Aunque se quedó sin subsidio, la clase media quiere vivienda

Al finalizar el 2018, a este segmento le quitaron el beneficio; sin embargo, Fedesarrollo reveló una mejoría en la disposición a adquirir esta oferta.

Vivienda

El aumento del plazo para pagar la cuota inicial ha compensado la falta de subsidio.

Archivo particular

POR:
Portafolio
mayo 02 de 2019 - 08:11 p.m.
2019-05-02

Mejoró la intención de compra de los potenciales inversionistas de vivienda nueva en cinco ciudades de Colombia, que analiza la Encuesta de Opinión del Consumidor de Fedesarrollo.

(¿Qué buscan los colombianos al comprar vivienda?). 

En conjunto, Medellín, Cali, Barranquilla, Bogotá y Bucaramanga reportaron un aumento de 1,2% en la disposición a adquirir una casa o un apartamento, tras indicadores a la baja, respecto a febrero del 2019 y marzo del año pasado.

Sin embargo, los datos de la capital de Valle y, sobre todo, los del segmento medio, fueron los que marcaron la diferencia.

En general, según el informe, frente a febrero la intención de compra del estrato bajo disminuyó 11,9 puntos porcentuales (p. p.) y en el alto, 6,8 p. p., mientras que en el medio aumentó 8,5 p. p. La misma dinámica se presentó respecto a marzo del 2018: en los rangos alto y bajo se deterioró 17,1 y 7 p. p., respectivamente; sin embargo, en el medio mejoró 6,4 puntos.

SEGMENTO SIN SUBSIDIO

Los resultados llaman la atención, si se tiene en cuenta que los compradores de este último se quedaron sin el subsidio a la tasa de interés, tras la expedición de una resolución del Ministerio de Hacienda a finales del año pasado, en la cual las restricciones presupuestales justificaron la decisión. Por eso, el dato de Fedesarrollo sorprendió.

Según el constructor Camilo Congote, “en el caso de Bogotá, esto puede estar relacionado con proyectos puntuales de renovación urbana, cuyas características son especiales: es oferta que parte del precio tope de la vivienda de interés social, VIS, en adelante; es decir, a partir de $112 millones, con áreas pequeñas, y, en muchos casos, para familias unipersonales. Un nicho en alza y con capacidad de compra”, explica.

(Ventas de vivienda nueva aumentarían 3,7% este año). 


Aun así, la encuesta de Fedesarrollo muestra que la confianza en la capital aún está en proceso de ajustes, ya que la disposición a adquirir vivienda registró una variación de -9,1% en marzo del 2019, contra el -2,2% de febrero del mismo año y el -7,1% de marzo del 2018, mientras que en Medellín, Barranquilla y Cali sí mejoró.

Sin embargo, el caso más relevante fue el de esta última, con un alza de 26,5% en la intención de compra; dato que está en línea con un informe de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), que este año prevé que se venderán 178.415 viviendas nuevas por $35,4 billones; de estos, Cali y sus municipios aledaños moverán $3,4 billones.

INVENTARIO REPRESADO


Sobre el dato del estrato medio, en las ciudades, otro aspecto que estaría fortaleciendo la tendencia trazada por Fedesarrollo es la necesidad de reactivar el inventario represado. Así lo explica el presidente de la entidad financiadora de vivienda, Credifamilia, Juan Sebastián Pardo, quien anota que tras dos años difíciles para las ventas, “en el 2019 se revertiría la tendencia”.

(Más subsidios de vivienda para los hogares bogotanos). 


Según el directivo, “es un segmento en el que se siguen formando nuevos hogares, muchos de ellos buscando vivienda. A esto debemos sumarle que las tasas hipotecarias son manejables, y, además, que los precios no crecieron tanto. Incluso, en medio de los inconvenientes, los ingresos subieron más que el valor de la oferta, lo que ha sido generado buenas condiciones para la inversión”.

MÁS PLAZO PARA PAGAR 

El aumento del plazo para el pago de la cuota inicial –hasta cuatro años, en algunos casos– también es un gancho que ha compensado lo que para la clase media significó el ‘golpe’ de quedarse sin el subsidio a la tasa de interés. Sobre este tema, Camacol reveló unos datos interesantes de Bogotá, que es medidor de la dinámica del país, debido a que participa con casi la mitad de lo que se edifica.

Así, quienes adquirieron el 42% de las viviendas vendidas sobre planos de más de $112 millones, a marzo pasado, pactaron plazos para el pago de la cuota inicial de entre tres y cuatro años, mientras que para comprar el 11,8% tomaron más de cuatro. Además, para negociar el 43% de las viviendas sociales, optaron por dos y hasta tres años, y para el 9,2%, más de cuatro.

De esta forma, y aunque aún no son adquisiciones efectivas, Fedesarrollo estaría trazando una tendencia, que, si mejoran las condiciones, revertiría otro fenómeno: la caída de 8,8% en las ventas del rango medio en los últimos doce meses, a marzo, según Camacol.

En Twitter: @GabrielFlorezG

Siga bajando para encontrar más contenido