Gobierno

‘Más que cuotas, es consciencia sobre el papel de la mujer’

Carolina Barco, exembajadora del país en España, dice que falta mayor participación de ellas en temas de gestión pública y privada.

Carolina Barco

Carolina Barco, exembajadora de Colombia en España y Estados Unidos.

Cortesía

POR:
Portafolio
julio 29 de 2021 - 09:30 p. m.
2021-07-29

Carolina Barco, exembajadora de Colombia en España y Estados Unidos fue invitada recientemente por el Instituto de Empresa (IE) del país ibérico para dirigirse a los graduados de la última promoción.

(Lea: El nuevo café de Juan Valdez, dedicado a las mujeres caficultoras)

En entrevista con Portafolio habló sobre su participación allí con discusiones sobre el papel de las mujeres en cargos de gestión y trasladó su intervención al caso de Colombia.

(Lea: Tres mujeres llegan a la junta de la Andi)

¿Cuál fue la invitación del IE?

El IE me invitó a ser parte de su consejo consultivo internacional desde el año pasado y en este me invitaron a que me dirigiera al grupo de graduados, más de 6.000 personas. Esta universidad tiene gran énfasis en estudios de administración de empresas.

Es una universidad de gran excelencia, que se creó en 1973 en un momento fascinante en España: la transición entre la época de Franco al nuevo esquema parlamentario monárquico.

Desde allí empieza a lograr un gran liderazgo, incorporándose a la comunidad europea, pero también asumiendo un papel interesante con Latinoamérica. En su intervención destacó el tema de la participación de las mujeres en temas de gestión.

Cuando yo llegué a España en el año 1979, que ya había estudiado urbanismo en Harvard, hecho mi pregrado en Wesley y trabajado en Venezuela en la oficina de planeación, venía con la idea de que era importante fortalecer mi preparación con una visión de la gestión empresarial y fue cuando apliqué al programa del IE.

En la clase eran sólo hombres y éramos dos mujeres, una funcionaria de la embajada de Estados Unidos y yo. Era una época muy distinta, donde la gestión y la administración de empresas se veía en el mundo de los hombres, los hombres de negocios.

En esta invitación, hoy ya se puede decir que el 30% de las estudiantes son mujeres y mirando las cifras en España ya en las juntas administrativas el 34% son mujeres. Además, la mujer juega un papel importante en política.

¿Y cómo ve a Colombia en ese aspecto?

En Colombia se ha avanzado, pero según un estudio que hizo el Cesa, sólo el 17% de los miembros de las juntas directivas en las mayores empresas son mujeres, quienes participan mayoritariamente en sectores como agroindustria (28%), comercio (27%) y servicios (25%). No obstante, todavía nos toca seguir haciendo más esfuerzo.

No estoy tan segura si el tema es de cuotas, sino más bien de entender los aportes que traen las mujeres, y es que todos los estudios muestran que se llega a mayores rendimientos con ellas. En temas de transparencia, por ejemplo, hay porcentajes más altos de mujeres. En Colombia un 46% de los revisores fiscales son mujeres y otro 66% son contadoras.

Pero también son importantes los nuevos enfoques, la preocupación por el esquema empresarial, reconocer esa importancia que tiene la diversidad, de trabajar hombres y mujeres en equipo.

¿Qué tanto se ha reflexionado sobre la paridad en pandemia?

Lo que es muy claro de todos los estudios es que la mujer ha salido más golpeada. En desempleo vemos que en Colombia la brecha subió 8,5 puntos porque las mujeres a pesar de trabajar han tenido que tener un papel de cuidado en los hogares. Entonces la pandemia nos ha hecho reflexionar allí.

También hay una responsabilidad del Estado por crear instituciones de apoyo para el cuidado de la familia, el contar con espacios para los niños y fortalecer la educación y la tecnología.

Y después de la discusión y el reconocimiento creo que en el sector público estamos viendo la presencia de ellas en cargos técnicos y de nombramientos, realizados por nuestros presidentes. No obstante, en el área de la elección popular es menor por lo que eso significa en tiempos de dedicación, además de que todavía no hay los mismos apoyos para ellas.

¿Qué otra gran reflexión deja la pandemia?

Así como creo que esta pandemia nos ha hecho pensar acerca del papel de la mujer, también nos ha hecho caer en cuenta en la necesidad apoyar a nuestros jóvenes. Ellos están en una situación muy compleja. Pienso que se entienden esas solicitudes de mayor educación y oportunidades y es fundamental responderlas.

Ellos son nuestro futuro y hay que hacer un gran trabajo para prepararlos, integrarlos, darles oportunidades. Es una tarea de inmediatez muy importante.

¿Y cuál es el papel de la academia allí?

Considero que hay dos partes. Por un lado, tenemos que evaluar primero qué ha pasado con los jóvenes de primaria y bachillerato que estos dos años no han podido acceder a clase o han tenido una educación muy limitada.

Pero para los próximos a graduarse, hay que generar oportunidades y que la parte económica no los vaya a afectar y, en ese sentido, la propuesta del presidente Duque es importante y hay que ver cómo ponerla en marcha de una manera muy justa y clara.

También hay que valorar las distintas clases de empleos, desde tecnología hasta las carreras tecnológicas como plomería o electricistas, habilidades importantes y que en países como Alemania y Estados Unidos son fundamentales y bien remuneradas.
Hay que seguir en la formación más clásica, pero dándole énfasis a los problemas de sostenibilidad y todos los aspectos tecnológicos.

¿Hay buena remuneración de parte de las empresas?

Lo importante es una mayor interrelación entre el sector privado y el público. Hemos visto en programas como los que tiene el Gobierno con el Sena son más exitosos cuando se hacen con una conversación clara entre estos dos, para asegurar que los jóvenes reciban la educación que necesitan y se enfoquen a las necesidades que tienen las empresas, ya que a veces las empresas tienen puestos pero no encuentran jóvenes con esa formación.

Hoy las empresas son muy conscientes y ya hay propuestas buscando ver cómo puede ir incorporando jóvenes a sus empresas. Esto es un diálogo que tenemos que mantener.

Carolina Barco, exembajadora de Colombia en España y Estados Unidos.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido