close
close

Infraestructura

La importancia de la innovación para el desarrollo de las regiones

Los países que cuentan con indicadores bajos en innovación evidencian que son ineficientes para resolver problemas y necesidades.

Las regiones podrán agilizar proyectos que no arrancaban, con la participación privada.

La mayoría de departamentos colombianos se ubican en los niveles de desempeño medio o medio bajo en innovación. 

POR:
Portafolio
abril 08 de 2020 - 01:05 p. m.
2020-04-08

La innovación es un factor diferencial entre los países desarrollados y las economías emergentes, sus resultados han permitido generar nuevos productos y servicios que han mejorado la productividad y el bienestar de la población. 

(La importancia de la innovación para la productividad y competitividad en las regiones). 

La diferencia radica en los pioneros de la innovación que logran venderlas y masificarlas a nivel mundial generando factores diferenciales en la generación de valor, economías especializadas, recursos humanos e instituciones intensivas en conocimiento, entre otras. Mientras que los países que no logran innovar se ven en la necesidad de comprar tecnologías y nuevas innovaciones que de forma directa no aportan a su crecimiento y desarrollo y si en cambio los vuelve dependientes frente a los países que producen este tipo de tecnologías, productos y servicios de punta.

Un país o una región innovadora implica tener un mayor control sobre las tendencias futuras, generar la agenda de investigación y desarrollo global, determinar las tecnologías a utilizar, definir las fuentes de recursos, las prioridades de inversión, son los primeros en beneficiarse de los avances científicos y tecnológicos, logran mejores niveles de desarrollo y crecimiento conservando los recursos naturales y la protección del medio ambiente, mayor sofisticación de sus procesos, mercados y negocios, lo cual se traduce en mayor eficiencia y utilidad, constituyéndose en elementos que diferencian a los países y regiones más prosperas a nivel global.

(Vea cuáles son las regiones más competitivas del país). 


En este contexto, los países que cuentan con indicadores bajos en innovación evidencian que son ineficientes en términos de comercialización, desarrollo de productos y servicios para resolver problemas y necesidades locales o globales, es fundamental que los gobiernos y entidades de financiación rediseñen sus políticas e instrumentos para que las organizaciones que generan investigación se focalicen más en la comercialización, innovación y desarrollo de nuevas tecnologías, productos y servicios.

Con el fin de poder fortalecer el diseño de políticas diferenciadas de innovación a nivel departamental y/o regional en Colombia se calcula el Índice Departamental de Innovación (IDIC) por parte del Departamento Nacional de Planeación basado en el Índice Global Innovación desarrollado por la Universidad del Cornell, INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). Cuenta con 79 indicadores para 31 departamentos, evidenciando las grandes diferencias que tienen las regiones colombianas en insumos, resultados y eficiencia desde la perspectiva de la innovación, los resultados más recientes muestran un puntaje promedio para todos los departamentos de 30,42 sobre 100 lo cual implica grandes retos para el país.

Los resultados de esta nueva versión revelan que Cundinamarca que incluye a Bogotá y Antioquia son los departamentos mejor posicionados en el IDIC con un desempeño alto mientras que Chocó, Guaviare y Vichada son los departamentos que se ubican en desempeño bajo. La mayoría de departamentos colombianos se ubican en los niveles de desempeño medio o medio bajo, indicando la importancia de analizar como se generan los procesos de innovación a nivel departamental con sus respectivas inversiones para definir como están impactando las regalías de ciencia, tecnología e innovación, determinar la eficiencia de los sistemas regionales de innovación con relación a la asignación efectiva de los recursos para lograr reducir la disparidad en temas de innovación, lo anterior mejoraría el diseño de instrumentos más acertados que permitan fortalecer y generar procesos incrementales de innovación que son claves para el desarrollo y sofisticación del aparato productivo.

Este índice, también permite analizar a través del tiempo cuales son los factores de éxito o estrategias efectivas que logran procesos de mejora continua en torno a la innovación y que resulta en mayores niveles de desarrollo, crecimiento económico y bienestar social a partir de los requerimientos y contextos propios de los departamentos de Colombia donde los impulsores de la innovación son diferenciados y requieren de procesos específicos para el cierre de brechas.

Esta versión del índice también evidencia que varios departamentos han logrado mejorar posiciones con respecto a las versiones anteriores. Se destacan Quindío, San Andrés, Tolima y Caquetá indicando que es importante definir cuales son esos pilares y sub-pilares en que deben focalizarse las políticas de innovación para obtener mejores resultados que trasciendan las cifras y se evidencie en mejores resultados sociales y productivos.

El poder contar con estas estadísticas e índices a nivel departamental es un gran avance porque permite analizar la innovación de manera multidimensional y contar con herramientas que orientan de mejor forma las políticas públicas para promover el crecimiento productivo a largo plazo, mejorar la productividad, la competitividad y la eficiencia e incrementar el empleo de calidad. Al poder generar una cultura de la medición continua de los factores que influyen en los procesos de innovación, poder direccionar mejor los recursos, teniendo en cuenta acciones que promuevan una innovación efectiva y contar con alertas tempranas que permitan actuar y controlar factores que puedan garantizar mejores resultados económicos y desarrollos basados en la innovación, la productividad y la competitividad de los diferentes grupos de interés se lograran beneficios generales que aportaran en primera medida a las regiones y con ello se irrigarán a lo nacional.

Clara Inés Pardo Martínez
Post-doctora
Profesora de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido