Industria y comercio, a la zaga del consumidor transformado

Con cifras preocupantes en sus indicadores, estos sectores trabajan para sacar adelante los negocios y confían en este último tramo del año. 

Coronavirus - comercio

La actividad económica del país, que se ha ido reabriendo de manera gradual, recibirá otro impulso este martes.

Foto: César Melgarejo/CEET

POR:
Portafolio
septiembre 24 de 2020 - 10:05 p. m.
2020-09-24

Transcurridos más de 7 meses de la pandemia, ninguna empresa que promueve bienes y servicios puede decir que no ha cambiado en algo la manera de producir, vender, llegar o comunicarse con clientes que se han transformado por las circunstancias.

(Lea: Así fue el comportamiento de la industria y el comercio en Colombia)

La industria y el comercio son un ejemplo de ello, en medio de indicadores preocupantes y negativos en su desempeño como, mes a mes, lo ha reportado el Dane a nivel nacional y en las distintas ciudades del país.

(Lea: Comerciantes proponen nueva fecha para el Día Sin IVA en el país)

Pese a los resultados que se advierten hasta el momento, los empresarios esperan que con el paso de los días se puedan reactivar más las ventas y la producción, aunque están a la expectativa de que se tomen medidas de fortalecimiento empresarial y de estímulo al empleo, dado el impacto generado por la crisis que tomará tiempo en ser superada.

(Lea: En estos sectores el país necesita y necesitará trabajadores)

Para lo corrido del año (enero – julio 2020), la producción real de la industria manufacturera se redujo 11,8%, así como las ventas reales (-11,9%) y el personal ocupado (-5,2%), frente al mismo periodo de 2019.

La Elaboración de bebidas, registró una variación de -14,3% en los primeros siete meses de 2020, en comparación con los primeros siete meses del año anterior, y fue el dominio con la mayor contribución negativa (-1,6 p.p.) a la variación total durante este periodo.

Por su parte, con una variación de 4,5%, Elaboración de otros productos alimenticios fue la actividad industrial con la mayor contribución positiva (0,2 p.p.) a la variación total anual.

En el caso del comercio al por menor, entre enero y julio de 2020, la variación anual de las ventas reales del comercio minorista y de vehículos fue de -11,9% con respecto al mismo periodo de 2019; dicha variación sin combustibles ni vehículos fue de -4,0%. El deterioro en sectores como el de los vehículos, así como en el de las confecciones y el calzado es lo que los expertos han señalado como preocupaciones latentes.

CONSUMO MASIVO

Los expertos han coincidido en que desde el principio de la crisis los productos de consumo masivo, principalmente alimentos y los artículos de aseo del hogar han ganado terreno. Cuando empezó la crisis sanitaria y se ordenó el aislamiento, empezó este crecimiento.

El más reciente reporte Consumer Insights de Kantar, indica que en el segundo trimestre del año se registró la demanda, especialmente de bienes de consumo masivo, más fuerte de los últimos años en América Latina. Se presentó un incremento acelerado en las últimas semanas de mayo hasta junio, superando los niveles de consumo pre covid-19.

“El tiempo extra en casa repercute en los hábitos de compra, es decir, cuanto más se está en el hogar, la frecuencia de compra disminuye, por lo que hay menos exposición y por consecuencia se hacen compras más grandes cada vez”, y eso incide hasta en los planes de producción en las compañías.

Esta tendencia es más marcada en países como Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú donde se han presentado más restricciones de movilidad, mientras que en Brasil y México, con reglas menos estrictas, hay cambios menos drásticos. El estudio señala que tanto la presión económica como el aislamiento social interactúan para definir el ambiente de consumo en cada mercado.

Añade que Bolivia, Colombia, Ecuador se enfrentaron a elecciones de productos más difíciles, “ya que, con sus ingresos habituales reducidos, y sin mucho dinero extra del gobierno, la permanencia en el hogar generó necesidades claras, por lo que se vieron forzados a elegir lo esencial”.

Otra de las cosas a destacar, menciona Cecilia Alva, Client & New Business Director Latam Worldpanel División de Kantar, es que los latinos perciben al efectivo como una fuente de contagio en mayor proporción que las tarjetas en este contexto, además éstas permiten acceder a canales con mejor precio y hacer compras más grandes, por lo que el gasto con este método de pago se incrementó tres veces más en comparación con el efectivo.

Cabe mencionar que el e-commerce es otro canal al que la pandemia trajo nuevos “motores de crecimiento”, ya que se considera una forma segura de comprar bienes de consumo masivo. El hecho de que en la mayoría de los países haya ganado más penetración en el grupo de mayores de 65 años, siendo que antes tenían barreras para usar el canal, es una prueba de ello.  

¿CÓMO ES EL CLIENTE?

Fenalco plasmó las nuevas tendencias del consumidor:
1 .- Consume la mayoría o toda la comida en casa.
2 .- Pide alimentos, bebidas y todo tipo de comestibles en línea.
3 .- Busca experiencias que unan lo presencial con lo virtual: compra en línea y retiro en tienda.
4 .- Alto uso de domicilios.
5.- Limita visitas a las tiendas físicas.
6.- Visita tiendas de gran formato solo cuando necesita 10 artículos o más.
7 .- Busca valor agregado para las interacciones y los servicios sin fricciones.
8.- Responde a promocio- nes por smartphones y otros dispositivos móviles.
9 .- Como una costumbre, lleva equipo de protección personal: desinfectantes de manos y tapabocas.
10.- El lavado de manos en una constante.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido