo, cayó el 11 por ciento en Wall Street, el de materias primas el 10 por ciento y el de telecomunicaciones el 7,2 por ciento. Por supuesto, el sector financiero también salió resentido y cayó 14,24 por ciento. Los bancos perdieron el 16,5 por ciento de su valor en bolsa en un solo día, las aseguradoras el 11,28 por ciento, las firmas de servicios financieros el 15,61 por ciento, las hipotecarias el 14,77 por ciento y las inmobiliarias el 8,41 por ciento. REPERCUSIONES MUNDIALES La desconfianza financiera ya había echado raíces en Europa y Asia, afectando los principales parques bursátiles de esos continentes. En Europa, Viena registró su mayor caída desde 1997 (-8,05 por ciento), Milán perdió el 4,98 por ciento, Londres el 5,3 por ciento y Madrid el 3,88 por ciento. Horas antes, Hong Kong había cerrado con un descenso del 4,29 por ciento, Seúl del 1,35 por ciento, Tokio del 1,26 por ciento y Bombay del 3,87 por ciento. Más allá de la negativa de la Cámara de Representantes de Estados Unidos ante el plan de salvamento, preocupa que la confianza se ha evaporado de todo el sistema financiero. Pero lo que más temen los analistas y reguladores es que, si finalmente la Cámara echa reversa y aprueba el rescate financiero, el plan no infunda la suficiente confianza y respeto entre los inversionistas y no detenga por tanto su desenfrenada venta de activos. Agencias EL VECINDARIO TAMBIÉN VIVIÓ SU ‘LUNES NEGRO’ Latinoamérica no pudo esquivar una de los lunes más negros en la historia y también sus bolsas cerraron con pérdidas significativas. La Bolsa de Sao Paulo, que suspendió por media hora su sesión debido a que la caída superaba el 10 por ciento, terminó perdiendo 9,36 por ciento. El parque bursátil de Santiago sufrió su peor caída en diez años tras perder 5,49 por ciento, su principal indicador, el Ipsa, que quedó en 2.631,16 puntos. México registró su mayor descenso del año (6,4 por ciento). El efecto dominó también afectó el Índice General de la Bolsa de Valores de Lima, que cerró en 11.118,83 puntos, tras registrar una baja de 4,90 por ciento. El índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires, que cerró con un desplome del 8,68 por ciento, hasta las 1.545,45 unidades. La Bolsa de Valores de Colombia (BVC) cerró con una variación negativa del 2,37 por ciento en su índice general (Igbc), que quedó en 9.139,75 puntos. Bush analiza qué debe hacer ahora El presidente George W. Bush, que quedó mal parado tras el rechazo de la Cámara de Representantes al plan de rescate financiero, se reunió ayer con sus asesores para decidir qué hacer ahora. Asimismo, indicó, también se reunirá con los líderes del Congreso para determinar “el camino adelante”. Bush, al que sólo quedan cuatro meses al frente del país y cuya popularidad ronda el 30 por ciento, ha apostado buena parte del capital político que le queda a este plan valorado en unos 700.000 millones de dólares. El plan es muy impopular entre el electorado, que lo entiende como una recompensa al fracaso de Wall Street en momentos en los que las economías familiares ya se ven muy presionadas por el alza de la inflación, los recortes en los empleos y la caída en los valores hipotecarios. Pero Bush, en diversas declaraciones, ha instado a apoyar el plan de rescate -o, según su nombre oficial, la Ley de Estabilización Financiera- con la advertencia de que la alternativa es poco menos que apocalíptica. Ayer, en unas breves declaraciones junto al presidente de Ucrania, Víktor Yúschenko, Bush se declaró “muy decepcionado” por el rechazo del plan de rescate, pero indicó que: “seguiremos adelante para tratar de salvarlo”. No obstante, insistió, “atajaremos la situación económica de frente para afrontar una crisis financiera que se presenta como la más grave desde la Gran Depresión”. “Hemos presentado un plan de grandes dimensiones porque tenemos un problema de grandes dimensiones”, sostuvo. El presidente patrocinó la semana pasada una reunión a la que acudieron los candidatos presidenciales Barack Obama y John McCain, y los líderes del Congreso. La reunión concluyó en medio de duros reproches entre las partes y sin acuerdo. Al cierre de esta edición, el Presidente y equipo económico no había anunciado cuál sería su siguiente paso.Sorpresivo naufragio en la Cámara La Cámara de Representantes de Estados Unidos rechazó ayer, contra todo pronóstico, el controvertido proyecto de ley de 700.000 millones de dólares de rescate del sector financiero, lo que supone un duro golpe para la Casa Blanca. El resultado de la votación, 205 a favor y 228 en contra, extendió un contagio de desconfianza en las bolsas del planeta. El rechazo al plan, que se produjo tanto entre las filas demócratas como en las republicanas, podría obligar a los representantes de los dos partidos a regresar a la mesa de negociaciones hasta lograr un nuevo plan que les permita eliminar todas sus reticencias. De hecho, el presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara Baja, Barney Frank, dijo después de la votación que evaluarán la “reacción económica” antes de decidir sobre el siguiente paso legislativo. La votación se produjo luego de un largo e intenso debate entre los legisladores, muchos de los cuales pusieron en duda la eficacia del plan, y criticaron la falta de ayudas para las familias aquejadas por las ejecuciones hipotecarias. En un último empuje al plan, cuyo texto final fue fraguado durante el fin de semana, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, había dicho ayer que este paquete debía servir para “ayudar a restablecer el flujo de crédito a los hogares y negocios”. Pero muchos legisladores dejaron en claro su oposición a este plan, diseñado como rescate para la banca de Wall Street, porque no incluía suficiente ayuda para las familias afectadas por las ejecuciones hipotecarias. Además, la presión de los contribuyentes, que se oponían al plan, también terminó pesando en la votación.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido