Progresividad, el futuro del sistema tributario colombiano

Dar claridad, eliminar impuestos ineficientes, controlar el gasto y fortalecer la Dian, entre las tareas para reformar el Estatuto Tributario.

La simplificación del sistema tributario es un factor de competitividad y, como tal, debería ser una prioridad del Estado.

Se tendría que modificar el pago del IVA, de modo que su tarifa general pueda reducirse algunos puntos,

Archivo 

POR:
Portafolio
octubre 01 de 2018 - 10:56 p.m.
2018-10-01

Direccionar el sistema tributario hacia la verdadera progresividad –que tienen países como los de la Ocde – será la principal tarea en materia impositiva en la próxima década. No es gratuito que aproximadamente cada dos años se tramiten reformas tributarias, por lo cual el remezón en esta materia debe ser profundo, lo que parece estar sucediendo con el actual Gobierno.

Incluso, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ha asegurado en repetidas ocasiones que el plan estatal debe estar enfocado en que el sistema de impuestos se centre más en las personas. “Los mercados financieros le están dando a Colombia un compás de espera, pero es urgente tomar las medidas necesarias para que el país crezca a su verdadero potencial, para lo cual, es importante recuperar la productividad de las empresas y virar hacia un sistema tributario más centrado en las personas”, aseguró.

(Lea: Una tributación más progresiva y equitativa)

Lo anterior llevó a que varios analistas plantearan la necesidad de hacer –esta vez sí– una reforma tributaria estructural que simplifique los trámites de todos los colombianos, les reduzcan las cargas impositivas a las empresas y las personas naturales de mayores ingresos paguen un poco más de impuestos. Un estudio de Fedesarrollo indica que para hacer más entendible el sistema tributario colombiano se deben eliminar impuestos ineficientes, dictar con claridad los conceptos y alcance de los artículos del Estatuto Tributario y eliminar la casuística, es decir, que sea general y no particular por casos.

Así, se tendría que modificar el pago del IVA, de modo que su tarifa general pueda reducirse algunos puntos, pero se eliminen buena parte de las exenciones y exclusiones que hoy en día le quitan al erario casi $70 billones.

En este sentido, fuentes del Ministerio de Hacienda aseguran que estos cambios buscan que los grupos poblacionales de mayores ingresos paguen totalmente este gravamen, mientras que a los de menores ingresos, se les devolvería.

Por su parte, Santiago Pardo, abogado tributarista, opina que el país puede aumentar su crecimiento potencial, pero para eso es necesario un revolcón a los impuestos. “El país requiere una reforma que simplifique el sistema, al tiempo que reduzca la tributación de los negocios a una tasa cercana al 30%, eliminando todos los tributos que carecen de justificación teórica, como son el impuesto a la riqueza, el 4 por mil y el IVA sobre los bienes de capital”. Y agregó que con un control estricto del gasto público, el fortalecimiento de la Dian y un plan de choque contra la evasión y el contrabando serían las otras cartas del sistema tributario del futuro.

Siga bajando para encontrar más contenido