‘Hace falta crear entornos amables para las científicas’

En el Ministerio de Ciencia está una mujer de Chocó, con una brillante hoja de vida, que pide mayor inclusión en el conocimiento de todos lo sectores.

Mabel Torres, ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Mabel Torres, ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Archivo particular

POR:
Portafolio
septiembre 14 de 2020 - 11:51 p.m.
2020-09-14

A lo largo de la historia la ciencia ha sido asociada a actividades que desarrollan los hombres, particularmente maduros y aparte de eso, de raza blanca.

Aunque desde la antigüedad hay casos destacados de mujeres dedicadas a actividades científicas, solo fue hasta 1903 cuando Marie Curie se convirtió en la primera mujer en ser reconocida por ganar un premio Nobel (en física) y ocho años después en química.

En Colombia hasta hace relativamente poco no eran muchos los casos de mujeres que descollaran en actividades científicas y solo hasta este año la ciencia tuvo asiento en el Consejo de Ministros.

En los medios de comunicación se han visto los casos de Adriana Ocampo y Diana Trujillo, quienes han realizado contribuciones científicas en la agencia espacial estadounidense (Nasa) en donde ocupan roles importantes en la dirección de misiones, pero hay muchas científicas colombianas en el país y el exterior haciendo cosas importantes que poco se conocen.

En el país es de reciente creación el Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación bajo cuya dirección está una mujer, afro y científica: Mabel Gisela Torres.

Ella nació en Bahía Solano, Chocó una de las regiones más biodiversas del mundo pero también con un gran atraso económico.

Tuvo el apoyo familiar para estudiar en la universidad al igual que sus hermanos, todos profesionales.

Es bióloga, química y magister en Microbiología de la Universidad del Valle; magister en Innovación y Emprendimiento con doble titulación Business School OBS, de la Universidad de Barcelona; doctora en Ciencias Biológicas de la Universidad de Guadalajara, con tesis laureada, y posdoctora en Bioprospección y Sistemática de Hongos de esa misma universidad.

En 2019 hizo parte de la Misión Internacional de Sabios convocada por la Vicepresidencia de la República. Tiene dos hijos de 18 y de 11 años. En el 2012 creó el Centro Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo Productivo Sostenible de la Biodiversidad, Bioinnnova, en Quibdó, cuyos socios son la Universidad Tecnológica de Chocó, la Universidad Antonio Nariño y la Gobernación de Chocó. De allí nacieron cinco compañías: Sabor a Mar produce chorizos, hamburguesas y nuggets con atún del Pacífico, en Bahía Solano; Nativo’s, refrescos, helados y yogures con frutos como asaí, guayaba agria y borojó; Arte y Joya, trajes de fantasía con materiales autóctonos; Anuros, ropa con telas orgánicas y colorantes biodegradables, y Selvacéutica, artículos de aseo y cosméticos con ingredientes regionales.

LO QUE SE NECESITA 

En diálogo con Portafolio, la ministra considera que “los referentes que tenemos en la ciencia son masculinos y el estereotipo es que el científico es un hombre blanco, viejo y de gafas”.

Lamenta que haya “discriminación hacia las mujeres y su papel en la ciencia y más si son mamás”.

Y comenta la anécdota de cuando se fue a hacer el doctorado a México y “me fui con mi hija de pocos meses de nacida y la gente me preguntaba que con quién iba a dejar a mi marido”.

Asegura que “eso no debería ser un tema de disyuntiva y en cambio en la mayoría de casos pocos maridos se van con ellas y en cambio casi siempre son ellas las que se van, si es el esposo el que tiene la oportunidad”.

También considera que “en Colombia falta crear entornos más amables para las mujeres que quieran ser científicas y además, referentes de mujeres en posiciones de liderazgo y que la ciencia se desmitifique y que el conocimiento sea abierto para todos”.

Para avanzar en ese propósito señala que el Ministerio promueve el programa Mas ciencia, más equidad, para impulsar y fomentar liderazgo e inspiración y dar a conocer proyectos de vida.

Otro eje del programa es que quien quiera también pueda hacer proyectos de emprendimiento empresarial o se dedique a la investigación.

Y aunque resalta que el país ha avanzado, considera que “todavía es necesario hacer más inversión en sectores específicos y muy y de manera focalizada. En el tema de mujer más programas que hagan el entorno más amable”.

UNA PEQUEÑA MUESTRA 

Son muchas las mujeres que están haciendo aportes a la ciencia desde diferentes campos. A continuación presentamos unos pocos casos.

Nubia Muñoz, médica de la Universidad del Valle, especializada en epidemiología y virología en la Universidad Johns Hopkins. En Lyon, Francia, trabajó por más de 20 años para la Agencia de Investigaciones sobre el Cáncer. Es científica visitante del Instituto Catalán de Oncología y del Instituto Nacional de Cancerología de Colombia. En 2018 recibió el Premio Fundación Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, Fronteras del Conocimiento, por la vacuna contra el cáncer de cuello uterino cuyos trabajos inició el alemán Harald Zur Hausen.

Sandra Milena Sanabria es bacterióloga de la Universidad Industrial de Santander, con especialización médica en la Universidad Nacional de Singapur y doctorado de la Universidad del Valle. Es la directora técnico-científica del Banco de Tejidos de la Fundación Cardiovascular de Colombia. Es la única científica galardonada con dos premios Travel Award por sus aportes para tratar el cáncer de seno triple negativo.

Alexandra Olaya-Castro es física de la Universidad Distrital, con maestría de la Universidad de Los Andes y doctorado de la Universidad de Oxford. Fue laureada con la Medalla Maxwell del Instituto de Física de Londres, por su trabajo en biología cuántica y sus aportes en el estudio de los efectos cuánticos en la función de las biomoléculas.

Gloria Galeano Garcés es ingeniera agrónoma de la Universidad Nacional, doctorada en Dinamarca y la Universidad de Cornell, donde hizo estudios sobre la anatomía foliar y la morfología del polen en las palmas.

Susana Fiorentino es egresada de la Universidad Javeriana, con maestría en Colombia y doctorado en la Universidad de París en inmunología. Trabaja en un procedimiento innovador a base de plantas colombianas con propiedades capaces de mejorar el tratamiento para pacientes víctimas del cáncer de mama.

DESTACADAS EN LA NASA 

Adriana Ocampo, que nació en Barranquilla y la caleña Diana Trujillo, son dos científicas destacadas en la Agencia espacial de Estados Unidos, (Nasa). Ocampo lleva más de 37 años en la agencia y ha ocupado diferentes cargos, entre ellos directora de la misión Juno a Júpiter, la misión de Horizontes Nueva a Plutón, y el OSIRIS-Rex misión de regreso con muestras del asteroide. También colabora con la Agencia Espacial Europea y la Agencia de Exploración Aeroespacial japonesa.

Diana Trujillo lleva 12 años en la Nasa y fue responsable de garantizar que el muestreo de la sonda Curiosity cumpliera con sus objetivos científicos en Marte. En 2014, fue promovida a Jefe de Misión. Ha participado en varias iniciativas para inspirar a jóvenes de América Latina a seguir una carrera en ciencias e ingeniería.


Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido