Gobierno ampliaría el techo de generación de energías limpias

La ministra de Minas, María Fernanda Suárez, afirmó que hay buen espacio para incluir más fuentes eólica y solar en la matriz de generación.

María Fernanda Suárez, ministra de Minas y Energía.

“Nuestro objetivo es tener una matriz de energía confiable”, María Fernanda Suárez, ministra de Minas y Energía.

Claudia Rubio

POR:
Portafolio
marzo 21 de 2019 - 09:06 p.m.
2019-03-21

El Gobierno no duda en afirmar que se dio un paso importante en el camino hacia la transición energética con la asignación del cargo por confiabilidad a seis proyectos eólicos y dos solares, ya que por primera vez, estas fuentes alternativas serán parte de la matriz, con 1.398 megavatios (Mw) que representan cerca del 6% del total de la generación que estará instalada en 2022.

En diálogo con Portafolio, la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez Londoño, afirmó que gracias a esta adjudicación en energía se está apunto de llegar a la meta de los 1.500 Mw que trazó el Ejecutivo, por lo que se está considerando de manera seria extender más allá este hito.

Así mismo, la funcionaria explicó que se están evaluando los ajustes para la próxima subasta de contratos a largo plazo, “en especial la baja participación de la demanda, así como los incentivos a implementar”.

(Lea: Fuentes renovables serían el 10% de la matriz de energía

¿Luego del resultado de la subasta de cargo por Confiabilidad, es necesario hacer la de contratos de largo plazo?

Fue muy importante observar que con la adjudicación de energía firme, se asignara cargo por confiabilidad a seis proyectos de energía eólica y dos solares. Por primera vez, estas fuentes alternativas serán parte de la matriz, con 1.398 Mw que representan cerca del 6% del total de la generación que estará instalada en 2022.

Estas tecnologías renovables no convencionales están en capacidad de ofrecer mucha más corriente de la que pueden comprometer en la subasta de energía en firme. Para que los proyectos logren cierre financiero es indispensable generar mecanismos adicionales de largo plazo para vender la energía adicional que producen estas plantas.

(Lea: Un grande en renovables llega al país para iniciar operación

¿Entonces es relevante hacer esta subasta?

A diferencia de la subasta del cargo por confiabilidad, donde el Estado asigna obligaciones de energía firme a las plantas generadoras para respaldar los momentos de escasez, los mecanismos de largo plazo buscan facilitar contratos bilaterales entre empresas generadoras y distribuidoras para que esa energía llegue a los usuarios, con precios más competitivos y asequibles.

Con la nueva expansión (cargo por confiabilidad) que genera excedentes de energía firme, y la subasta de contratos para nuevos proyectos renovables, ¿cuál es el criterio para evitar la sobre instalación de generación del sector eléctrico?


(Lea: Inversionistas reiteran interés en subasta de energías renovables

Con los resultados de la subasta del cargo por confiabilidad, los colombianos pueden tener la tranquilidad de contar con un servicio de energía eléctrica confiable, que tendrá la capacidad de proveer suficiente, aún en momentos extremos de variabilidad climática o situaciones imprevistas de la oferta de generación.

Nuestra visión es contar con un sector eléctrico que cumpla tres principios: confiabilidad, sostenibilidad y eficiencia. Asegurar que las nuevas fuentes de generación de energía limpia tengan espacio significativo y oportunidad para desarrollarse es fundamental para lograr de manera equilibrada estos tres objetivos.

¿Quién terminaría asumiendo estos costos?

Los usuarios verán ahorros. En primer lugar, el cargo por confiabilidad disminuyó más de 11%, pasando de un costo actual de US$17,01 Mw hora a US$ 15,1 Mw hora. En la subasta de contratos de largo plazo que no pudo ser adjudicada por los criterios técnicos, se observaron precios ofrecidos por los agentes generadores inferiores a los precios actuales de los contratos bilaterales existentes.

Esto representa una oportunidad para que los comercializadores cubran con contratos de largo plazo la exposición a la volatilidad de los precios de bolsa, que es especialmente importante en los momentos de variabilidad climática.

Garantía de energía firme y a la vez sostenible...

Realmente lo que se observa es un excelente beneficio para que los usuarios tengan energía competitiva proveniente de nuevas fuentes limpias. La simultaneidad del mecanismo de cargo por confiabilidad con mecanismos de formación eficiente de precios de largo plazo permitirá que los colombianos tengan energía confiable, competitiva y sostenible.

¿Cuáles serían los ajustes a la nueva subasta para contratos de largo plazo?

Esta es la primera vez que Colombia traía un mecanismo voluntario de formación de precios, con una subasta de este tipo. Es innovador no solo para el país sino para el mundo. La gran mayoría de países que han sido exitosos en la introducción de estas nuevas fuentes de generación lo hicieron a través de mecanismos obligatorios o con capital estatal.

Estamos evaluando diversos factores, en especial la baja participación de la demanda, que tuvo la oportunidad de comprar energía sostenible a precios competitivos. Estamos revisando los incentivos a implementar en este tipo de mecanismos.

¿Qué dicen los agentes?

Algunos agentes han mencionado que como en las subastas en muchos países los precios van decreciendo, no querían participar en la primera. Para que empiece un ciclo de mejores precios, iniciar es fundamental. Estamos reflexionando sobre diferentes alternativas que nos permitan concluir con una siguiente subasta con adjudicación.

¿Qué pasará proyectos grandes como las térmicas a carbón?

Nuestro objetivo es tener una matriz confiable. Para cumplir ese objetivo, es necesario la diversificación y complementariedad. En nuestra matriz hay espacio para todas las tecnologías. De hecho, en la matriz del 2022 ya veremos un avance importante en diversificación: contaremos con hídrica, térmica, eólica y solar.

¿Se consideraría una nueva subastas de energía en el segundo semestre?


Las subastas de largo plazo son un mecanismo idóneo para incorporar fuentes no convencionales de energía renovable en la matriz energética. Así se ha demostrado a nivel internacional y hemos recogido las mejores experiencias y las lecciones aprendidas en la primera subasta para tener en cuenta.

El Presidente me ha puesto la meta de incorporar al menos 1.500 Mw de energías alternativas para 2022, estamos muy cerca de lograrlo y comprometidos con desarrollar los mecanismos que permitan que entren de manera eficiente y sostenida. De hecho, quiere subir la meta.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido