Exjefes guerrilleros dicen que acuerdo de paz fue 'traicionado'

En carta al Senado señalan tres supuestos incumplimientos por parte del Gobierno.

Farc-Política

Iván Márquez y Carlos Antonio Lozada durante la conferencia de prensa.

Fotos: Carlos Ortega/EL TIEMPO

POR:
Portafolio
octubre 02 de 2018 - 10:52 a.m.
2018-10-02

Iván Márquez y Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, 'el Paisa', dos de los exjefes de las Farc que están desaparecidos desde hace varios meses y cuya continuidad en el proceso de paz está en veremos, reaparecieron con una carta dirigida a la Comisión de Paz del Senado en la que si bien no se declaran por fuera de los acuerdos sí hablan de un 'proceso fallido'.

(Lea: Cinco destinos por descubrir gracias a la firma de la paz)

La carta, revelada por el noticiero CM&, está fechada el 22 de septiembre y en ella Márquez y el 'Paisa', de quienes se perdió el rastro hace meses cuando estaban en la zona de ubicación de Miravalle (Caquetá), sostienen que "el Acuerdo de Paz fue destrozado por depredadores sin alma". Aseguran sin embargo que su "sueño sigue siendo la paz de Colombia"

(Lea: Eln acusa al Gobierno de acabar con diálogos)

Los dos antiguos jefes guerrilleros hablan de tres supuestos incumplimientos a lo pactado: "La inseguridad jurídica, las modificaciones al texto original de lo convenido y el incumplimiento de aspectos esenciales del Acuerdo".

Como ya lo habían hecho antes de desaparecer, arremetieron contra la detención de Jesús Santrich, a quien Estados Unidos pide para ser juzgado por narcotráfico, y aseguran que el caso es un "montaje judicial urdido por el Fiscal General, el embajador de los EE. UU. y la DEA" que, dicen, pretende "sabotear la paz".

También afirman que "las modificaciones al texto original de lo convenido transfiguraron el Acuerdo de La Habana en un horroroso Frankenstein" y agregan que, supuestamente, el Estado aprovechó la entrega de armas para hacerles conejo a las Farc.

Márquez y 'el Paisa' sostienen que los fallos judiciales y las decisiones del Congreso sobre la paz no fueron producto de la independencia de poderes sino de un presunto plan para destruir lo acordado, especialmente en lo referente a la Justicia Especial para la Paz.

Así, fustigan las decisiones de la Corte Constitucional y actuaciones de la Fiscalía tendientes a evitar que los que reincidan y los que no entreguen todas las propiedades ilegales mantengan los beneficios de pena alternativa.

Los dos exjefes guerrilleros sostienen que hubo incumplimientos del Gobierno tanto en lo que se refiere a la Reforma Política y las Circunscripciones Territoriales Especiales de Paz como en materia de titulación de tierras
. Además, sostienen que la sustitución de coca no despega porque el Estado sigue penalizando a los cultivadores, "porque no hay formalización de la propiedad de la tierra ni proyectos económicos alternativos".

No se refieren a la responsabilidad de las Farc en el crecimiento de los narcocultivos durante la parte final de la negociación ni a las disidencias del grupo que han seguido manteniendo el control sobre grandes áreas sembradas de coca.

Finalmente, aseguran que la plata del posconflicto no aparece.

"Señores y señoras congresistas: nuestra principal preocupación es cómo sacar la paz de Colombia del abismo de los acuerdos fallidos a la que fue arrojada con desprecio, y nos gustaría conocer al respecto sus valiosas apreciaciones. Vale la pena intentar lo imposible, porque de lo posible se ocupan los demás todos los días", dicen los dos exjefes de la Farc.

Siga bajando para encontrar más contenido