Economía

Héroes que le ponen ruedas al país durante la pandemia

Transportadores de carga por carretera, conductores de sistemas masivos, taxistas, entre otros, un engranaje clave para mover la economía. 

Conductores

Con rigurosos cuidados, Leydy Beltrán, conductora del sistema Metrolínea de Bucaramanga, transporta a cientos de usuarios en una jornada de siete horas.

Cortesía Metrolínea

POR:
Portafolio
abril 14 de 2020 - 10:45 p. m.
2020-04-14

Mientras millones de colombianos pasan en sus hogares el confinamiento obligatorio establecido por el Gobierno para hacerle frente a la pandemia, miles de trabajadores como transportadores de carga, conductores de buses de los sistemas masivos, taxistas, isleros de las estaciones de combustible, entre otros, no han detenido sus actividades.

(Héroes en tiempos de pandemia). 

Y es gracias a su trabajo que las capitales del país, y por supuesto los municipios, cuentan con un abastecimiento notable de medicinas, alimentos, gasolina y otras provisiones de primera necesidad para afrontar la pandemia.

Así, en las carreteras, solo se ve el movimiento de tractomulas, camiones de eje sencillo y dobletroques que desde las industrias hasta los puertos transportan durante las 24 horas del día los insumos necesarios para evitar que las empresas paren y, por supuesto, para que los hogares puedan tener el sustento necesario.

(Los rostros del servicio al cliente en tiempos de la distancia social). 


En estas rutas, de difícil geografía en su mayoría, conduce a diario William Gutiérrez, un transportador de la empresa de carga Transportes Iceberg quien a bordo de su camión ha recorrido durante la pandemia miles de kilómetros en medio de carreteras prácticamente desiertas.

Cumplir su misión de transportar cuantiosas mercancías le ha implicado no solo largas jornadas al volante de su tractomula, sino lidiar con la escasez de restaurantes (derivada de la pandemia) y de otros servicios que los transportadores requieren en su cotidianidad.

“Los transportadores nos estamos cuidando con alcohol, gel antibacterial, tapabocas y otros implementos. Al llegar al destino nos confinamos en los hoteles. También, a diario desinfectamos la cabina de la tractomula”, cuenta Gutiérrez desde Barranquilla, punto al que arribó desde Buga (Valle del Cauca) tras 26 horas de recorrido para descargar mercancías.

(Los encargados de seguir conectando a los colombianos). 


Mientras su familia lo espera en Cali (ciudad en la que reside), Gutiérrez trabaja con todas las precauciones para hacerle frente al virus. “Estamos trabajando normalmente, cuidándonos. No hemos parado”, afirma mientras toma un breve descanso en la cabina de su camión del que decenas de hombres descargaban mercancías.

De igual forma, lidiando la soledad de las carreteras -e incluso con las barreras que han puesto algunas poblaciones en materia de circulación de personas-, Javier López, un transportador de Fusagasugá (Cundinamarca) continúa con empeño su labor para entregar a tiempo en la capital del país diferentes bienes como alimentos, electrodomésticos, repuestos para vehículos, entre otros.

“Hemos tenido situaciones complejas, no trabajamos con la comodidad habitual ya que no hay puntos de mecánica preventiva, montallantas, restaurantes y hoteles”, contó López mientras conducía su tractomula Kenworth sobre la ruta Buenaventura - Bogotá. “Los transportadores le aportamos a la economía con responsabilidad, pensando en el país, pensando en que no haga falta la comida en la mesa de los colombianos”, afirmó.

Y en medio de jornadas que superan las 14 horas, López considera que extremar los cuidados para prevenir la pandemia es fundamental. Por ejemplo, relata, en diferentes puntos de la vía Bogotá - Buenaventura las autoridades lo han hecho parar con el fin de entregarle un kit de bioseguridad (que lleva gel, tapabocas, guantes y otros elementos) y, también, de hacer una asepsia rutinaria de la cabina del camión con productos como jabón y alcohol.

MOVIENDO PASAJEROS 

Al igual que sucede en las carreteras, en las ciudades el transporte de pasajeros no ha parado del todo pese a que la constante es ver las calles desoladas por cuenta del confinamiento.

Leydy Beltrán, quien conduce un bus del sistema Metrolínea (que presta su servicio a Bucaramanga y a su área metropolitana), cuenta que durante sus turnos de ocho horas los cuidados para hacerle frente a la pandemia son bastante detallados lo cual implica pedir a los usuarios emplear tapabocas antes de abordar los vehículos.

“Tratamos de hacer recorridos lo más rápido posible para atender a los usuarios. Durante las horas pico transportamos bastantes enfermeros, médicos y personal de la salud que usa el servicio”,
detalla Beltrán quien considera como una acción fundamental la diaria desinfección de todos los buses que operan día a día, así como la limpieza cuidadosa de las estaciones.

ISLEROS AL MANDO DE ESTACIONES


A lo largo y ancho del país, los isleros que atienden a los conductores en diferentes estaciones de servicio para suministrarles gasolina han sido piezas clave para garantizar el movimiento del transporte.

Luis Ramírez*, quien trabaja en una bomba de gasolina del norte de Bogotá, afirma que los turnos se han hecho cada vez más complejos debido a la menor cantidad de conductores que vienen a la estación. Pese a esto, relata, los controles de salubridad son estrictos, pues quien atiende cada surtidor debe contar con tapabocas, guantes y antibacterial. Incluso, a disposición de los conductores están varios frascos de gel y un lavamanos con jabón. De igual forma, han redoblado cuidados al manejar efectivo.

*Nombre cambiado a petición de la fuente

Héctor Sandoval Duarte
Redacción de Economía y Negocios

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido