Aerocali quiere operar cuatro terminales más en Colombia

El proyecto se desarrollaría a través de una APP de iniciativa privada bajo el nombre de Aeropuertos de Suroccidente.

aeropuerto de Palmira

Diseño de la ampliación del aeropuerto de Palmira planteada en el proyecto de APP.

Cortesía.

POR:
Portafolio
abril 11 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-04-11

Al acercarse al final del contrato de concesión sobre el Aeropuerto Internacional Alfonso Bonilla Aragón, en Palmira (Valle), el consorcio internacional conformado por la firma española AENA y Corficolombiana -Aerocali- tiene en la mira otras cuatro terminales aéreas en el país.

Los aeropuertos de Buenaventura (Valle), Armenia (Quindío), Ibagué (Tolima) y Neiva (Huila), hacen parte del proyecto de APP de iniciativa privada que las mencionadas empresas están tramitando para operar durante los próximos 30 años.

De acuerdo con Ricardo Lenis, gerente general de Aerocali, el crecimiento exponencial en el número de frecuencias, vuelos y número de pasajeros movilizados durante los 19 años que lleva el contrato de concesión del aeropuerto de Palmira los motivó a querer seguir gestionándolo.

(Lea: Promueven plan para aeropuertos en el Pacífico

Sin embargo, a pesar de que en dicho documento se contemplaba la posibilidad de hacer efectiva una prorroga, las autoridades les propusieron que crearan una APP que incluyera otras terminales aéreas.


“De esa manera empezamos a trabajar en el proyecto que en este momento se encuentra en etapa de factibilidad”, manifestó Lenis en diálogo con Portafolio.

Dicha iniciativa privada funcionaría bajo el nombre de I.P Aeropuertos de Suroccidente y contempla una inversión inicial de $1, 2 billones, distribuida por mitades entre Corficolombiana y AENA.

(Lea: Al 2030, Colombia movilizaría 94,3 millones de viajeros aéreos

Ese dinero se destinaría a ampliaciones, remodelaciones, modernización de equipos, construcción de pistas y estudios, entre otras acciones, dependiendo de la terminal aérea.

Por ejemplo, según destacó Lenis, el aeropuerto de Buenaventura es el que mayor intervención requiere, ya que según sus estudios, es necesario demoler la pista 09-27 existente y construir una nueva en su lugar.

También se tendría que adecuar la calle de rodaje y la plataforma, así como remodelar los edificios y montar infraestructura eléctrica, ambiental, de seguridad o de accesos, entre otros aspectos.

No obstante, según las proyecciones de la sociedad, entre los cinco aeropuertos incluidos en el proyecto, se prevé un crecimiento significativo en el tráfico de pasajeros, pasando de movilizar unos 7 millones de personas en el 2018, a más de 15 millones en el 2030, al término del contrato planteado.

Y un panorama similar se estima que se daría en cuanto a operaciones aéreas comerciales, pasando de alrededor de 64.500 en el último año a más de 110.000 dentro de 30 años.

“El crecimiento en el tráfico aéreo es una tendencia, y también una meta de la Aeronáutica Civil, por eso es importante impulsar estas iniciativas. En la medida que se adecue la infraestructura, podemos responder a esas necesidades de los usuarios y, al mismo tiempo, promover que la gente se interese más en viajar, creando cada vez más demanda”, agregó Lenis.

Pasados los seis meses de revisión del documento de factibilidad que se entregó, y de que se emitan los conceptos del Ministerio de Hacienda, de la ANI y de Planeación Nacional sobre la propuesta, se abriría la posibilidad de que terceros hagan su propia propuesta, con base en el proyecto original.

Así, quien salga favorecido, sea la sociedad Aeropuertos de Suroccidente u otra firma, tendría la adjudicación aproximadamente el mayo del 2020.

EL CASO DE CALI

Durante la operación del Alfonso Bonilla Aragón, en Palmira, que atiende a la ciudad de Cali, se realizó una inversión de más de $102.000 millones por la concesión para modernizar y rehabilitar el aeropuerto. Ahora, con el nuevo proyecto de APP, se plantean una nueva ampliación que incluye las calles de rodaje, la plataforma comercial y la de aviación general y de carga.

Además, se plantea la construcción de una terminal interna exclusiva para las aerolíneas de bajo costo, (lado izquierdo de la foto) ya que se prevé un crecimiento agresivo de este modelo de aviación en el mediano y largo plazo.

Así mismo, se contempla la adquisición de nuevos predios para construir una segunda pista.

Actualmente, este aeropuerto funciona “en hora pico” a un 60% de su capacidad instalada, con lo que en 2018 atendió a 5,5 millones de pasajeros, y con la ampliación planeada, se podría atender a más de 13 millones de personas.

Entre los resultados de la gestión de la concesión, se destaca que en 2018 se operaron 18.315 frecuencias nacionales, 288% más que en el 2000, y 584% más frecuencias internacionales, en comparación con el inicio de milenio.

Este año se prevé que Viva Air vuelva a volar a Cali y que esta ciudad se conecte con Nueva York, directamente, a través de Spirit.

Adriana Carolina Leal Acosta
adrlea@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido