Gobierno se endeudaría para pagarles $2,7 billones a las EPS

Minhacienda prepara decreto para hacer el giro de estos recursos, aprobado en el PND. Según expertos, esta cifra solo cubre la mitad del faltante.

Contraloría advierte al Gobierno sobre finanzas de las EPS

David Sánchez

POR:
Portafolio
junio 27 de 2019 - 10:39 p.m.
2019-06-27

El Estado colombiano se alista, en los próximos días, a aumentar su deuda en cerca de $3 billones, con el fin de sanear una parte de las acreencias que tiene con el sector de la salud.

Puntualmente, se trata de $2,76 billones, que serían cancelados a las entidades promotoras de salud (EPS) del país, a las cuales el Gobierno planea darles estos recursos, con el fin de saldar pagos pendientes que tiene, sobre todo, por recobros que nunca fueron pagados.

(‘Muchos de los usuarios no quieren que la EPS se acabe’). 

Para lograrlo, el Estado reconocería estos recursos “como deuda pública y se podrán atender ya sea con cargo al servicio de la deuda del Presupuesto General de la Nación o mediante operaciones de crédito público”, tal y como se lee en un proyecto de decreto que prepara el Ministerio de Hacienda.

DEUDAS PENDIENTES 

Esta cartera detalló, además, que “este reconocimiento se hará por una sola vez”, tal y como quedó expreso en la ley del Plan Nacional de Desarrollo, que creó la figura, en el marco del plan del presidente Iván Duque de ponerle un punto final a la crisis del sector de la salud.

Su intención, según se lee en el borrador, es cumplir con cuatro tipo de acreencias. La primera es el pago previo correspondiente a los servicios y tecnologías en salud no financiados con cargo a la Unidad de Pago por Capitación (UPC), mientras que la segunda incluye los valores pendientes de completar, como resultado de la metodología del pago previo, por estos mismos servicios, pero puntualmente del régimen contributivo y que no tengan ya una auditoría hecha.

En tercer lugar, se financiaría el pago de complemento que sí hayan surtido el proceso de auditoría por parte de la Administradora de Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (Adres), y por último se implementaría un techo o presupuesto máximo para las siguientes vigencias.

Todo lo anterior, se haría mediante acuerdos de pago entre la Adres y las EPS, pero en ningún caso, la prestación de los servicios y tecnologías (no cancelada por la UPC) supere los $2,76 billones y que hayan sido prestados o entregados antes del 31 de diciembre de este año.

En el documento, que se haría oficial en los próximos días, se detalla que la Adres suscribirá estos acuerdos, pero tendrá la tarea de llevar a cabo una auditoría integral para verificar la información aprobada por cada EPS, además que deberá especificar que las obligaciones de pago “serán exigibles una vez se cumpla con los plazos y condiciones establecidos” en dicho decreto.

¿PUNTO Y COMA?


Este plan, que es una de las banderas del presidente Duque y ha sido llamado como de ‘punto final’, es considerado por las EPS como insuficiente. De hecho, en una carta –enviada la semana pasada al Gobierno–, la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi) asegura : “Si bien entendemos el esfuerzo que se realiza para la consecución de los recursos presupuestados inicialmente, debemos señalar que esta apropiación debe ser incrementada”.

Para esto, argumentan que los servicios que las EPS están obligadas a suministrar (autorizados por el aplicativo Mipres del Ministerio de Salud) más la deuda no pagada del 2018 supera los $4,3 billones que fueron incluidos en el Presupuesto General de la Nación. “En este sentido, deberán adoptarse medidas que permitan el cumplimiento de las obligaciones del Estado en las sumas que superen el monto previsto de manera inicial, pudiendo incluirse de manera expresa en el presente decreto, el mecanismo que se va a utilizar para tal efecto”, añadió Acemi.

Asimismo, el gremio de las EPS del régimen contributivo calificó de inadmisible la metodología que se pretendería decretar para el pago de acreencias relacionadas con los complementos de recobros a los que les falta auditoría de la Adres, ya que dependerá de una fórmula que determine el Minsalud, lo cual piden que sea revisado (ver recuadro).
Por su parte, Jaime Arias, exministro de Salud y experto del sector, fue más allá y dijo que “la deuda total del Estado al sector ya está más o menos calculada en algo cercano a los $10 billones, e incluye acreencias en cadena, es decir, que incluye a EPS, IPS, médicos y proveedores. Sin embargo, el Gobierno siempre dijo que trataría de expedir títulos de deuda por $5 billones o $5,5 billones, pero con este decreto se fijaría un pago de la mitad de lo necesario”.

Lo anterior, según el experto del sector, se explica en que las deudas totales que se tienen con las EPS ascienden a unos $5 billones, con lo cual, agregó Arias, “los $2,7 billones servirían, pero siguen siendo pocos recursos para la cuantía de la acreencia real que existe. A pesar de esto, es meritorio decir que el Estado reconoce que debe estos recursos, porque siempre lo había dicho, pero no muy claramente”.

LAS EPS PIDEN MÁS CAMBIOS 

- Para el ‘pago previo’ a la auditoría, el monto se define según la metodología establecida, y según Acemi, “podría ascender al 65% del valor solicitado que mensualmente radican las EPS a la Adres”.

- Las EPS del régimen contributivo sugieren, además, incluir “sendos numerales”, tanto en el de pago previo como en el rubro de lo que está pendiente de auditoría integral. Según el gremio, “lo importante es que las EPS reciban los recursos por pago previo en el mismo mes calendario de la radicación, a fin de que el ingreso a los prestadores ocurra en dicho mes contable”.

- También dicen que debería incluirse el reconocimiento de intereses corrientes a las EPS, “desde el momento de la radicación de la solicitud de recobro, hasta el momento del pago”, que sea generado.

Siga bajando para encontrar más contenido