Hacia 2022 la deuda del país debería estabilizarse: Moody’s

La calificadora espera que más allá de los datos de este año, el Gobierno muestre cuál será su plan fiscal de consolidación.

Moody's

EFE

POR:
Portafolio
mayo 12 de 2020 - 09:55 p.m.
2020-05-12

Las métricas fiscales del país venían reflejando datos ya elevados previo a los choques del coronavirus y bajos precios del petróleo, situación que ha hecho el panorama mucho más complejo y, por ende, ha bajado las expectativas de mejora en esta materia.

(Colombia mantiene su atractivo de inversión pese a la pandemia). 

En diálogo exclusivo con Portafolio, Renzo Merino, vicepresidente del grupo de riesgo soberano de Moody’s y analista encargado de la calificación de Colombia, explicó que teniendo en cuenta los datos entregados hace poco por el Comité Consultivo de la Regla Fiscal donde se estima un límite de 6,1% de déficit para este año, junto a una contracción de la economía de 5,5%, el ratio de la deuda del Gobierno Nacional Central (GNC) se acercaría mucho más al 60% como proporción del PIB, e incluso, podría llegar a ser más alta: 62%. “Esto asumiendo que como parte de la respuesta del Gobierno, por la situación actual del coronavirus se utilizarán algunos de los activos del GNC, por lo que la deuda bruta no debería aumentar”, agregó.

El experto además recordó que a finales de abril actualizaron sus proyecciones para el país donde estimaron que la deuda alcanzaría el 59% sobre el PIB.

(América Latina, a punto de perder su principal arma contra la recesión). 


Ahora bien, para Merino, dado que aún se tienen datos preliminares respecto a los pronósticos para 2021 y 2022, “sobre todo teniendo en cuenta que el Gobierno todavía no ha anunciado cuáles son sus planes, nosotros lo que veríamos es que ya hacia 2022, por lo menos, lo que es la carga de deuda respecto al PIB se habría estabilizado”.

Añadió que el Marco Fiscal de Mediano Plazo del Gobierno será clave para “mejorar esas perspectivas o quizás para cambiarlas”.

Hay que recordar que Moody’s es la única, dentro de las tres principales calificadoras de riesgo, que mantiene estable la perspectiva de la calificación crediticia de Colombia en medio de esta coyuntura. Pero, ¿qué haría que esto pudiera cambiar?

A lo anterior, el analista respondió que “si viéramos que una corrección en las cuentas fiscales desde el otro año no se ven muy factibles. Quizás nos llevaría a pensar que la tendencia sobre todo de lo que es la carga de la deuda, va a ser más alta de lo que estimamos. Eso podría conllevar por lo menos a un cambio en la perspectiva”.

Respecto a por qué no han reducido la perspectiva para Colombia, Merino explicó que en algunos casos donde han tomado decisiones de cambio de este tipo o baja en la calificación es para los que reflejan ciertos riesgos más inmediatos que podrían afectar la liquidez o la capacidad de los diferentes gobiernos de pagar su deuda, lo cual afecta a países con notas más bajas que Colombia.

No obstante, reiteró que más allá de las complicaciones que están viviendo distintas naciones, donde las métricas de deuda y fiscales se van a deteriorar, están esperando para ver cuáles serán las medidas tomadas por los gobiernos para estabilizar los indicadores.

Por su parte, el experto destacó que, en términos comparativos, el grado de recaudo tributario de Colombia a nivel del Gobierno Nacional Central es relativamente bajo.

“Si bien se han implementado varias reformas a través de mucho tiempo, este tema estructural respecto a los ingresos todavía es algo que queda pendiente”, agregó.

Sobre si es necesario hacer una reforma tributaria, Merino comentó que lo que ellos venían destacando desde el año pasado es que una nueva tributaria en el mediano plazo, que podría ser el otro año o en adelante, “podría ayudar a reducir esos desafíos que Colombia enfrenta en la parte del recaudo si se enfoca en algunos de los temas estructurales. Sería positiva desde la perspectiva de la calificación soberana”.

‘SIN PRESIONES DE LIQUIDEZ’


Sobre cuáles podrían ser las vulnerabilidades del país que lo pondrían en problemas para pagar su deuda, el experto de Moody’s destacó que naciones como Colombia, con una calificación de baa2, “no debería tener presiones de liquidez. Las posibilidades de un evento de no pago en el caso local en este momento no está en nuestro escenario base”. A pesar de la crisis, Merino también dijo que el país “se ha comportado de acorde a lo que uno esperaría de un crédito soberano de grado de inversión”. De otro lado, explicó que de ocurrir un pico un rebrote en la reactivación económica, en caso de que los contagios ya se tuvieran controlados, esto llevaría a una mayor contracción en 2020 “ya que no habría recuperación en la segunda mitad del año como esperamos ahora”.

Valerie Cifuentes M.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido