close
close

Gobierno

‘Estadísticas del Dane no son para el Gobierno, sino para la sociedad’

El director de la entidad, Juan Daniel Oviedo, dice que se busca más independencia técnica y reforzar la confianza ciudadana.

Juan Daniel Oviedo

Juan Daniel Oviedo, director del Dane.

Archivo particular

POR:
LAURA LUCÍA BECERRA ELEJALDE
agosto 13 de 2021 - 12:21 a. m.
2021-08-13

Esta semana, desde el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), junto al Ministerio del Interior, se radicó un proyecto de Ley que busca fortalecer a la entidad y dotarla de mayor independencia técnica.

Juan Daniel Oviedo, director del Dane, conversó con Portafolio sobre la propuesta y lo que implicaría para la autoridad estadística.

(Vea: Recursos del Fome: cuánto se ha aprobado y en qué se ha usado).

¿Qué se busca con ese proyecto?

Lo más importante de ese proyecto es elevar a rango de Ley los principios fundamentales de producción estadística que garantizan que las estadísticas oficiales sean un bien público para toda la sociedad, que no solo sean un producto del Gobierno para el Gobierno. Principios como la independencia técnica de quien hace esas cifras, la apertura y acceso a la información a mayor nivel de desagregación, la imparcialidad y el carácter incluyente garantizan un marco muy robusto para que las personas entiendan que las estadísticas que produce el Dane no son del Gobierno, sino información para toda la sociedad.

¿A qué se refieren con independencia técnica?

La radicación del proyecto no quiere decir que no hay independencia, sino que también depende de la persona sentada en la dirección del Dane. Lo que se quiere es, sin afectar el orden constitucional, sin crear un Dane al estilo del Banco de la República, autorregular una discrecionalidad constitucional del Presidente, pues este puede nombrar libremente a sus ministros y directores de departamentos administrativos.

Lo que hemos definido como Gobierno es pedir que se expida un decreto que defina el procedimiento de selección del director del Dane, el perfil y el periodo que va a tener, con el fin de que, con esas reglas de juego, la independencia técnica se materialice de forma contundente en la producción de estadísticas oficiales y que los ciudadanos tengan mayor confianza en el Dane.

(Vea: La Nación reduce a la mitad los tiempos para las consultas previas).

¿Requerirá de un mayor presupuesto la entidad?

Estamos en una época de austeridad, se ha propuesto hacer esa ratificación de la independencia técnica a cero costo. El Dane tiene una fracción relevante de su planta en vacancia, ya tenemos con la Comisión Nacional de Servicio Civil los recursos asignados para abrir el próximo año un nuevo concurso para que el perfil de esas vacantes se ajuste a las nuevas necesidades, personas que conozcan de ciencia de datos, herramientas de procesamiento de la información, Big Data, de inteligencia artificial, 'machine learning'.

Desde la perspectiva tecnológica se han hecho avances muy importantes que no requieren inversiones adicionales a las que hemos plasmado en el marco fiscal de mediano plazo.

¿Qué cambiaría con los censos?

En el caso particular de los censos de población y vivienda Colombia no ha podido cumplir la frecuencia, que es un rigor estadístico a nivel conceptual, tuvimos uno en 1985, otro en 1993, en 2005 y en 2018.

Queremos reglas claras, que los censos se hagan cada 10 años, pero que a mitad de camino haya un conteo intercensal, que puede hacerse de diferentes formas, no tenemos que parar el país, sino usar registros interadministrativos en las grandes ciudades y visitar las zonas apartadas.

Covid colombia

La pandemia aceleró la necesidad de una dimensión subjetiva de las estadísticas.

EFE

¿Cómo va el censo económico que se realizó luego de 30 años?

El censo económico y su planeación lo venimos desarrollando desde 2019, lo que hicimos este primer semestre fue el conteo de unidades económicas, no hemos hecho aún el censo económico, pero ya tenemos levantado el insumo fundamental. El barrido cubrió aproximadamente 504.766 manzanas en cabeceras municipales y zonas rurales. Teníamos una expectativa de encontrar como mínimo 1,8 millones unidades económicas, pero encontramos 30% más, 2,5 millones.

Esto muestra que el volumen ha crecido, y también de forma significativa por la participación que tiene esas unidades en la informalidad como son los puestos móviles, en establecimientos semifijos. Esperamos hacia finales de septiembre entregar los resultados del conteo.

(Vea: Matrícula cero: requisitos para acceder y reglas que debe cumplir).

El martes se presentará el PIB del segundo trimestre, ¿qué tanto podrían verse las buenas cifras de junio en el resultado?

Podríamos decir que esta semana estamos “soplando” lo que va a pasar con el PIB. Un elemento a reconocer es que a mayo, cuando acumulábamos el crecimiento de los primeros cinco meses, la economía venía creciendo 8,2 % frente al año pasado. Con las noticias para junio vemos un crecimiento de 20,8 % anual en el sector manufacturero, del 24,7 % en el comercio minorista, y todas las ramas del sector servicio y hotelero tienen una importante reactivación, es natural que las expectativas del crecimiento el PIB para el segundo trimestre estén en la franja del optimismo, junio fue una reactivación muy marcada, algo que desafortunadamente perdimos en mayo como resultado del paro nacional.

¿Cuánto puede tardar ese crecimiento en reflejarse en el empleo o las cifras de pobreza?

Con ese 8,2 % que teníamos en los primeros cinco meses del año, apenas veíamos un crecimiento de 4 % en el empleo. Ya con el impulso que tuvo la economía sobre todo en junio, con el avance del mercado laboral en ese mes, pero hay una brecha de reactivación en donde la actividad productiva está avanzando más rápidamente que la generación de empleo, lo cual tiene unos elementos estructurales. Las actividades que ya se recuperaron lo han hecho demandando menos empleados, necesitamos saber que oportunidades nuevas se van a dar a personas.

(Vea: Declaración sugerida de Renta: cómo funciona y cómo acceder a ella).

¿La pandemia mostró una necesidad de humanizar las estadísticas?

Sí, creo que nos llevó a buscar un atajo. Normalmente las medidas de percepción en Colombia estaban a cargo de firmas de consultoría, y la percepción se vuelve fundamental cuando queremos que el crecimiento genere bienestar. La pandemia aceleró la necesidad de una dimensión subjetiva de las estadísticas.

LAURA LUCÍA BECERRA ELEJALDE
Periodista Portafolio

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido