Frubana quiere extenderse y sumar 11 ciudades en 3 países

La plataforma tecnológica tiene un plan de expansión para conectar más productores de frutas y verduras con restaurantes. 

Fabián Gómez

Fabián Gómez, CEO de Frubana, habla de las ventajas del modelo de negocio para restaurantes y agricultores.

Cortesía

POR:
Portafolio
septiembre 11 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-09-11

Frubana, la plataforma tecnológica que facilita los negocios entre los productores de frutas y verduras y los restaurantes, se prepara para pasar de operar cuatro a 11 ciudades en México, Colombia y Brasil.

(Lea: Colombia ahora le apuesta a las frutas en exportaciones)

Así lo anuncia Fabián Gómez Gutiérrez, CEO de la compañía, que lleva apenas un año de operaciones.

(Lea: La otra fruta con la que Colombia quiere conquistar al mundo)

Cuando nació, inicialmente prestó el servicio en Bogotá, donde fue perfeccionando y ajustando la plataforma.

Hace seis meses empezó la ola de expansión en los tres países. Además de estar en Bogotá, en Colombia sumó el montaje del negocio en Barranquilla. Luego, llegó a Ciudad de México y Sao Paulo, en Brasil. Para el año entrante espera ir a otras siete ciudades en esos mercados.

En Colombia, anticipa, incursionará en Medellín y Cali, en tanto que en Brasil, la expansión incluye las ciudades de Rio de Janeiro, Curitiba y Belo Horizonte.
En el caso de México, el objetivo es atender Monterrey y Guadalajara, explica Fabián Gómez.

Paralelamente, Frubana quiere aprovechar su capacidad tecnológica para incursionar en otras categorías que considera interesantes para incrementar sus negocios.

“Al lado de la expansión geográfica, tenemos planeado el ingreso a nuevas categorías de productos. Además de las frutas y verduras, al final de este año nos vamos a meter también más con proteínas y con abarrotes”, reveló el empresario.

El otro plan en marcha es el montaje de centros de acopio en las zonas rurales para comprar más, directamente a los productores. “Estamos con un piloto en Armenia y otro cerca a Bogotá”, dice.

Como soporte de crecimiento, Frubana cuenta con inversionistas detrás. Entre ellos están YCombinator y Monashees, que han impulsado este tipo de emprendimientos en Latinoamérica y en el mundo.

“Básicamente, lo que nosotros hacemos es vender frutas y verduras que compramos a agricultores. Esto se viene haciendo hace miles de años, pero lo que estamos cambiando nosotros es que lo hacemos con tecnología”, expresa Fabián Gómez.

Frubana tiene una aplicación para venderles a los restaurantes, tecnología en la parte logística, en la predicción de la demanda y en la parte de contactar a los productores.

“Está moviendo 1.300 toneladas al mes que provienen de unos 200 a 300 agricultores.
Con 50 de ellos tenemos contacto directo y a otros les compramos por medio de agrupadores”, dice al referirse a la dimensión que ha tomado el negocio en los tres países.

Las frutas y verduras llegan, principalmente, del Eje Cafetero, Cundinamarca y Boyacá. En estas últimas dos regiones hay una dinámica proveeduría de tomate, cebolla y papa.

Los restaurantes atendidos ascienden, en total, a 5.000, de los cuales 2.000 están en Brasil y México.

“Cuando llegamos a las ciudades nuevas, uno cree que en cada una las cosas son diferentes, pero en realidad uno ve que las problemáticas de Latinoamérica son iguales. Así mismo, las oportunidades para resolverlas son muy similares”.

Según el empresario, hay una desconexión entre lo que hay en el campo y lo que se consume en la ciudad.

DINÁMICA DEL MERCADO

“No necesariamente lo que se produce es lo que se va a consumir, entonces eso hace que sobren algunos productos y caigan los precios para los agricultores, o puede ocurrir que falten otros y los precios suban en las ciudades. Por eso, lo que quiere Frubana en el largo plazo es que la comida en Latinoamérica sea más barata y los agricultores tengan mejores ingresos, sostiene Gómez.

La plataforma genera un registro de las compras realizadas por los clientes, lo que les ayuda a conocer sus costos reales, proyectarse a futuro e identificar comportamientos de consumo, dice Frubana.

Por otro lado, asegura que no hay desperdicios, ya que al mantener un registro de los detalles de los pedidos se sabe a ciencia cierta las necesidades que tienen los establecimientos.

Al ser productos adquiridos directamente del productor y enviados en el menor tiempo posible a los restaurantes, son de mejor calidad y están más frescos para el consumo. Los productos pasan menos tiempo en los centros de almacenamiento.

Según la empresa, para los restaurantes es fácil comprar. “Solo necesitan ingresar en la página web o por la aplicación disponible para Android y iOS, y realizar los pedidos. El cliente escoge los productos, ingresa la información de envío, paga y al día siguiente se entregan los productos”.

Este año, Frubana tiene planes de cerrar el año con 20 millones de dólares en ventas. El 60% a 70 % corresponde a las ventas en Bogotá y Barranquilla, mientras que los otros países aportan el resto.

El software especializado permite disminuir los costos de envío por un sistema de ruteo inteligente. Paralelamente, al ser un proveedor de frutas y verduras que conecta a productores con restaurantes, genera un ahorro adicional, ya que se cierra la brecha de precio de los que compran directamente en la plaza.

La experiencia también ha mostrado cambios en las modalidades de pago. “En todo este mercado se mueven transacciones en efectivo, pero algo que hemos logrado en Frubana es que el 95% se logra por medio de pago electrónico, lo que les conviene a los agricultores, a nosotros y al país, para formalizar esa cadena del campo que ha sido históricamente un poco informal”.

Siga bajando para encontrar más contenido