La CRC eliminó el 25 por ciento de su normatividad

El cambio se dio por la modernización de la legislación vigente, con el propósito de simplificar el marco regulatorio. 

Carlos Lugo Silva, Director de la CRC

Carlos Lugo Silva, Director de la CRC señaló que el proceso hace parte de la simplificación.

Cortesía

POR:
Portafolio
enero 16 de 2019 - 07:50 a.m.
2019-01-16

La Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), eliminó 203 normas de la Resolución CRC 5050 de 2016 (que compila la regulación vigente) por ser normas obsoletas y que estaban en desuso.

De los 772 artículos, 48 formatos y 41 anexos que constituyen la Resolución se eliminaron total o parcialmente 177 incisos, 4 Formatos, 7 Anexos y 15 definiciones que estaban fuera de la evolución del mercado tecnológico o que estaban duplicados.

Esta decisión de la Comisión hace parte de la primera fase de la hoja de ruta de simplificación normativa, que seguirá de manera permanente reduciendo y mejorando la regulación existente en temas como: La reglamentación para la restricción de la operación en las redes de los equipos terminales móviles reportados como hurtados o extraviados y las obligaciones en materia de reportes de información.

“Lo que hicimos está en nuestra competencias del sector de las comunicaciones y lo que la reglamentación exige es que tengamos las normas o reglas del juego que sean acordes a las tendencias y al mercado además de resolver algunas controversias”, explicó Carlos Lugo Silva, Director Ejecutivo de la CRC.

Lugo enfatizó en que el sector es muy dinámico y ha evolucionado en estos años, por eso solo con estos cambios se puede promover la competencia e incentivar la inversión.

“Cuándo vemos que hoy los servicios de comunicaciones que son preponderantes son internet o móviles, y no la telefonía pública o los equipos de teléfonos fijos, pues vemos los cambios que debemos hacer y que los usuarios esperan de nosotros, por la relevancia de los temas.

También está lo que las empresas tienen por norma para cumplir y que ha cambiado como la digitalización de la información, los formatos que dejaron de ser físicos. Lo que hicimos fue definir la hoja de ruta para la simplificación”, agregó el directivo.


El proceso tiene tres fases, la primera es la revisión y eliminación de la regulación desactualizada, transitoria o duplicada en un trabajo conjunto con el Ministerio de las TIC, los gremios y los operadores, entre los interesados que buscaron el cambio o eliminación de las normas.

La segunda parte del proceso es ver los temas concretos y los casos especiales, por ejemplo: la regulación en el caso del robo de celulares, los accesos o interconexiones entre equipos y demás sin comprometer los derechos de los usuarios o la calidad de la prestación de estos servicios.

La tercera, es ver efectivamente la reducción de tiempos que se genera y la correcta adecuación de los servicios.

“Nosotros tenemos como plan, continuar con estas fases al 2022 y por ejemplo, este año tocaremos temas de portabilidad numérica y lo que queremos es lograr una reducción en los tiempos, que ya no sean tres días, sino uno, y sabemos que la demora está en tener un acuerdo con las empresas, pero el objetivo es lograr ahorros en la operación y facilidades para los usuarios”, señaló Lugo.

El futuro de la entidad para este año es apostarle a las aplicaciones y a la digitalización de la normatividad además de seguir con la agenda regulatoria definida para 2018-2019.
“Seguiremos haciendo nuestra labor y estudiaremos temas como el impacto que tienen las plataformas en nuestro sector, para entender las dinámicas propias frente a nuestros regulados y ser eficientes”, dijo el directivo.

Siga bajando para encontrar más contenido