‘Hay que proteger la paz y reprimir a los desertores’

El expresidente Santos y su jefe negociador en la Habana, Humberto de la Calle, pidieron al país proteger el acuerdo de paz, que continúa.

Acuerdo de paz

El presidente Santos estrecha sus manos con Rodrigo Londoño, tras la firma del acuerdo. 

EFE

POR:
Portafolio
agosto 29 de 2019 - 09:20 a.m.
2019-08-29

Los dos más importantes gestores del acuerdo de paz con las Farc pactado en la Habana rechazaron el anuncio hecho por Iván Márquez de regresar a la guerra y pidieron proteger la paz, ya que esta continúa.

El expresidente Juan Manuel Santos pidió este jueves que el Estado mantenga su compromiso con los excombatientes que siguen comprometidos con el proceso y “reprimir” a desertores.

(Iván Márquez y Jesús Santrich anuncian que vuelven a la guerra). 

Por su parte, el exjefe del equipo negociador de paz del Gobierno, Humberto De la Calle, llamó a los ciudadanos a “proteger el proceso de paz”.

“No es esta la primera ni será la última crisis del proceso”, aseveró De la Calle al leer un comunicado firmado también por Sergio Jaramillo, ex comisionado de paz y su mano derecha en las negociaciones, en el que rechazan y condenan "enérgicamente" el anuncio de Márquez y otros exlíderes que se declararon disidentes.

“El 90 % de las Farc sigue en el proceso de paz. Hay que seguirles cumpliendo. A los desertores hay que reprimirlos con toda contundencia. La batalla por la paz no se detiene”, escribió el expresidente Santos en su cuenta de Twitter.

Santos, que fue presidente de 2010 a 2018 y ganador del Premio Nobel de Paz de 2016, se alejó de la política después de dejar el cargo el 7 de agosto de 2018 y solo interviene para referirse a asuntos relacionados con el proceso y con el medioambiente.

(‘Partido Farc sigue comprometido con la paz’, Timochenko). 


Sin embargo, en su manifiesto de este jueves, Márquez y los demás disidentes, lo acusan de jurar “con impostada voz de Nobel de Paz que no cambiaría ni una sola coma de lo pactado, que cumpliría lo firmado de buena fe y que no nos iba a poner conejo (escamotear)”.

“Nada hizo Santos para impedir el hundimiento en el Congreso de la Reforma Política, sabiendo, como todos los colombianos, que ninguna guerrilla se desarma si no existen plenas garantías de participación política para todos”, aseguró el líder guerrillero.

Juan Fernando Cristo, ministro del Interior durante la mayor parte de su Gobierno, calificó en la misma red social como "muy triste y doloroso el insensato anuncio" de Márquez. Para él, la decisión "de insistir en las armas y la violencia" la rechazan "todos los colombianos".

Sin embargo, "a la inmensa mayoría de excombatientes de las FARC que cumplen con el acuerdo" de paz les envió su "solidaridad y apoyo".

Al igual que Santos, Cristo también reclamó "combate del Estado" a quienes abandonaron el proceso de paz como Márquez.

El también exministro del Interior Guillermo Rivera, que publicó recientemente un libro junto a Cristo bajo el título "Disparos a la paz", rechazó también "con contundencia el regreso a las armas" de los exlíderes de las Farc.

"Están incumpliendo su compromiso de no volver a las armas. Valoro la decisión de los ex-Farc que se mantienen en la decisión del cumplimiento del acuerdo. Seguiremos luchando por la paz", aseguró.

‘EL GOBIERNO DEBE ACTUAR CON CRITERIO’

Humberto De la Calle y Sergio Jaramillo criticaron al Gobierno del presidente Iván Duque por “sus ataques permanentes al proceso y los riesgos de desestabilización jurídica” que “podría llevar a varios comandantes a tomar decisiones equivocadas”.

“El Gobierno debe asumir con decisión y con criterio de Estado el liderazgo del proceso de paz y dejar de actuar con criterio de partido, como lo ha hecho hasta la fecha”, expresaron.

Por todo ello subrayaron: “Hacemos un llamado a todos los colombianos y colombianas a arropar y proteger el proceso de paz”.

Márquez fue jefe del equipo negociador de las FARC en los diálogos de paz de La Habana y designado senador por el partido de la antigua guerrilla, cargo que no asumió porque a mediados de abril de 2018 se trasladó a un espacio de reunión de excombatientes en Miravalle, en el departamento de Caquetá (sur), donde se le vio por última vez en compañía de "El Paisa".

Con Agencias

Siga bajando para encontrar más contenido