Iata pide bajar impuestos de los tiquetes aéreos en el país

Según Andrés Uribe si la meta es alcanzar los 100 millones de pasajeros a 2030 es necesario revisar las cargas tributarias.

Andrés Uribe, gerente de gerente de la Asociación de Transporte Aéreo para Colombia.

Andrés Uribe, gerente de gerente de la Asociación de Transporte Aéreo para Colombia.

POR:
Portafolio
noviembre 25 de 2018 - 08:29 p.m.
2018-11-25

Colombia no ha obtenido buenos lugares en los escalafones mundiales de competividad aérea, por lo que urgen unos cambios estructurales, sobre todo, a la carga tributaria de los pasajes aéreos.

Eso le dijo a este diario Andrés Uribe, gerente de la Asociación de Transporte Aéreo (Iata) para Colombia, quien también anunció que el gremio prepara unas propuestas que serán entregadas al gobierno de Iván Duque, con el fin de que sean incluidas en la ley de financiamiento.

¿Qué avances ha habido en su intención de reducir los impuestos a los tiquetes?

En el país hay una meta de llegar a los 100 millones de pasajeros al 2030, lo que significa triplicar la demanda del transporte aéreo, con todos los beneficios que esto tiene para las regiones, la conectividad y la economía.

Para cumplir esa meta debemos enfocarnos en la infraestructura y con eso no decimos que se tiene que triplicar, sino que se hagan optimizaciones de los procesos para aprovechar mejor la capacidad que hay. Otro tema que se debe revisar es la regulación, relacionada con la seguridad y la protección al consumidor. Y, por último, si se quiere estimular la demanda el gran obstáculo es la carga tributaria.

De eso se ha venido hablado, pero todavía no hay acciones concretas...

Los impuestos encarecen, obviamente, el costo de viajar para los pasajeros, lo cual afecta la demanda y es un impedimento para llegar a los 100 millones de pasajeros. Incluso, en varios ranquines mundiales Colombia siempre ha aparecido entre los países que más altos impuestos tienen en el mundo. Hay uno del Foro Económico Mundial, que dice que entre 135 países Colombia ocupa el lugar 134 en competitividad, solo detrás de Bolivia y ese es un lugar bastante preocupante. Además de la carga para los pasajeros, los numerosos impuestos y sus exenciones tienen una alta complejidad administrativa.

¿La cantidad de tasas de gobernaciones y alcaldías también se ha incrementado?

Eso se volvió un mal endémico, porque si ya ocupamos el lugar 134 de 135 países por el tema de impuestos, es peor con estos nuevos. Incluso, se espera que se pongan todavía más y eso nos va a poner en una situación mucho peor en cuanto a la competitividad del transporte aéreo.

¿No ven una oportunidad para revisar eso con la ley de financiamiento?

Nosotros hicimos unas propuestas en el documento del Plan Nacional de Desarrollo y estamos haciendo otras para la ley de financiamiento. Básicamente, lo que estamos buscando es la simplificación. No buscamos cortarle los ingresos al Gobierno, pero sí que haya una racionalización y simplificación de todo el esquema impositivo que tienen las aerolíneas.

Los principales candidatos para lograrlo es una reducción de IVA y, aparte de eso, la eliminación del impuesto de timbre, que es bien obsoleto y genera inconvenientes a los pasajeros.

¿Cuándo piensan entregar esa propuesta?

Estamos trabajando en ella, esperamos enviarla en los próximos días.

¿Qué posibilidades tienen para que sean acogidas?

Esperamos que se nos escuche y que entiendan que los beneficios no están en los recursos provenientes de los impuestos, sino en todo el derrame económico que el turismo o los negocios implican para la región y los destinos.

Tenemos el ejemplo de Cartagena, donde se redujo la tasa aeroportuaria de 92 dólares, que era la más cara de la región, a 38 dólares. Eso hizo que la demanda de los pasajeros internacionales creciera 26%. Eso es clave para la economía, si se tiene en cuenta que un visitante internacional se hospeda al menos una semana y gasta, en promedio, unos 220 o 270 dólares por día.

¿Qué se viene para seguir impulsando el turismo en el país?

Vemos con optimismo que la Aeronáutica Civil, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y en general el Gobierno se estén planteando la posibilidad de expandir el aeropuerto El Dorado. De hecho, ya nos hablaron de la expansión del ala sur hasta el oriente para tener más puertas de embarque, y eso es una muy buena noticia, pese a que no será algo que se vaya hacer en el corto plazo. Ese es el punto neurálgico de la aviación colombiana y necesitamos que siga creciendo.

Otra mejora importante que se tiene que hacer es la optimización del espacio aéreo; y aunque ya se hizo un trabajo en Bogotá no sirve de nada si no se mejora en el país completo. Es decir, con una mejor reglamentación y optimización de los procesos, Colombia puede aumentar la capacidad aérea, sin tener que poner un solo ladrillo.

¿Otra opción sería que todos los aeropuertos funcionen 24 horas?

Sí, y esa es otra manera de aumentar la capacidad sin aumentar la infraestructura. Esperamos con el levantamiento de la norma del techo fiscal en la Aerocivil, que la entidad pueda hacer las contrataciones técnicas que se necesitan para ampliar los horarios de servicio de varios aeropuertos.

EL DÍA DE LA AVIACIÓN 

Con el fin de discutir los retos que tiene la aviación en Colombia, el próximo 27 de noviembre en el Hotel Grand Hyatt de Bogotá se llevará a cabo el Día de la Aviación.

El evento, que es organizado por la Asociación de Transporte Aéreo para Colombia (Iata) y la Asociación Latinoamericana y del Caribe del Transporte aéreo (Alta), contará con la presencia de reconocidas figuras del sector aéreo tales como Hernán Rincón, CEO de Avianca Holdings; Pedro Heilbron, CEO de Copa Airlines; Enrique Cueto, CEO de Latam Arlines y Félix Antelo, CEO de Viva Air Group.

Asimismo, ese día será lanzado un documento denominado ‘Beneficios económicos
del transporte aéreo en Colombia’, elaborado por la Iata.

María Camila González Olarte
marola@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido