Frenar el cambio climático costaría unos US$50 billones

Para Morgan Stanley es clave invertir en energía renovable, vehículos eléctricos, hidrógeno, la captura y el almacenamiento de carbono.

Energía no renovable

Archivo particular

POR:
Bloomberg
octubre 24 de 2019 - 10:30 p.m.
2019-10-24

El mundo necesita gastar US$50 billones en cinco áreas de tecnología para 2050 a fin de reducir las emisiones y cumplir con el objetivo del Acuerdo de París para detener el calentamiento global, escribieron analistas de Morgan Stanley en un informe.

(Lea: Veleros robotizados medirán el cambio climático en el Atlántico)

Para reducir las emisiones netas de carbono a cero, el mundo tendría que erradicar el equivalente a 53.500 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono al año, según el informe, que identificó la energía renovable, los vehículos eléctricos, el hidrógeno, la captura y el almacenamiento de carbono y los biocombustibles como las tecnologías clave para alcanzar el objetivo.

(Lea: Cambio climático: una tragedia anunciada)

Las emisiones de carbono de los combustibles fósiles alcanzaron un récord el año pasado, pero las estimaciones de cuánto costaría alcanzar el objetivo de París de mantener el aumento de la temperatura global dentro de los 2 grados varían.

(Lea: El cambio climático será incluido en el análisis de países del FMI)

La Agencia Internacional de Energía Renovable dice que se necesitan US$750.000 millones al año en energías renovables por una década. La ONU, que gastar US$300.000 millones en la recuperación de tierras degradadas podría compensar las emisiones mientras se gana tiempo para usar tecnologías sin carbono.

En el caso de Morgan Stanley, identifica cinco áreas tecnológicas clave. La primera es la generación de energía renovable, que requerirá US$14 billones para 2050, incluidas las inversiones en almacenamiento. Para entonces, tendrían que proveer alrededor de 80% del suministro mundial, en comparación con el 37% actual, lo que significa un adicional de 11.000 gigavatios, excluyendo la hidroeléctrica.

El rápido descenso de los costos de la energía solar la convertirá en la tecnología renovable de más rápido crecimiento en la próxima década, con una tasa de avance anual compuesta de 13%.

En este sentido, las firmas que se beneficiarían serían CGN New Energy Holdings Co., China Resources Power Holdings Co. y China Suntien Green Energy Co, entre otras.
En segundo lugar, con los automóviles de pasajeros actualmente bombeando alrededor de 7% de las emisiones de gases de efecto invernadero, se necesitará unos US$11 billones para construir fábricas, ampliar la capacidad de energía y desarrollar las baterías y la infraestructura necesarias para cambiar a vehículos eléctricos.

Con una mayor inversión, las ventas de vehículos eléctricos podrían crecer de 1,3 millones de unidades en 2018 a 23,2 millones en 2030, con lo que el número total se elevaría a 113 millones en 2030 y 924 millones en 2050.

Otra de las áreas que se plantean como fundamentales será la captura y almacenamiento de carbono, en la que se necesitaría casi US$2,5 billones para tecnologías que hagan este proceso.

Si bien actualmente cuesta alrededor de US$700 millones capturar un millón de toneladas de carbono al año, se espera que el costo de construir plantas caiga 30% para 2050. Con más de 200.000 megavatios de nueva capacidad de generación a carbón en construcción, la captura y el almacenamiento son la única opción para compensar las emisiones de estas plantas, asegura la entidad financiera.

En cuanto a lo que tiene que ver con la tecnología del hidrógeno, sería necesario alrededor de US$5,4 billones para que los electrolizadores produzcan el gas, lo que puede ayudar a proporcionar combustible limpio para generación de energía, procesos industriales, vehículos y calefacción. Además, se requeriría US$13 billones para aumentar la capacidad de energía renovable que alimente las plantas.

Y, se requeriría otro billón de dólares para almacenamiento, con inversión adicional para transporte y distribución.

Por último, al hablar de los biocombustibles, se tendrían que destinar casi US$2,7 billones a productos como el etanol, que actualmente se mezclan con derivados del petróleo, pero que eventualmente se extenderán a áreas como la aviación. Alrededor de 4% del combustible de transporte mundial será biocombustible en 2030.

El etanol, el biocombustible más utilizado, crecerá aproximadamente 3% anual, mientras que un tipo de biodiesel llamado aceite vegetal hidrotratado alcanzará un crecimiento más rápido, cuadruplicando la producción para 2030. Las empresas involucradas incluyen Neste Corporation y Sao Martinho SA.

Siga bajando para encontrar más contenido