Para este miércoles está convocada una nueva jornada de paro

La CUT dice que presentó un documento con 13 puntos y que el diálogo debe ser exclusivo con los promotores del movimiento.

Centrales obreras

Los líderes de las centrales obreras y movimientos sociales se levantaron ayer de la mesa de diálogo al exigirle al Gobierno que converse solo con ellos.

POR:
Portafolio
noviembre 26 de 2019 - 10:04 p.m.
2019-11-26

Este martes, quienes dirigen el paro se reunieron con el presidente Iván Duque en el Palacio de Nariño. Sin embargo, luego de tres horas de reunión decidieron levantarse y convocar para este miércoles una nueva jornada de cese.

Los gestores del movimiento consideran que las reuniones deben ser solo entre ellos y el Gobierno, y en Presidencia consideran que es bueno escuchar a otros sectores que si bien no están en paro también tienen necesidades.

(Comité Nacional de Paro convoca a nuevas protestas mañana). 


Tras la reunión, Diógenes Orjuela, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), explicó que le entregaron un pliego de peticiones de 13 puntos al Presidente, junto con la manifestación de que solo se reúna con ese sector.

RELEVO

Según la agencia EFE, La participación masiva de los jóvenes en las protestas contra el Gobierno del presidente, Iván Duque, muestra que el relevo generacional del país no es solo demográfico sino también político con una apuesta por la paz, la justicia social y la igualdad de género.

Se da la paradoja de que estas movilizaciones, que fueron convocadas por las centrales obreras contra la política económica y social del Gobierno, se dan justamente con contra el segundo presidente más joven que ha tenido Colombia en su historia.

Duque llegó a la Presidencia en 2018 con 41 años de edad -superado solo por Alberto Lleras Camargo, quien lo hizo primera vez a los 39 años por un corto periodo (1945-1946)-, y ha tenido desde el comienzo a los jóvenes como punta de lanza de la oposición en las calles.

Ese movimiento juvenil tiene además ahora un símbolo: el estudiante Dilan Cruz, de 18 años, que murió la noche del lunes, dos días después de ser herido en la cabeza por un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía cuando participaba en una manifestación. El poder de esa masa juvenil está basado en su fuerza demográfica, representada en 20,7 millones de personas de entre 15 y 34 años de edad que equivalen al 43% de la población total del país, según datos de 2018 del Dane.

Buena parte de esa generación, que nació con el cambio de milenio, ya alcanzó la mayoría de edad y siente que por primera vez puede participar como ciudadana en las decisiones políticas del país, movida también por el influjo de las redes sociales.

Al descontento de los estudiantes se suma el de los trabajadores jóvenes, unos 12 millones de chicos y chicas de entre 18 y 28 años, que según el Barómetro de las Américas son mucho más críticos con el Gobierno de Duque que sus padres.

Una de las razones del descontento es el alto desempleo juvenil, que ronda el 18,9 %, según datos del Dane, los bajos salarios, las pocas perspectivas de avanzar en la escala social y la posibilidad cada vez más distante de conseguir una pensión de jubilación cuando les llegue la edad de retiro.

(Las pérdidas diarias que le deja el paro al comercio en Bogotá). 


Si el horizonte ya se presentaba complicado, la posibilidad de reformas laboral, tributaria y a la seguridad social añade ingredientes al desencanto juvenil. La indignación por todos estos problemas derivó en un cacerolazo espontáneo que comenzó el jueves en apartamentos de clase media de Bogotá y se regó como la pólvora por toda la ciudad, un fenómeno que desde entonces se repite a diario en todo el país para llamar la atención del Gobierno sobre la necesidad de cambios.

Redacción local y agencias

Siga bajando para encontrar más contenido