Gobierno

4 de cada 10 hogares tienen ingresos inferiores a un salario mínimo

Un estudio de la Universidad de los Andes sostiene la necesidad de ajustes estructurales e incidencia de licencias y vacaciones en salarios.

Familias

Un estudio de la Universidad de los Andes dice que "la pobre recuperación del empleo formal es preocupante".

EFE

POR:
Laura Lucía Becerra Elejalde
agosto 31 de 2021 - 12:56 a. m.
2021-08-31

El mercado laboral continúa como una prioridad, considerando que aún hay cerca de 2 millones de puestos de trabajo que no se han recuperado con relación a las cifras prepandemia, según destacó el Departamento Nacional de Estadística (Dane). De allí que varios análisis estén apuntando a la necesidad de enfocarse en correcciones hacia el mercado laboral formal.

La más reciente Nota Macroeconómica de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes señala, por ejemplo, como “hay afectaciones persistentes en los ingresos laborales de los hogares”, pues alrededor de 42 % de las familias, a junio de este año, perciben ingresos inferiores a un salario mínimo, una cifra que se elevó incluso frente a mayo de 2021, cuando el nivel estaba en 41 %.

(Vea: PIB de Colombia sería de 8 % en 2021, según Credicorp Capital).

El empleo y los ingresos de los hogares se recuperan más lentamente que la actividad económica”, destaca el reporte, que señala que si bien se ha dado una recuperación frente al dato de 50 % de los hogares con ingresos laborales por debajo del mínimo que se registró en mayo del año pasado, en los primeros meses de la pandemia, aún hay una brecha de 7 puntos porcentuales en relación con el dato prepandemia, cuando solo 35 % de las familias devengaban menos de este nivel de ingresos.

La Nota Macroeconómica se refiere también al mercado laboral formal, y enfatiza en que “la pobre recuperación del empleo formal es preocupante”, y que el gran reto de la recuperación está en la creación de empleo formal y estable. “Aunque los programas de empleo de emergencia pueden ayudar a paliar el golpe a los ingresos de los hogares, difícilmente son la semilla de esa empleabilidad estable y generadora de encadenamientos productivos”, sugiere el reporte.

Para Marcela Eslava, decana de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes,el ritmo de recuperación tan lento del empleo formal sugiere que las razones por las que todavía estamos lejos de los niveles prepandemia ya no se restringe solo a la baja actividad económica, porque esta sí se ha recuperado, pero el empleo formal no lo ha hecho al mismo ritmo, lo que sugiere que están entrando a operar los altos costos que tiene la formalidad para los empleadores”.

(Vea: Ciudades donde más se pagará dinero de seguros por daños durante paro).

Según Eslava, por ello se requiere un ajuste de las regulaciones laborales para permitir una mayor flexibilidad para los empleadores, y explica que históricamente en las recesiones la recuperación del empleo toma más tiempo que la actividad económica, “precisamente porque hay cierta reticencia de los empleadores a involucrarse en contratos que requieren compromisos onerosos, y que son difíciles de ajustar cuando aún hay incertidumbre”.

El informe de la universidad señala también como con el inicio de la pandemia, en muchos casos, se presentaron licencias y vacaciones que significaron menores ingresos para los trabajadores formales que acrecentaron por ende la brecha de ingresos.

(Vea: A julio, 50,9 % de familias reportó que su economía ha empeorado).

Algunas dimensiones de la dinámica reciente del empleo y los ingresos deberían generar alertas sobre la necesidad urgente de ajustes estructurales al mercado laboral”, complementa el documento.

OTRAS POSICIONES

Otra explicación sobre la recuperación del empleo formal la tiene, por otro lado, Adrián Garlati, director de la carrera de economía de la Javeriana, quien aseguró que si bien “la recuperación de ingresos laborales ya está más cerca a los niveles prepandemia, al menos en relación con el promedio de trabajadores”, en lo que tiene que ver con la recuperación del mercado formal “donde está el problema, pues hay mucho desempleo, y muchas personas han encontrado alternativas pero en el sector informal, con salarios e ingresos laborales que se ofrecen por debajo del mínimo”.

Garlati indicó por tanto que la recuperación del mercado formal tardará más, pues “seguramente con la pandemia y la emergencia económica, por lo menos hasta que la situación se estabilice, seguramente algunas personas, incluso obteniendo ingresos buenos, no quieran formalizarse para no reducir sus ingresos y optan por subdeclarar, para por ejemplo, mantenerse en el régimen subsidiado de salud”.

Otra posición en torno a la recuperación del mercado laboral formal la ha planteado el analista Roberto Angulo, socio fundador de la firma Inclusión SA, quien en días pasados explicó en entrevista con este medio, que “cuatro de cada 10 empleados formales, aquellos que se quedaron en las empresas, que son asalariados, son pobres o vulnerables”, una situación que ha resultado del cambio en el “mapa social” y la composición por ingresos, que no solo se da entre los hogares, sino también en empresas.

(Vea: Colombia, entre los países latinos con mejor clima para los negocios).

Es grave lo que está pasando con los informales y quienes no tienen trabajo, pero llama la atención quienes están en las empresas y tienen un puesto de trabajo”, explicó Angulo, quien relacionó la situación a los bajos salarios, resultados de la baja productividad que tiene Colombia, y por la fragilidad en la clase media, que se vio afectada en el último año.

BRECHA DE GÉNERO

Las diferencias entre hombres y mujeres en el mercado laboral se mantienen como uno de los principales retos para la generación de empleo. “Es muy llamativo que la agudización de la brecha entre mujeres y hombres se da por completo en el segmento de personas en la informalidad”, enfatiza el estudio de la Universidad de los Andes.

(Vea: Zonas de Colombia con metro cuadrado más caro en mercado inmobiliario).

Si se comparan los niveles de empleo de junio de 2021 con los del inicio de la pandemia, el empleo de los hombres estaba en un nivel de 98 %, mientras que el empleo femenino apenas se ha recuperado en 87 %. Además, se destaca que la afectación incide en mayor medida sobre las mujeres de más bajos ingresos. Esto, se relaciona en el documento, con una reasignación de las tareas en el hogar, y también se ha visto altamente ligado con casos en que la mujer se empleaba la informalidad.

LAURA LUCÍA BECERRA ELEJALDE
Periodista Portafolio

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido