Economía

‘En 2020, las licoreras vendieron 35 millones de botellas menos’

Acil, asociación que agrupa a las fábricas de siete departamentos, asegura que se redujo en 47% la facturación en aguardiente y 27% en ron.

Licores

Entre las licoreras más afectadas según la Asociación están la de Cundinamarca, Antioquia y Tolima.

Archivo particular

POR:
Portafolio
enero 27 de 2021 - 09:00 p. m.
2021-01-27

La industria licorera, al igual que muchas otras, ha sentido el peso de la pandemia en sus ventas. De acuerdo con la Asociación Colombiana de Industrias Licoreras (Acil), mientras en un año normal las fábricas de los departamentos vendían alrededor de 80 millones de botellas, en 2020 esta cifra se redujo a 55 millones, lo que implica una reducción de 31% en sus ventas.

(¿Cuánto dejarían de recibir los departamentos por impuesto de licores?). 

Acil no es la única entidad que ha alertado sobre este impacto. Según la Federación Nacional de Departamentos, estos entes territoriales dejaron de percibir $335.000 millones en recaudo del impuesto al consumo de licores en los tres primeros trimestres del 2020 comparado con 2019, y entre el Valle, Antioquia, Bolívar, Cundinamarca y Boyacá concentran 48% de estas pérdidas, que equivalen a $163.200 millones.

(En el país se vende $6,2 billones en licores al año). 


Juan Alberto Castro, director ejecutivo de Acil, conversó con Portafolio sobre el impacto que ha tenido la reducción en el expendio de licor a raíz de la pandemia, tanto para las licoreras, las industrias relacionadas y para los departamentos.

¿Cómo les fue en 2020 y cuánto impactó la pandemia a la industria?

El balance es muy negativo, esta es una situación impensable e impredecible, y en eso, como empresas licoreras que pertenecen a los departamentos, hemos sido perjudicadas por una situación mundial que no tiene una solución particular que se pueda abordar solo desde Colombia, pese a los esfuerzos que han hecho las autoridades.

Como industrias licoreras el resultado ha sido más complejo, como quiera que el mundo del entretenimiento, al que estamos relacionados, ha sido uno de los más golpeados. El impacto ha sido tremendamente negativo no solo para nuestras empresas, también en los importadores, y en toda una cadena de servicios asociados a las industrias licoreras.

¿Cómo se traduce esta situación en cifras?

En la industria nuestra, que somos aguardiente y ron vimos una reducción importante en las ventas de las fábricas. En aguardiente tuvimos una disminución en el número de botellas vendidas a los distribuidores del 47% y en ron vimos una reducción del 27%.

En un año normal vendemos unos 80 millones de unidades, y el año pasado las ventas totales fueron 55 millones de botellas. Eso quiere decir que se vendieron cerca de 35 millones de botellas menos.

¿Qué impacto tiene esto sobre las finanzas de los departamentos?

Tenemos en Colombia siete fábricas de licores, que pertenecen a los departamentos de Antioquia, Caldas, Cundinamarca, Valle, Meta, Cauca, Tolima y Boyacá, y hay otros departamentos que no tienen fábrica, pero venden productos que fabrican otros, como es el caso de Chocó.

Pero todos se afectan por las ventas de licores, porque hay impuestos que se pagan a todos los departamentos. Aunque no haya fábrica de licores cada venta que se haga de producto nacional o importado en un departamento tiene la destinación de los impuestos al consumo y ad valorem para el departamento.

¿Cuáles han sido los departamentos más afectados?

La medición que hacemos es de las ventas de las fábricas a los distribuidores. Las variaciones en ventas que tenemos registradas en la Asociación Colombiana de Industrias Licoreras nos muestra que en el acumulado a octubre del año pasado los departamentos más afectados fueron Cundinamarca y Antioquia, seguidos por Tolima, Boyacá y Meta.

¿Cómo perciben medidas como la ley seca y los toque de queda?

Hemos sido solidarios con las instituciones y el Gobierno Nacional, pero tenemos un reparo a la hora de tomar las medidas puntuales en cada municipio o departamento.

La industria del entretenimiento ha sido muy estigmatizada, y creemos que debe haber una intervención con cada municipio o departamento para que esas medidas que pretenden mantener el distanciamiento social se revisen.

No compartimos las leyes secas, no compartimos los toques de queda, se venía trabajando con el aislamiento inteligente, y se frenó toda la dinámica de los restaurantes y gastrobares, y eso tiene un impacto muy fuerte. Además, creemos que las prohibiciones conducen a la ilegalidad.

¿Cómo están los establecimientos comerciales?

Es bueno mantener una buena interlocución, porque el impacto de todas estas medidas golpea al turismo, los restaurantes, la hotelería y creemos que los toques de queda y las leyes secas son normas que deberían conciliarse adecuadamente en las diferentes regiones.

Hacemos esfuerzos en torno al consumo responsable en los hogares, pero apoyando sobretodo la apertura inteligente de los canales de consumo, restaurantes, discotecas, bares, que nunca volverán a la normalidad de sus actividades. Los conciertos, es un tema que también está lejanísmo. Creíamos que iba muy bien la apertura de los restaurantes y los gastrobares.

¿Cuáles expectativas tienen para 2021?

Todavía hay mucha incertidumbre, y sería prematuro de parte nuestra pensar que la industria va a tener un buen comportamiento, siquiera a mediano plazo, creo que hay que manejar una adecuada interlocución con las autoridades, para que se logre una reapertura inteligente.

Además, porque es un sector del que dependen muchas personas, no solamente hablamos de los empleos directos de las fábricas, sino del sector completo, de todo lo que significamos como industria para el mundo del entretenimiento y los negocios relacionados a esta cadena productiva.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido